Daimiel

El argentino inauguró Daimiel en Concierto 2015 con una selección de sus mejores canciones ante un Auditorio Municipal que bailó al ritmo de clásicos como “Bomba”, “Paquito el chocolatero” o “El cocodrilo”

Más de 4.000 personas bailan en Daimiel al ritmo de King África

La formación de versiones “Musicalrock-Rider” se encargó de abrir y cerrar la noche con una selección de clásicos del pop rock de todos los tiempos

La Comarca

01/09/2015

(Última actualización: 02/09/2015 08:11)

Imprimir

Daimiel en Concierto 2015 no podía comenzar de una manera más divertida y multitudinaria. Más de 4.000 personas arroparon la actuación de King África que llegó al Auditorio Municipal en la noche del lunes. El encargado de dar el pistoletazo de salida a las programación de conciertos de esta Feria y Fiestas hizo bailar a una entregada legión de seguidores que desde las primeras filas y nada más comenzar el concierto pidieron sus canciones preferidas al argentino. Durante los 60 minutos que duró la actuación, Alan Duffy, el nombre de pila que hay detrás de King África, hizo un repaso a la discografía que desde 1997 le lleva dando tantas alegrías a nivel mundial.

No faltaron en el repertorio clásicos como “Bomba”, versión de la banda boliviana Azul Azul que dio a conocer a King África en nuestro país en 1999, “Mayonesa” o “Paquito el chocolatero”. Además de estos estos hits de los últimos veranos, King África también ofreció algunos de sus últimos éxitos más recientes como “El cocodrilo”. Hecho que resalta el poder de la música del argentino: da igual los años y la novedad que tengas sus canciones, todas son acogidas y bailadas por igual entre el público. Un público que nos contaba: “hemos estado esperando toda la noche que tocara 'El humaguaqueño' y nos hemos quedado con las ganas, pero nos hemos divertido mucho. King África es muy grande”, comentaban unos daimieleños, cerveza en mano, al finalizar el concierto.

El tono festivo que impregnó el Auditorio Municipal desde pasadas las 23:00 horas de la noche llegó a su punto álgido en diferentes momentos. El gran culpable, sobre todo, un participativo público que no dudó en formar parte del espectáculo y subir al escenario cuando hacía falta. Que King África pedía a una chica rubia, otra morena y otra pelirroja para bailar: ahí aparecían. Que King África veía a alguien disfrazado de él entre el público: le pedía que subiese el escenario. Que había que cantar “Cumpleaños feliz” a alguien: se cantaba. La continúa interacción con el público fue sin duda uno de los platos fuertes de un espectáculo al que el artista se enfrentó en solitario.

Ni músicos ni bailarinas acompañaron a este indiscutible Rey de la canción del verano. Tampoco le hicieron falta. El escenario no se le quedó grande en ningún momento, más bien todo lo contrario. Sobre todo en momento especialmente eufóricos que llegaron como temas como “Salta sin parar”. La canción, que sirvió casi para cerrar la noche, puso a saltar al unísono a un Auditorio Municipal por el que anteriormente había desfilado la formación Musicalrock-Rider. La banda de versiones de clásicos del pop rock de todos los tiempos se encargó de abrir la velada y también de cerrarla, tocando la segunda parte del repertorio al finalizar el show de King África.