Daimiel

El encuentro, organizado por el colectivo daimieleño “No nos pilla el radar”, tuvo una ruta que recorrió las localidades de Moral, Bolaños y las Tablas de Daimiel

Más de 200 motos participan en la VI quedada motera Ciudad de Daimiel

El recorrido, que contó con participantes de toda la provincia y también de fuera, finalizó a las 13:00 horas en el Parterre de la localidad donde los moteros disfrutaron de un aperitivo y una rifa

La Comarca

30/08/2015

(Última actualización: 31/08/2015 11:37)

Imprimir

Más de 200 motos se dieron cita en la mañana del domingo en la VI quedada motera Ciudad de Daimiel organizada por el colectivo aficionado a las motos “No nos pilla el radar”. El encuentro, que año tras año se supera en número de participantes, reunió a más de 230 personas procedentes de diferentes puntos de la provincia como La Solana, Villarta, Carrión, Ciudad Real, pero también de fuera como Toledo, Jaén, Córdoba. Los moteros participaron en una ruta que recorrió desde primera hora de la mañana las localidades de Moral, Bolaños y las Tablas de Daimiel, para terminar a las 13:00 horas en el Parterre de la localidad donde los participantes disfrutaron de un aperitivo y una rifa.

Justo allí, en las inmediaciones del Parterre, curiosos y aficionados pudieron ver de cerca algunos de los modelos que formaron parte del recorrido. Como unas Custom personalizas hasta las yantas, una Goldwing antigua de seis cilindros, una BMW de 1600, Yamahas FJR 1300 o Kawasakis 1400. “Hay muchas motos de 1000, muchas Customs... muchos modelos desde 1500 a 900. Aquí no limitamos el modelo, estamos abiertos a cualquier tipo de moto”, indicó Miguel Rodríguez Mejía, secretario de "No nos pilla el radar".

Precisamente en esa variedad de modelos residió el único de los inconvenientes de la jornada, tal y como explicó Rodríguez Mejía “La ruta ha transcurrido muy bien, sin ningún incidente y estamos muy contentos. El único inconveniente es que hay gente que no quiere ir tan despacio como obligamos porque tenemos limitada la velocidad máxima en ruta a 90 kilómetros/hora. Hay que tener en cuenta que hay gente que viene con motos de 125 y gente que viene con motos de 1000 pero nosotros siempre vamos a la marcha del que menos puede correr”, especificó. No obstante, por lo general, como corroboró uno de los participantes, Pedro Crespo, alías “El Templario”, la velocidad no es la máxima a seguir en este tipo de rutas “No nos gusta correr, no nos gustan los acelerones, somos gente bastante pacífica aunque la gente se asuste un poco porque vamos muy de negro, muy uniformados. Pero bueno, es un tipo de vida simplemente” concluyó el capitán de ruta del grupo de diez personas del Custom Club de Ciudad Real que participaron en la ruta.

En ese sentido, y tomando las motos casi como una forma de vida, Miguel Rodríguez Mejía explicó que aunque les gustaría, no pueden asistir a todos los eventos de moteros que hay en España. Sin embargo, siempre intentan que vaya alguien en representación de la asociación. Así sucede en citas “tan importantes” como Pingüinos, Motauros, Cheste o Jérez.