Nacional

Nota de prensa

El Grupo CLH invierte más de 31 millones de euros en proyectos medioambientales

Las actuaciones abarcan las de gestión ambiental, cambio climático o protección de la biodiversidad

La Comarca

28/08/2015

(Última actualización: 29/08/2015 15:37)

Imprimir

El Grupo CLH realizó inversiones superiores a los 31 millones de euros entre 2012-2014 destinadas al desarrollo de proyectos de protección medioambiental, que le han permitido reducir las emisiones a la atmósfera y reforzar la sostenibilidad en todas sus actividades.

Asimismo, la compañía afirma en una nota de prensa que continúa avanzando en su estrategia de protección de la biodiversidad en colaboración con la asociación para el estudio y defensa de la naturaleza GREFA (Grupo de Rehabilitación de la Fauna Autóctona y su Hábitat), para determinar la integración en el entorno de su red de oleoductos.

Hasta el momento, CLH ha examinado diferentes trazados que discurren por espacios protegidos de Madrid, Castilla-La Mancha, Andalucía, Cataluña y Levante. Los resultados de los informes han verificado el respeto medioambiental de su red de oleoductos, así como su sostenibilidad como medio de transporte de productos petrolíferos y su respeto por la fauna y flora del entorno. La compañía tiene previsto continuar con estos estudios hasta completar todo el trazado de su red de infraestructuras en zonas que cuentan con especial protección medioambiental.

Otra acción destacada es el esfuerzo que CLH está llevando a cabo para certificar todas sus instalaciones de acuerdo a la exigente normativa medioambiental EMAS. La compañía renovó en 2014 este distintivo para los centros de Huelva, Tarragona, Santurce (Vizcaya) y el aeropuerto de Bilbao, y consiguió certificar las plantas de Girona y del aeropuerto de Málaga.

CLH también superó con éxito la correspondiente auditoría de renovación de la certificación ISO 14001 de AENOR, reafirmando así su compromiso con las mejores prácticas ambientales. El Sistema de Gestión Ambiental de la compañía está certificado desde 2008 con este estándar.

Además, el nuevo laboratorio de análisis ambientales, en el que la compañía desarrolla estudios que le permiten realizar un seguimiento más preciso de sus actividades, también obtuvo la acreditación de ENAC según la normativa ISO/IEC17025.

En 2014, CLH volvió a realizar el cálculo y verificación anual de la huella de carbono derivada de sus actividades. Este cálculo se engloba dentro de la preocupación de la compañía por colaborar en la reducción de los gases de efecto invernadero, con el objetivo de controlar sus emisiones, así como desarrollar iniciativas para su reducción.

Entre las acciones de mejora que CLH puso en marcha en este capítulo, destaca la incorporación de nuevos automóviles de bajas emisiones a su flota de vehículos o la implantación de equipos más eficientes.

Asimismo, CLH concluyó en 2014 la recuperación de los terrenos que ocupaba la antigua instalación de Cala Figuera (Mahón), después de utilizar la técnica de la biorremediación, en la que se emplean procesos biológicos para limpiar el suelo. En la zona recuperada se desarrollarán nuevas actividades comerciales y portuarias.

La compañía también finalizó el desmantelamiento de la antigua instalación de Salamanca, tras haber desmontado los tanques, las tuberías y otros equipos, además de los edificios que la componían. CLH tiene previsto realizar la recuperación medioambiental de estos terrenos y aplicará la técnica más adecuada para el saneamiento de la zona según el estudio realizado previamente.

En el ámbito de la investigación, la compañía ha continuado con el desarrollo de proyectos de I+D+i en el campo del medio ambiente, como el estudio para el tratamiento de aguas residuales mediante técnicas microbiológicas, en colaboración con la Universidad de Granada, o el proyecto para calcular los niveles de riesgo y la biorremediación de bioetanol en forma de ETBE en aguas subterráneas, con la Universidad de Málaga.

Además, CLH fue reconocida como la segunda empresa más sostenible del mundo dentro de su sector, según el informe “The Sustainability Yearbook 2015”. La compañía obtuvo el sello Silver Class, tras la evaluación realizada por la prestigiosa agencia RobecoSAM, en reconocimiento a las iniciativas que ha impulsado no sólo en materia medioambiental, sino también en el ámbito económico y social.