Región

Tras una reunión con Jesús Fernández Sanz

La Plataforma de la Dependencia de CLM consigue dos compromisos de mucho calado con el consejero de Sanidad

La Comarca

27/08/2015

(Última actualización: 27/08/2015 20:24)

Imprimir

En la tarde del jueves la Plataforma de la Dependencia de CLM, siguiendo con la ronda de reuniones que está llevando a cabo con todos los Consejeros del Gobierno de Castilla-La Mancha, se ha reunido con el responsable de la Consejería de Sanidad, Jesús Fernández Sanz.

La reunión que se ha celebrado en un magnífico ambiente, como no podía ser de otra manera en la relación que debe tener un cargo público con la ciudadanía, ha dado como resultado dos compromisos de mucho calado y que pueden ser muy importantes para las personas en situación de dependencia de la Comunidad Autónoma.

Las propuestas que ha hecho el colectivo y que han tenido una excelente acogida por parte del Consejero, con el compromiso firme de estudiar la forma de llevarlas a cabo son:

1.- Establecimiento de una tarjeta identificativa de cuidador de gran dependiente con la que se tendría prioridad en la atención en las consultas del médico de familia, consulta con especialistas, atención en urgencias, prioridad en las listas de espera para pruebas diagnósticas y actuaciones quirúrgicas. También se va a estudiar la posibilidad de ampliar esta prioridad al resto de gestiones a realizar ante las distintas administraciones autonómicas.

2.- Muy importante. Dada la sangrante situación a la que ha llevado el copago farmacéutico en el que los menores de edad grandes dependientes no tienen tarjeta sanitaria propia, por lo que la familia debe costear en muchos casos el 50% de sus medicaciones, pañales..., con el elevado coste económico que ello conlleva, la Junta de Comunidades, a cargo de sus propios recursos, devolvería una parte de ese gasto farmacéutico en función de unos límites de renta que establecería la Consejería de Hacienda.

Esta propuesta puesta sobre la mesa por dicha Plataforma puede suponer un avance excepcional en la mejora de las condiciones de vida de miles de niños grandes dependientes que, de forma inmisericorde, han visto como el pago de la medicación y demás necesidades en función de sus enfermedades impiden, en muchísimos casos, que sus familias puedan ofrecerles los cuidados y atenciones que son vitales para ser atendidos.