Región

En un comunicado de prensa

Podemos Castilla-La Mancha transmite su pésame a las familias de las dos mujeres asesinadas en Cuenca

La Comarca

14/08/2015

(Última actualización: 14/08/2015 19:31)

Imprimir

A través de un comunicado de prensa, Podemos Castilla-La Mancha ha manifestado su "dolor y acompañamiento a las familias de Laura del Hoyo Chamón y Marina Okarynska, dos mujeres asesinadas que desaparecieron el pasado 5 de agosto en Cuenca".

Reproducimos el comunicado íntegro a continuación:

"Cada víctima que incrementa la lista de crímenes por violencia machista es una muestra del fracaso de nuestra sociedad: una sociedad heteropatriarcal que mata a mujeres por el mero hecho de serlo. Ante la deplorable situación las palabras se nos presentan como insuficientes, no llegando a representar los sentimientos de enfado, tristeza e impotencia de las personas que estamos convencidas de que otra sociedad es posible.

Y pese a ello no podemos dejar de gritar que el machismo mata y que la democracia real no será posible hasta que sea combatido de manera eficaz.

La violencia de género no se debe a rasgos singulares y patológicos de una serie de individuos. Los factores son estructurales, lo que quiere decir que existe una forma cultural de definir las identidades y las relaciones entre las personas. Son los poderes públicos los que deben hacerse cargo de este problema donde los asesinatos son sólo la punta del iceberg.

Nos encontramos ante una situación que precisa de voluntad y compromiso por parte del Estado. Es el Estado el que debe garantizar una atención suficiente tanto a mujeres como a menores de edad, para lo que es necesario un aumento de los recursos destinados en materia de violencia de género. La legislación necesita recursos, pero no puede ser la única respuesta a la violencia machista, porque políticas de este carácter son reactivas con la situación pero no van dirigidas a acabar con el problema real.

Desde Podemos Castilla-La Mancha, queremos recordar que tras esos números hay vidas que han sido zanjadas. No se trata de realidades alejadas: está pasando en nuestros pueblos y ciudades. Ha sido un logro sacar de lo privado la situación, desocultar la realidad y situarla en la agenda pública. Si bien no podemos conformarnos con los pasos dados.

Detrás de cada asesinato hay una historia silenciada por construir y vivir. Ellas son asesinadas y ellos matan. La violencia de género es un problema que implica a toda la ciudadanía. Cada vez que pensamos que quienes ejercen violencia son los “otros/as” puede que perdamos la oportunidad de revisar nuestra posición al respecto y coartemos la pregunta por la causa de esta segregación que apunta al exterminio del otro.

Las políticas públicas han de incidir en grandes cambios educativos, culturales y estructurales que transformen por completo las relaciones entre mujeres y hombres. Luchar directamente contra las violencias es necesario, pero aún lo es más cambiar el fondo de la situación mediante medidas educativas que nos hagan conscientes de lo invisible, que nos hagan dudar de lo aprendido y nos capaciten para identificar desigualdades. Políticas públicas que interpelen a toda la sociedad y nos enseñen a construir nuevas relaciones afectivo-sexuales saludables, justas e igualitarias. Sólo así acabaremos con las consecuencias de una sociedad injusta en su base. Sólo así conseguiremos corresponsabilidad en los cuidados, jornadas y puestos de trabajo igualitarios. Sólo así acabaremos con el acoso callejero, con el lenguaje sexista, con la invisibilización de los cuidados. Sólo mediante la educación conseguiremos recuperar nuestros cuerpos y nuestras mentes libres de todo tipo de violencias.

Y sólo así podremos construir un país verdaderamente democrático.

¡Podremos libres y podremos iguales!"