Región

Tras recuperar el año pasado la Ermita del Santo que el pueblo erigió en su honor por el alivio de una epidemia de peste en el siglo XVI

Cereceda vuelve a celebrar el día de San Roque

La Comarca

14/08/2015

(Última actualización: 14/08/2015 19:24)

Imprimir

La localidad parejana de Cereceda comenzó este jueves sus fiestas patronales en honor a la Virgen de la Asunción, y también a San Roque, una vez restablecido el culto al santo después de que el año pasado el Ayuntamiento de Pareja culminara la reconstrucción de su ermita. La rehabilitación del lugar, que quedó en ruinas en torno a 1925, fue recuperada para el patrimonio municipal e inaugurada en un acto que quedó incluido en el programa de festejos de la localidad en 2014.

Este año los cerecedanos han mantenido la tradición de venerar al Santo, “por el que desde tiempo inmemorial hubo una gran devoción en nuestro pueblo”, recordaba ayer un feligrés. Javier Lucía, párroco local, ofició la misa en honor a San Roque en la hermosa iglesia románica de Cereceda. Hasta allí acudieron el alcalde de Pareja, Javier del Río y el teniente de alcalde, Ricardo Fernández, que acompañaron a los cerecedanos en la celebración. El regidor aprovechó su presencia para desearles a los cerecedanos unas felices fiestas recién iniciadas, y para departir tranquilamente con los vecinos en el momento de máxima afluencia de oriundos a la localidad.

En su homilía, Lucía glosó la figura del santo, que se entregó en cuerpo y alma al auxilio de los apestados. Una vez terminó la ceremonia, los fieles se trasladaron hasta la ermita, que dista quinientos metros del casco urbano, en procesión. Una vez allí, compartieron el recuerdo por los difuntos, puesto que San Roque es también patrón de muchos cementerios y su ermita nueva en Cereceda está justo al pie del camposanto.

La Ermita de San Roque de la localidad parejana fue fundada en agradecimiento al santo por el alivio de una epidemia de peste en el siglo XVI. No se sabe con certeza en qué año fue construida, pero todo hace pensar que se pudo levantar por algún voto que se hizo a San Roque en las últimas décadas del siglo XVI. Hay datos que atestiguan que en 1595 ya estaba en pie. También se sabe que fue abandonada en torno a 1900, cayendo en ruinas hacia 1925.