Provincia

Nota de prensa

CSI·F pide más personal en los hospitales para evitar el colapso de urgencias tras el cierre de camas desde el 1 de julio

170 camas menos en los hospitales de la provincia

La Comarca

29/06/2015

(Última actualización: 30/06/2015 10:47)

Imprimir

Ante el inminente cierre de 170 camas en los hospitales de la provincia desde el 1 de julio, ya anunciado por CSI·F a principios de mes y la más que previsible escasa contratación de profesionales sanitarios durante este verano, CSI·F advierte de que ambas circunstancias generarán una confluencia peligrosa de factores de riesgo para los servicios de urgencias.

CSI·F informa en nota de prensa que también en atención primaria, en muchas ocasiones, un profesional asume más de un puesto de trabajo; otras veces se tiene que dividir atendiendo dos consultas en dos pueblos diferentes o bien se deja sin cubrir una consulta programada y solo se atienden las urgencias.

En los hospitales, “a la falta de sustitución debemos añadir el cierre de camas durante el verano y las camas que ya permanecen cerradas de forma permanente. Recordemos que a nivel regional se prevé un cierre de más de 800 camas durante todo el periodo estival”.

Sobrecargas de trabajo

Para CSI·F este cierre de camas unido a la escasa contratación va a repercutir en la calidad de la asistencia sanitaria, sobrecarga de trabajo, mayor presión asistencial de los profesionales, aumento de las listas de espera y la más que probable saturación de los servicios de urgencias hospitalarias.

CSI·F exige al final de su comunicado la contratación del personal necesario para evitar que se produzcan los colapsos más que previsibles durante este verano, e insta a las gerencias a que elaboren y planifiquen un plan de actuación y utilice todos los recursos disponibles para evitar, con la antelación suficiente, las situaciones que se han venido dando últimamente cuando se saturan los servicios de urgencias, como son el hacinamiento, la demora en la atención , falta de espacio e intimidad, déficit de la calidad asistencial por la sobrecarga de trabajo y la presión asistencial de los profesionales.