Región

La formación denuncia que existe una injusticia fiscal creciente y que eso agranda la injusticia social en nuestro país y región

Ávila: “La actual campaña de la Renta comienza en una situación de mayor injusticia fiscal”

La Comarca

08/04/2015

(Última actualización: 17/04/2015 12:58)

Imprimir

Izquierda Unida de Castilla-La Mancha, a través de su candidato a la presidencia de la Junta de Comunidades, Alejandro Ávila, ha valorado esta mañana una situación de injusticia fiscal que, a su juicio, no solo se viene produciendo sino que va en aumento. Una injusticia, aprovechando el comienzo de la campaña de la renta, que a nadie se le escapa es gasolina para el fuego de la injusticia social en nuestro país y, por supuesto, en Castilla-La Mancha.

Ávila ha querido destacar que esta campaña de la renta se desarrollará en un contexto en el que se produce una mayor injusticia fiscal, toda vez que en la recaudación correspondiente a 2014 el impuesto de sociedades disminuyó en un 6.2%, mientras que aumentó un 8.2% la recaudación por el IVA, el más injusto de los impuestos y el que soportan, de igual manera, el castellano manchego de a pie en la compra del pan o medicinas y las grandes fortunas. A esto hay que añadir, destaca Ávila, que se elevó también lo recaudado por IRPF en un 3.9% a nivel nacional.

Todo esto mientras nuestras acciones económicas, las de los gobiernos del PP en cualquier nivel, están bajo lupa por parte de la Unión Europea, que ha iniciado una investigación preliminar para determinar si las garantías que ha concedido España a los Bancos por importe de 30.000 millones de euros a través del tratamiento fiscal de los activos fiscales diferidos (DTA) son legales. En definitiva, destaca Ávila, tanto el gobierno de Rajoy como el de Cospedal legislan y gobiernan para una minoría mientras cargan sobre la mayoría social.

Ávila ha concluido poniendo en valor la propuesta impositiva progresiva y equitativa que Izquierda Unida hace a la ciudadanía para que, entre todas y todos, sostengamos unos servicios públicos y sociales de calidad, un estado de derecho social real y que vele por la mayoría social y no a favor de una minoría privilegiada.