Puertollano

Tras denunciarlo a la Asociación “El Defensor del Paciente”

Una joven de Puertollano pide soluciones a una nefasta reducción de grasa abdominal realizada en el Hospital de Ciudad Real

No puede ni mirarse al espejo y los médicos se niegan a derivarla al hospital de Toledo donde podrían someterla a cirugía plástica

La Comarca

06/04/2015

(Última actualización: 06/04/2015 22:34)

Imprimir

La Asociación “El Defensor del Paciente” se ha dirigido al Fiscal Jefe de Ciudad Real, Jesús Caballero, para solicitarle “una investigación y depuración de responsabilidades, no solo por la presunta negligencia, sino también por el presunto intrusismo” en el caso de A.M.L. una joven paciente de Puertollano, con 26 años de edad que fue sometida recientemente a una dermolipectomia en el Hospital General de Ciudad Real.

La paciente ha explicado a nuestro digital que primero fue intervenida quirúrgicamente para una reducción de estómago que fue “todo un éxito”, pero después de dos años y medio de espera, el pasado 9 de marzo, pasó de nuevo por el quirófano del Hospital General de Ciudad Real para someterse a una nueva intervención quirúrgica con la que esperaba definir y eliminar por completo la grasa abdominal.

"Me horroriza mirarme al espejo"

El resultado de la operación “ha sido terrible, añade, porque me han quitado el faldón por salud, como me dicen los médicos, pero me han dejado muy mal. Yo diría que es horrible porque me cuesta mucho mirarme al espejo y verme, me horroriza. Ahora mi problema no es solo físico sino sicológico porque estoy aterrada con mi situación actual. Lo estoy pasando muy mal”.

En la consulta de revisión médica solicitaba tan solo hace unos días que la derivasen a Toledo, donde hay cirugía plástica, y solo tuvo la negativa del médico ante un caso que la Defensora del Paciente considera en su nota de prensa no solo una “presunta negligencia” sino también de “presunto intrusismo” al haber sido “presuntamente realizada por médicos que no eran los idóneos para realizarla”.

En estos momentos se encuentra muy mal y no sabe qué hacer por una “chapuza de operación” que le ha dejado la secuela de un “faldón horroroso”, ya que no dispone de medios económicos para abordar una operación de cirugía plástica que es lo que necesita.

Pero no es ésta la única vez que la suerte le ha dado la espalda en cuestiones médicas, porque hace varios años perdió a su hijo de cinco meses y medio de edad tras una operación de corazón en el Hospital de La Paz en Madrid en la que se infectó con un virus que fue letal para él.

Ahora, ante un nuevo problema que le aterra cada vez que ve su terrible cintura maltratada en plena juventud, espera desesperadamente una solución después de sus reclamaciones, primero a los médicos que le atienden y, finalmente, a la asociación de la Defensora del Paciente que ha decidido reclamar directamente al Fiscal Jefe de Ciudad Real.