Opinión

Algo más que palabras

Las cadenas de la esclavitud en el mundo actual

Víctor Corcoba Herrero

22/03/2015

(Última actualización: 23/03/2015 18:41)

Imprimir

Las cadenas de la explotación física, monetaria, sexual y psicológica, encadenan actualmente a multitud de seres humanos, especialmente los más indefensos, conduciéndonos a una humillación y deshumanización tremenda y terrible. Por otra parte, cada día somos más esclavos de nosotros mismos. Sólo hay que abrir la ventana del corazón y presenciar las sumisas miradas, entristecidas y verdaderamente hundidas, desde el horizonte de la libertad. El sistema trazado por los poderosos suele denigrarnos, porque no deja a la persona libre que cohabite para el bien colectivo en igualdad y fraternidad. Todo nace como muy impuesto. O sí, o también. Hay que respetar la convicción de todo ser humano. La vida de cada cual es una propuesta, no ha de ser una coacción. Evidentemente, la obediencia sin la autonomía de la persona es un camino de servidumbre, de dominación, que hasta nos marca los tiempos para nuestras propias relaciones humanas. La relación entre amo y esclavo siempre ha sido tirante, hoy tenemos otros tipos de dependencias, no menos crueles y tan esclavas como las de antaño, quizás más impersonales, pero que están ahí, en cualquier esquina del mundo, en término de trata de personas, trabajos forzados, prostitución, explotación de órganos, y un sinfín de atrocidades que están presentes a gran escala en todo el planeta, incluso como turismo.

Por eso, veo bien que cada año, el 25 de marzo, el Día Internacional para el Recuerdo de las Víctimas de la Esclavitud y de la Trata Trasatlántica de Esclavos, se nos brinde la oportunidad de honrar y recordar a todos aquellos que sufrieron y murieron en manos de un abominable sistema de esclavitud. Sirva, pues, esta conmemoración para desenmascarar aparentes costumbres aceptadas que nos dejan sin aliento, para levantar el estandarte de los valores humanos. Desde luego, la visión liberadora del ser humano tiene que ser prioritaria en todos los gobiernos del mundo. Se estima, según Naciones Unidas, que un tercio de los más de quince millones de personas que fueron vendidas como esclavos procedentes de África por medio de la trata transatlántica de esclavos eran mujeres. Las hembras esclavizadas llevaban una carga triple: además de soportar las duras condiciones de trabajo forzoso como esclavas, sufrieron formas extremadamente crueles de discriminación y explotación sexual por su género y color de piel. Por desgracia, en los últimos tiempos, observadores de organismos internacionales han subrayado en sus informes el incremento de actos de tortura, violación y esclavitud sexual, conversiones religiosas forzadas y el reclutamiento de niños para combatir. Todos estos hechos nos induce a pensar que nuestra relación de fraternidad como especie está profundamente herida. Nuestra inseguridad es manifiesta lo que nos impide volar, ser nosotros mismos. En nuestro corazón anidan tantas opresiones, que esta sociedad ha empezado a dejar de ser humana. Algo desmedido nos sobrepasa. Debiéramos tener la bravura de proclamar otra cultura menos sectaria, más protectora de una vida respetuosa y emancipada.

Rescatémonos para la libertad. Hagámoslo cultivando el respeto y haciendo justicia. Ciertamente, vivimos momentos aborrecibles, que pisotean los derechos fundamentales y aniquila la propia dignidad de la persona. Hoy como ayer, aún hay ciudadanos que nacen marcados para la esclavitud, a pesar de que la comunidad internacional adoptase diversos acuerdos para poner fin a este vasallaje necio y absurdo. ¿Cuántas veces la ciudadanía es tratada como un mero objeto que no piensa? ¿Cuántas vidas humanas se les impide ser ellas mismas? Mujeres y hombres son privados de libertad como en otra época, mercantilizados, reducidos a ser propiedad de otros, por la fuerza, el engaño o el adoctrinamiento psicológico. Para colmo de males, multitud de redes utilizan habitualmente las modernas tecnologías informáticas para embaucar a mujeres, jóvenes y niños en todas las partes del hábitat. Tanto es así, que ciudadanos de todas las culturas están dispuestos a llevar a término cualquier hazaña, por horrenda que nos parezca, con tal de enriquecerse. El dios dinero todo lo ciega y todo lo puede. Urge, por consiguiente, derrotar este tipo de ataduras, lo que requiere coraje, pero sobre todo mucha paciencia y mayor perseverancia. La indiferencia, tan propia del momento actual, no puede sustraernos a la acción. Se precisa un esfuerzo conjunto y también global, por parte de todos los lideres que nos guían y de los agentes que conforman los estamentos sociales.

Es hora de estimular las conciencias, de cooperar para poner fin a este tipo de plagas del ser humano contra sí mismo. No hace mucho el Secretario General de la ONU decía que "la búsqueda de la felicidad es una cuestión seria y aseveró que uno de los fines que persigue Naciones Unidas es crear condiciones para la paz, prosperidad y vida digna de todos los habitantes de la Tierra". Obviamente, el objetivo radica en que cada persona pueda disfrutar libremente de sus derechos inherentes, lo que genera un clima de armonía. Para ello, quizás tengamos que romper grilletes y establecer otros empujes más liberadores del ser humano como tal. El placer de vivir en paz, consigo mismo y con los que le rodean, ha de ser extensivo a toda la humanidad. Por desdicha cohabitan demasiadas prácticas deshumanizantes. Veíamos recientemente que las marchas por la dignidad volvían a tomar cuerpo en ciudades como Madrid. Esto debiera hacernos reflexionar a todos, si cabe aún más a los dirigentes, propiciando un mayor esfuerzo para erradicar todas las formas contemporáneas de la esclavitud. Dicho esto, me parecen bien los gestos, y que se inauguren cuantos más monumentos mejor para honrar a las víctimas de la tiranía. Indudablemente el "Arca del retorno", construida en la Plaza de los Visitantes, en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York, al menos al verla nos sensibilizará del terrible legado de la trata de esclavos.

Sin duda, al recordar este brutal pasado y enaltecer a las víctimas removerá nuestro compromiso de poner final a cualquier hegemonía que nos corte las alas. Por ley natural, todos los seres humanos requerimos vivir en un mundo libre del racismo, con igualdad de oportunidades y derechos para todos, y también con las consabidas obligaciones. Ahora bien, pese a la generalizada opinión contraria a cualquier sometimiento, continúa siendo corriente las prácticas de tipo esclavista. Habría que romper el silencio y activar una cultura más humanitaria, (fraternalmente humanizada), para que no se repitan las violaciones sistemáticas de los derechos humanos. Reconocidos o anónimos, esas personas que se baten contra la intolerancia y la injusticia, demuestran con su valentía que no hay fuerza más poderosa que la lucha por la dignidad humana. Algo que parece no estar previsto en este globalizado mundo de intereses mundanos, donde se hiere a un ciudadano en su dignidad y, esta misma sociedad, permanece pasiva ante el crimen. Aún estamos a tiempo de rectificar, de dejar de ser como una piedra, para ser los artífices de una renovada ciudadanía solidaria y fraterna. Lo que no podemos es continuar siendo cómplices de este mal y quedarnos tan serenos. Al final, la factura por este abuso nos la pasarán a todos. Con razón, nosotros mismos somos nuestro peor enemigo. En lugar de derrotarnos en inútiles contiendas, que no conducen más que a la destrucción; avivemos, de una vez por todas, el compromiso de salvaguardia del linaje. Nos lo agradeceremos.

Víctor Corcoba Herrero/ Escritor

corcoba@telefonica.net

22 de marzo de 2015