La Asociación de Empresa Familiar de Castilla-La Mancha apoya la creación de la ley de segunda oportunidad también para pymes

La Comarca

20/02/2015

(Última actualización: 20/02/2015 21:00)

Imprimir

La directiva de la Asociación de Empresa Familiar de Castilla-La Mancha apoya la creación de la ley de segunda oportunidad también para pymes y al mismo tiempo también propone una modificación en la Ley Hipotecaria y en la Ley Concursal, para que las empresas puedan reestructurarse y continuar con su actividad, y no como hasta ahora que, a efectos prácticos, estas Leyes han servido para la liquidación y desaparición de empresas, afirma este colectivo en nota de prensa.

La posibilidad de fracasar es algo inherente al riesgo de emprender un negocio o una actividad empresarial, pero “un fracaso no debe inhabilitar de por vida a un emprendedor o empresario, porque de lo contrario la economía y el empleo de un país no crecerían”. Así es como ve este asunto el presidente de la Asociación de Empresa Familiar de Castilla-La Mancha, Aurelio Vázquez.

Para Vázquez, la Ley de Segunda Oportunidad que está preparando el Gobierno de España es “una buena noticia”, que tiene que hacerse extensiva a todas las empresas, pequeñas y medianas. El responsable empresarial es consciente de que dicha Ley “va a requerir de un gran esfuerzo por parte de todos los agentes implicados”, fundamentalmente del Estado y los bancos. Estos últimos tienen una gran oportunidad para “comprometerse de verdad con los empresarios y autónomos”.

Al mismo tiempo, y según Vázquez, el Estado tendrá que demostrar con hechos, y no sólo con razones, que está por la labor de practicar moratorias que faciliten el pago de la deuda recuperable, o en su caso quitas en las deudas irrecuperables contraídas con la Hacienda Pública o la Seguridad Social, siempre que no haya un motivo fraudulento o que se demuestre que la situación haya sido provocada por malas costumbres empresariales. Esta situación induce a que los bancos se retraigan a la hora de ofrecer financiación.

“No podemos permitir que una persona que emprende un negocio, con la intención de crear empleo y crecer, pierda su casa además de todo su patrimonio y el de su familia, de manera ilimitada, por culpa de una crisis económica no achacable al empresario directamente”, ahogando así las futuras iniciativas empresariales, iniciativas que redundarían de nuevo en la sociedad.

Estamos, según el presidente de la Asociación de Empresa Familiar de Castilla-La Mancha, ante una “magnífica oportunidad” para que el Gobierno haga “una Ley que de verdad sirva a los empresarios”.

Pero no basta con eso, y Vázquez reclama igualmente una modificación en la Ley Hipotecaria que racionalice de manera más justa y equilibrada las fuerzas entre deudor y acreedor. Además, considera que hay que modificar también la Ley Concursal para que las empresas puedan reestructurarse y continuar con su actividad, y no como hasta ahora que, a efectos prácticos, esta Ley ha servido para la liquidación y desaparición de las empresas.

La crisis económica que estamos dejando atrás debe servir para aprender de los errores y afianzar el apoyo a los emprendedores españoles, especialmente los castellano-manchegos. Por eso, se necesitan reformas y leyes eficaces que ofrezcan soluciones fiables a la hora de emprender un negocio, según la Asociación de Empresa Familiar de Castilla-La Mancha.