Región

Tras las investigaciones llevadas a cabo por la Guardia Civil

Detenidas dos personas por explotación laboral en San Clemente

Las víctimas, trabajadores del campo de nacionalidad rumana, percibían un sueldo mínimo y vivían hacinados con graves carencias higiénicas

24/01/2015

(Última actualización: 25/01/2015 20:04)

Imprimir

La Guardia Civil ha detenido en San Clemente a dos varones, un rumano de 33 años y un español de 46, como autores de un delito de trata de seres humanos con fines de explotación laboral y otro de falsificación de documento público.

El pasado mes de septiembre, tres personas rumanas, denunciaron ante la Guardia Civil que habían llegado a España en el mes de abril y que desde entonces se encontraban trabajando en labores agrícolas. Que habían contactado con una persona en Rumanía que les prometió unas condiciones laborales al venir a España y que desde su llegada nada de esto se había cumplido, así como que esta persona les prestó el dinero para venir desde Rumanía y les cobraba un interés abusivo (entre un 25% y un 75%). Entre los denunciantes se encontraba un menor

Desde que llegaron a España su compatriota les había buscado un alojamiento en Casas de Fernando Alonso en un domicilio de cuatro habitaciones donde vivían unas quince personas, que solo contaban con dos cuartos de baños sin dicha y una sola cocina, pagando cada alojado entre 60 a 80 euros mensuales.

Que por trasladarlos al lugar físico del trabajo les cobraba cinco euros a cada uno, por lo que finalmente tras descontar los gastos del alquiler, el transporte y la deuda acumulada, les pagaba 20 euros a la semana, con jornadas laborales que habitualmente superaban las ocho horas.

El grupo de personas de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil de Cuenca se hizo cargo de la investigación.

Durante las pesquisas, se verificó que los denunciantes habían trabajado en la campaña de la recolección del ajo y de la cebolla para un agricultor español, que dicha persona había dado de alta con un contrato de trabajo a los denunciantes y que uno de ellos figuraba como encargado de un grupo de trabajo, hecho desconocido por el denunciante, ya que no sabía escribir ni leer en español.

De todos los indicios se pudo determinar que tanto por parte del agricultor como del intermediario rumano se habían cometido al menos dos delitos, uno de explotación laboral y otro de falsificación de documentos, motivo por el que el pasado 22 de diciembre se procedió a la detención de ambos en la localidad de San Clemente.

Las diligencias instruidas, junto a los detenidos han sido puestos a disposición del Juzgado de Instrucción número dos de San Clemente.