Puertollano

Dirigida a los "mandatarios"

Carta de la hija de un trabajador de Elcogas en Puertollano

Cristina Acevedo Luna

17/12/2014

(Última actualización: 18/12/2014 10:31)

Imprimir

Señores y señoras mandatarios, aunque sé que por desgracia no les llegará este comunicado, escribo esta carta para que les llegue a todos aquellos que dediquen unos minutos a leerla.

Desde hace unos meses que nos comunicaron la noticia del cierre de Elcogas mi familia no es la misma, la preocupación y la incertidumbre se ha apoderado de nosotros. Mientras ustedes están sentados en sus lujosos despachos y cobrando un sueldo, que en ocasiones no se merecen, en Puertollano hay cientos familias colgando de un hilo que ustedes elegirán cortalo o que siga balanceándose como hasta ahora.

Les pediría que fuesen objetivos y pensarán no solo en la rentabilidad de la empresa, que a mi juicio es bastante productiva e inovadora.

También que pensaran en las familias, padres, madres, hijos e hijas que conviven con esta incertidumbre día a día desde que ustedes decidieron tomar la decisión más cobarde en vez de hacerle frente a la situación y pelear hasta el final.

Les pediría que meditaran por el futuro educativo de esos hijos e hijas de los trabajadores de Elcogas, que si sus padres y madres se quedan sin trabajo no podrán gozar de los estudios que durante su vida han deseado realizar.

A nivel personal es probable que mi opinión no les interese, pero una cosa si les quiero dedicar, al menos a todos aquellos que me lean sientan la situación que estamos viviendo. Imagínense señores y señoras mandatarios que de un día para otro se quedaran sin trabajo y nadie de sus superiores luchara por ese puesto... ¿Cómo se sentirían?, reflexionen y piensen en el daño que nos hace una decisión tan cobarde como la que ustedes han tomado.

Por último sepan que durante estas últimas 3 semanas nuestros padres, madres, maridos, mujeres y familiares trabajadores de Elcogas están encerrados reivindicando lo que es suyo, su puesto de trabajo, y mientras las familias sufrimos su ausencia y la preocupación de saber cómo estarán fuera de casa.

Espero que esto llegue a alguien que tenga el valor suficiente de hacer frente a esta situación.

Atentamente, la hija de un trabajor de Elcogas