Alimentos CLM

Alimentos de Castilla-La Mancha

Castilla-La Mancha, un panal de rica miel

La miel es la base de multitud de recetas tradicionales en Castilla-La Mancha y uno de nuestros productos más emblemáticos

La Comarca

14/12/2014

(Última actualización: 15/12/2014 13:04)

Imprimir

Castilla-La Mancha es prácticamente un panal de rica miel con la que podamos endulzar aún más nuestras fiestas navideñas. A lo largo y ancho de su geografía se reparten cerca de 200.000 colmenas, que producen anualmente más de 1.900 toneladas de miel, en su mayoría en explotaciones de marcado carácter familiar.

Las provincias de Cuenca y Guadalajara aglutinan los mayores porcentajes en producción y número de colmenas, respectivamente, si bien Ciudad Real, Albacete y Toledo también cuentan con un peso específico importante en el sector apícola regional.

La miel castellano-manchega es un producto eminentemente natural, de sabor limpio y que recuerda claramente su origen floral. Del amarillo tenue, dorados intensos hasta tonos oscuros, casi negros, sus colores abarcan una amplia gama que depende de la planta de la que procedan.

Mieles que siempre son aromáticas, pastosas –por su bajo grado de humedad-, complejas en sus sabores, con un dulzor que no empalaga. Una auténtica delicia para tomar sola, emplearla en la cocina para dar sutiles toques a muy distintos platos o utilizarla en repostería. En cualquier caso, un manjar sano y natural.

Miel de La Alcarria

La calidad de este producto está reconocida y avalada oficialmente desde 1992 por una Denominación de Origen, la primera en nuestro país por lo que a mieles se refiere: la D.O. Miel de La Alcarria.

Este reconocimiento no es casual, ya que La Alcarria es una zona donde se viene elaborando una miel extraordinaria desde hace siglos. La comarca de asentamiento de estas colmenas abarca distintos municipios de las provincias de Guadalajara y Cuenca, formando un triángulo imaginario delimitado por las vegas de los ríos Henares al norte, Tajo al sur, y por las estribaciones del Sistema Ibérico al este.

La geografía, clima y flora de esta comarca la convierten en una magnifica zona productora de miel. En la Alcarria, los matorrales mediterráneos de gran extensión y la vegetación silvestre, compuesta de multitud de arbustos y plantas aromáticas, hacen posible una riqueza florística básica para la elaboración de miel. Romero, tomillo, espliego, ajedrea, hisopo, etc. aportan todos sus aromas y sabores para elaborar una miel única.