Manzanares

Con motivo del Primer Día Mundial del Dietista-Nutricionista

El Hospital de Manzanares resalta la importancia de la alimentación en la lucha contra el cáncer

La nutricionista del Virgen de Altagracia, María del Mar Martínez, trasladó tanto a profesionales como pacientes cómo comer sano puede ayudar a reducir el riesgo de padecer la enfermedad

La Comarca

25/11/2014

(Última actualización: 26/11/2014 09:01)

Imprimir

El Hospital Virgen de Altagracia de Manzanares (Ciudad Real) se sumó ayer a la celebración del Primer Día Mundial del Dietista-Nutricionista con charlas destinadas tanto a los profesionales sanitarios del Área Integrada de Manzanares como a los pacientes y las asociaciones que los representan.

Bajo el lema “Nutrición y Cáncer, sin mitos” desde de los colegios y asociaciones profesionales de Dietistas-Nutricionistas de toda España se pretendía dar difusión a un tema de gran interés para la sociedad como es la importancia de la alimentación en la lucha contra el cáncer.

La nutricionista del Hospital de Manzanares, María del Mar Martínez, fue la encargada de impartir las charlas informativas en las que puso de manifiesto la relación entre el origen de algunos tumores y factores alimentarios, asegurando “que la alimentación puede ayudarnos a reducir el riesgo de padecer la enfermedad”.

“Sabiendo que la obesidad es un factor de riesgo importante y sumado al sedentarismo, hábito alcohólico y tabaco, podemos reducir el riesgo del 70% de los cánceres”, según Martínez.

En su exposición la especialista en Nutrición y Dietética del hospital manzanareño también habló sobre los falsos mitos que relacionan el cáncer y la alimentación. “No existe ningún alimento, suplemento o planta medicinal que cure el cáncer; la sacarina y los aditivos alimentarios no son cancerígenos; las megadosis de vitaminas no nos ayudan, ni otras tantas mentiras, como que el zumo de limón nos ayudará a curar la enfermedad”, aseveró.

Decálogo de alimentación saludable

Martínez también trasladó a los asistentes que no hay que obsesionarse con la alimentación, pero sí tener en cuenta una serie de conductas para preservar un buen estado de salud. En este sentido, dio a conocer un decálogo de la alimentación saludable, el cual comienza por elegir una alimentación rica en frutas y verduras, mantener un peso corporal razonable y dejar tiempo para la actividad física.

Así mismo, se aconseja limitar tanto el consumo de azúcar, las bebidas alcohólicas, el consumo de grasas (especialmente las de origen animal) y de alimentos salados y/o ahumados.

Los tres últimos consejos de la nutricionista estuvieron dedicados al cuidado del almacenamiento y la conservación de los alimentos, a evitar los alimentos carbonizados y los suplementos vitamínicos, ya que probablemente son innecesarios e inútiles.