Puertollano

Pelean 300 euros por trabajador después de que Endesa repartiese ayer más de 14.600 millones en dividendos

Los trabajadores de Encasur Puertollano mantienen las movilizaciones y planean intensificarlas en defensa del 5% de su masa salarial

Medio centenar de trabajadores han cortado este jueves la N-420 tras una jornada marcada por el segundo encierro y una reunión con la empresa, cuyo único fruto ha sido reducir el tiempo entre reunión y reunión

La Comarca

30/10/2014

(Última actualización: 30/10/2014 15:09)

Imprimir

Medio centenar de trabajadores de Encasur de Puertollano, acompañados por el Comité de Empresa y familiares, han provocado alrededor de las 15.00 horas de este jueves, un corte de aproximadamente media hora de duración en la carretera nacional 420, concretamente en el kilómetro 155, donde hubo además un amplio despliegue policial.

Los trabajadores de Encasur protestaban de esta manera por la marcha de las negociaciones con la empresa de su convenio colectivo y avisan que mantendrán otros encierros y más cortes de carretera, e incluso no descartan otras movilizaciones para mostrar su disconformidad con la intención de la empresa de recortarles un 5% de su masa salarial, eliminando los denominados “planes de bienestar social y familiar”.

Así lo ha indicado el presidente del Comité de Empresa, Matías Jiménez, tras la nueva reunión de negociación del convenio colectivo que ha tenido lugar durante la mañana del jueves, en la que la empresa ha mantenido su decisión de suprimir los planes sociales que se sumarían así a los recortes que ya ha sufrido la plantilla con el último Convenio Marco del Grupo Endesa.

A pesar de que el presidente del comité de empresa anunciaba que la situación no ha cambiado prácticamente nada después de dicha reunión, sí hay un pequeño logro a sus espaldas, aunque está claro que insuficiente para los trabajadores, que no es otro que intensificar las negociaciones. En este sentido, lo único que se ha conseguido, y tras ser protagonistas de un segundo encierro en las instalaciones de Encasur en Puertollano, es que las reuniones se realicen con más frecuencia de lo que viene siendo habitual, es decir, dos o tres veces a la semana en vez de una semanal como se hacía hasta ahora.

El próximo encuentro con la empresa se realizará el lunes, 3 de noviembre y si ese día no hay avances, los trabajadores volverán a encerrarse el miércoles, 5 de noviembre, y a cortar al mediodía del jueves, 6 de noviembre, la N-420 a la altura del centro minero. Además de que en estos momentos empiezan a considerar la posibilidad de convocar otro tipo de movilizaciones.

300 euros anuales por trabajador

La plantilla de Encasur, de la que es propietaria Endesa, optó hace años por destinar una parte de su masa salarial a los denominados “planes de bienestar social y familiar”, que ahora suponen alrededor de 300 euros anuales por cada trabajador. “Nos están peleando 300 euros cuando acaban de destinar 14.600 millones de euros a pagar dividendos a los accionistas”, destacó Jiménez, en referencia al “reparto extraordinario de beneficios” ejecutado ayer por Endesa, que se ha tenido que endeudar en 6.000 millones para afrontar este pago, del que la mayor parte, más de 13.400 millones, se ha llevado la italiana Enel, propietaria del 92% del capital de Endesa.

Endesa ha firmado ya el IV Convenio Marco 2013-2017, que afecta a todo su grupo de empresas y con esta base cada de una de ellas negocia su propio convenio. La plantilla de Encasur, que integran actualmente 94 trabajadores, ha acogido con indignación la pretensión de la dirección de su empresa de “eliminar derechos consolidados a lo largo de muchísimos años, con el esfuerzo de muchos trabajadores".

Hasta ahora lo que está claro es que Endesa no quiere dejar el convenio de origen en la misma situación que se encuentra, algo que sí han hecho con otras empresas que forman parte del grupo y que están repartidas por el territorio nacional, a las que sí se les ha respetado su convenio particular.

De esta manera se ha creado una sensación de agravio a los trabajadores de la mina de Encasur Puertollano de la que también se quejaba el presidente del comité, Matías Jiménez.