Provincia

Conferencia magistral dentro del XX Aniversario del Hospital Mancha Centro

Sánchez Martos traslada la importancia de ofrecer un trato humano y cercano a los pacientes

El experto en educación para la salud señala que el tratamiento “se aprende en las facultades o se compra en las farmacias”, sin embargo “el trato se lleva dentro, se entrena y es igual a vocación”

La Comarca

22/10/2014

(Última actualización: 22/10/2014 19:09)

Imprimir

“Tratamiento y trato: el tacto de las emociones” ha sido el título de la conferencia magistral impartida hoy por Jesús Sánchez Martos, catedrático de Educación para la Salud de la Universidad Complutense de Madrid, dentro de los actos de celebración del 20 Aniversario del Hospital General ‘La Mancha Centro’ de Alcázar de San Juan (Ciudad Real).

Enfermero de profesión y Doctor en Medicina, lleva años defendiendo la humanización de todos los profesionales que trabajan en el ámbito sanitario. Considera que si todos ellos (desde médicos, enfermeras, celadores, trabajadores sociales, hasta los informadores, trabajadores de la limpieza o cocina) “tuvieran una formación en comunicación eficaz y en humanización, conseguiríamos mejorar la sostenibilidad del sistema sanitario”.

Sánchez Martos ha realizado estas declaraciones en Hospital General ‘La Mancha Centro’, centro que para él “es un punto de referencia inexcusable de la humanización del sistema sanitario”.

Preguntado por el título de su charla, el experto en educación para la salud señala que el tratamiento “se aprende en las facultades, viene en los libros, se compra en las farmacias”. Sin embargo, el trato no: “el trato no se enseña, se lleva dentro, el trato se entrena, el trato es un problema de actitudes y es igual a vocación”.

Trabajo vocacional

“Cualquier persona que quiera dedicar su vida a trabajar con enfermos debe saber que es un trabajo de vocación. Por eso, ante cualquier paciente es importante saber el tratamiento más correcto y el trato humano más cercano”, afirma.

En cuanto al “tacto de las emociones”, explica que las emociones “se palpan, se sienten”. “Cualquier paciente, tenga la enfermedad que tenga, tiene unas emociones, de las cuales nosotros tenemos que hacernos eco como profesionales sanitarios”. Por otra parte, además del paciente, está la familia, que “es la gran olvidada del sistema” y a la vez “la gran aliada”.

En este punto se pregunta ¿qué haríamos si los familiares de los enfermos de alzheimer dejaran de ‘trabajar’? “Evidentemente, el sistema sanitario no podría hacer frente a la atención que necesitan estos pacientes u otros con cualquier otra enfermedad crónica, tanto desde el punto de vista sanitario, como social”.

Según el conferenciante, que lleva más de 30 años trabajando en medios de comunicación, cualquier profesional sanitario debería realizar cursos prácticos de comunicación eficaz y humanización. Sánchez Martos lamenta que esta formación no esté dentro de los planes de estudio en las nuevas Facultades de Enfermería y Medicina.