Pastrana acogió a las Teresas de Guadalajara

En un Encuentro provincial, a imagen y semejanza del que se ha llevado a cabo en las otras 16 ciudades teresianas a las que la villa ducal está unida en la ruta de peregrinación, cultural y gastronómica Huellas de Teresa

La Comarca

19/10/2014

(Última actualización: 20/10/2014 10:56)

Imprimir

Tres días después de la inauguración del Año Jubilar Teresiano en Pastrana, la Villa Ducal vivía ayer el “Encuentro de Teresas” guadalajareñas, réplica local de un evento similar que tenía lugar al mismo tiempo en las otras dieciséis ciudades teresianas localizadas en las comunidades de Castilla León (9), Castilla La Mancha (4), Andalucía (3) y Murcia (1). Todas están unidas por la labor fundacional de Santa Teresa de Jesús entre 1562 y 1582, intervalo en el que instituyó diecisiete conventos y ahora, con motivo del V Centenario del nacimiento de la abulense, constituye una ruta de peregrinación turística, cultural, religiosa y gastronómica que se llama “Huellas de Teresa”. “Con la inauguración del Museo de los Tapices y la revalorización de figura de Santa Teresa, Pastrana quiere ascender hasta el primer nivel del turismo en Castilla La Mancha”, afirma Ignacio Ranera, alcalde de la villa.

El regidor y la Concejala de Cultura, Mercedes Bermejo, recibieron a las Teresas guadalajareñas en las antiguas caballerizas del Palacio Ducal. Ranera y Bermejo explicaron a las visitantes y sus acompañantes, del que formaron parte también muchas Teresas locales, las huellas de la Santa en Pastrana, comenzando por la génesis de su presencia en la Villa: “En 1569 fue la propia Princesa de Éboli quien envió su carroza a Toledo para traer a la santa hasta Pastrana. Santa Teresa tuvo sus dudas sobre si aceptar o no el ofrecimiento, pero después de una confesión, entendió que iba a hacer algo más que fundar un convento en Pastrana. Y así fue, puesto que fundó dos, uno para mujeres, el de San José, y un segundo para hombres, el del San Pedro, que hoy se llama del Carmen”, explicó Ranera.

Asimismo, las Teresas conocieron todo lo relacionado con la ruta “Huellas de Teresa”, cuya imagen es precisamente la huella de las alpargatas de la abulense, dos círculos, puntualizada por la de su bastón. Simboliza que Teresa fue una santa andariega, que recorrió toda España, que realizó una enorme labor fundacional en un momento histórico muy difícil. Huellas de Teresa es el reconocimiento a esa obra fundacional, su obra literaria y al nombramiento como Doctora de la Iglesia de una mujer con mucha fuerza y muy perseverancia. “Nuestro símbolo ha sido desde siempre la Princesa de Eboli y el lema Pastrana, Villa Ducal, ahora nos revalorizamos con el lema “Pastrana, ciudad teresiana”, gracias al V Centenario de Santa Teresa, otro de nuestros personajes históricos que queremos poner en valor como realmente se merece vinculando ambos iconos, Santa Teresa y la Princesa, dos mujeres en la historia de Pastrana”, afirma Ranera.

En cada una de las oficinas de turismo de las diecisiete ciudades teresianas es posible sellar la credencial de la Ruta Huellas de Teresa y, tras visitar al menos cuatro de ellas, de dos comunidades autónomas diferentes, la última ciudad deberá ser Ávila. Ese sello final, en Ávila, le hará acreedor a ser reconocido como peregrino teresiano, por lo que le será entregada una distinción en la oficina del peregrino. Ranera animó a las teresas del encuentro y sus acompañantes a realizar la ruta.

El Encuentro de Teresas continuó con una Misa del Peregrino, que fue oficiada por Ángel Moreno, delegado diocesano para el V Centenario que acudió a Pastrana de forma expresa para la ocasión. Desde el inicio del año Jubilar, cada domingo habrá una Misa del Peregrino en la que los fieles, propios y extraños, podrán obtener la indulgencia plenaria. Pese a que el jubileo solo se obtiene en las catedrales, el obispo ha querido que también se puedan obtener en la Colegiata y el convento de San José de Pastrana.

“Acudimos al Encuentro por el amor que sentimos por Santa Teresa. No conocíamos demasiado la historia de Pastrana, y queríamos participar además en la Misa del Peregrino para ganar la indulgencia y conocer el recinto del Palacio Ducal. De Teresa nos gusta su espiritualidad”, decía ayer una de las asistentes. “Tengo mucha devoción por nuestra patrona. Siempre le he pedido paz y que se pase toda esta crisis que tenemos encima”, afirmaba Teresa Sánchez, otra de las participantes locales.

Las Teresas almorzaron en el prestigioso Cenador de las Monjas un menú especial preparado para este día, y llevaron a cabo una visita teatralizada al Palacio Ducal de la mano de la Asociación de Damas y Caballeros, donde tuvieron una muestra de cómo fue la convivencia de las dos grandes mujeres de Pastrana, conocimiento que pudieron ampliar asistiendo a la representación de la obra teatral “La alcaidesa de Pastrana”, obra de Eduardo Marquina, basada igualmente en la convivencia de ambas.

Precisamente en el comienzo del año Jubilar Teresiano, y con el fin también de revalorizar la fiesta patronal de Santa Teresa en Pastrana, tanto ayer sábado como hoy domingo han sido declaradas jornadas de puertas abiertas del Convento del Carmen. “Estamos reviviendo allí la antigua tradición pastranera de peregrinar en romería hasta el convento en la fiesta patronal de Santa Teresa, que se perdió cuando el convento dejó de estar habitado por los monjes franciscanos”, explica Ranera.

Ayer y hoy, desde la Plaza de la Hora, sale un tren turístico que cubre el trayecto de tres kilómetros entre el casco urbano de Pastrana y el monasterio, donde los visitantes pueden visitar el Museo Teresiano que alberga, y “para el que también tenemos un proyecto de futuro”, afirma el alcalde. Por último también ha estado abierta la primitiva ermita de San Pedro, que es el origen del convento, puesto que Santa Teresa siempre quiso que hubiera en sus conventos pequeñas ermitas para que las monjas se retiraran a orar en soledad, y la de San Pedro es el origen del Convento del Carmen.