La Policía Local de Manzanares amplía su parque móvil con dos motocicletas

La Comarca

17/09/2014

(Última actualización: 18/09/2014 09:11)

Imprimir

Dentro del objetivo del Ayuntamiento de Manzanares de mejorar la seguridad y de dotar de más medios a la Policía Local, este cuerpo dispone desde este miércoles de dos nuevas motocicletas para prestar servicio en la localidad. Estos vehículos se suman a la motocicleta de la patrulla rural que se puso en marcha el pasado mes de enero. “Ponemos así más cerca de los vecinos la policía de barrio”, destacó el concejal de Seguridad Ciudadana, José Sánchez-Maroto.

Las dos nuevas motocicletas adquiridas por el Ayuntamiento de Manzanares para la Policía Local son de la marca Kymco, modelo Agility Urban de 125 c.c. Están completamente equipadas y destacan por su movilidad. Con ellas se completa el parque móvil del cuerpo. Cualquiera de los agentes de la plantilla puede utilizar estas motocicletas. “No se trata de una unidad especial motorizada dentro de la Policía, sino de otra herramienta más para el mejor desarrollo de su actividad”, explicó el concejal responsable del área, José Sánchez-Maroto.

Con las nuevas motocicletas se pretende mejorar la operatividad y eficacia de la Policía Local, al lograr así más agilidad a la hora de llegar a cualquier incidencia y a todos los rincones de la localidad. “Ponemos más cerca d ellos vecinos la policía de barrio, que podrá vigilar con mayor eficacia lugares difíciles de transitar con los coches patrulla”, como parques, plazas y zonas peatonales, señaló el edil de Seguridad Ciudadana.

Patrulla rural

Las nuevas motocicletas prestarán servicio dentro del área urbana. Para las zonas rurales, la concejalía de Seguridad Ciudadana puso en marcha a principios de año una patrulla rural y de medio ambiente que en este tiempo ha realizado más de 3.800 kilómetros por caminos rurales del término municipal. Para realizar esta labor se recuperó y se puso a punto una motocicleta Honda Dominator de 250 c.c., apropiada para zonas rurales, con la que contaba el cuerpo pero que llevaba sin prestar servicio diez años abandonada en los depósitos municipales.