Opinión

Artículo de opinión de Manuel Franco

Elcogás: Un aliado incómodo para las eléctricas.

Manuel Franco (Afiliado de CC.OO.)

17/09/2014

(Última actualización: 18/09/2014 09:12)

Imprimir

Pasados tres meses desde que la dirección de Elcogás solicitara el cierre aún no se ha producido ningún comunicado por parte de los propietarios y el gobierno. Tan solo un encuentro con la dirección ejecutiva. La misma que ha solicitado el fin de la actividad al Gobierno obedeciendo a los accionistas, ha cambiado de opinión y se une a los trabajadores en contra del cierre. Haría mejor la dirección de Elcogás en exigir a sus propietarios, y clientes a la vez, que dejen de usar a Elcogás y Puertollano como elemento de presión para consolidar sus beneficios con la garantía jurídica del gobierno. El pasado silencio en el que se contenían los malos augurios y se escapaba alguno positivo con tan poca base real que pareciera etéreo, ha dado paso a la situación anterior al conflicto: La dirección de Elcogás defiende su continuidad.

No plantear una alternativa coherente, basarse solo en marco actual sin plantear modificarlo es en la práctica plegarse a los intereses de la empresa. Algo solo lógico si así se salvan los puestos de trabajo en las mismas condiciones. Pero esta comunión de intereses de la dirección técnica-administrativa con la representación sindical no cuenta con el entusiasmo de los propietarios, el oligopolio eléctrico.

Las centrales que producen electricidad de forma más continuada y constante son las nucleares, las que permiten más flexibilidad parada en frio/puesta en marcha son las de ciclo combinado, el resto pueden ser más baratas como la hidráulica y añadir un plus de abaratamiento y beneficio empresarial, o más caras en cuyo caso las pérdidas son para el pequeño propietario, o las pagamos en el recibo de la luz. Según las eléctricas y el ministerio la franja más flexible está sobredimensionada. Elcogás incorpora al ciclo combinado la gasificación integrada de carbón y coque, lo que añade más valor (costes para el capital) que las de gas natural.

La decidida apuesta del oligopolio eléctrico-gasístico español y el Ministro Soria por encontrar un filón de negocio en el almacenamiento, suministro y producción por fracturación hidráulica de gas tampoco parece una buena noticia para los trabajadores de Elcogás y Puertollano.

Aceptar estas reglas de juego para evitar el cierre de la central, mientras no haya más información sobre las intenciones de la parte propietaria y sus molestos “lacayos” en Puertollano, es muy arriesgado. De conseguir revertir el cierre sería a costa de reducir plantilla y deteriorar las condiciones de trabajo, esto está en la perspectiva de los trabajadores y sus representantes directos, no parece que sea así con las cúpulas sindicales; de hecho, la deuda de las multinacionales “patrias” obliga a éstas a reducir costes laborales. Por otro lado su futuro quedaría condicionado por Encasur, que ya puede disponer de ayudas para su posible liquidación (aunque hay carbón barato en el mercado se incrementaría con el coste del transporte), y viceversa, el cierre de Elcogás acelera el de Encasur, ídem ocurre con Repsol y la colocación de coque. Y lo más importante, no va a ser Elcogás la niña bonita de las eléctricas, estas tiene sus primogénitos: los beneficios a corto plazo; y sus bastardos: el medio ambiente y el I+D+i.

La respuesta de la “parte social”, los trabajadores de la central y la población ha sido magnífica, masiva y unitaria. Entregar esta fuerza a los mismos que provocan estos “desaguisados”, como se deduce de estas palabras: -“La lucha y presión realizada en los dos meses y medio que llevamos de conflicto en Elcogas, los trabajadores, junto con la ciudadanía de Puertollano han hecho mella, y van dando sus frutos”, aseguran los sindicatos en una nota. “Tras la reunión mantenida con Elcogas y comunicarnos su presidente la voluntad de realizar todos los esfuerzos para mantener la empresa y la actividad industrial de Elcogás, es hora de trabajar duro e incentivar la búsqueda de soluciones”. /Miciudareal.es: La dirección de Elcogás rompe el silencio: Empresa y sindicatos solicitarán reuniones conjuntas con el Gobierno para salvar la central térmica. 12/09/2014- Es como empezar desde el principio. ¿Acaso no hay soluciones? ¿Es un problema técnico, cuál? No son soluciones lo hay que buscar, eso queda para los ingenieros y trabajadores de la planta, hay que exigir voluntad económica a los socios, el oligopolio eléctrico, y voluntad política al gobierno del PP, legítimo representante del sistema capitalista. Los aliados de Elcogás no están en los despachos de La Administración o empresas, ahí se ponen las cartas boca arriba y se firman los acuerdos de continuidad por “sécula seculórum”. Los aliados son los trabajadores de la central, que con la misma voluntad, y resultados seguros en este contexto y situación socio-política, pueden extender el conflicto, como lo han hecho hacia los trabajadores, parados, autónomos, pequeños comerciantes y artesanos de Puertollano, a todo el sector eléctrico contra los ajustes, reducciones de plantillas, movilidad geográfica, etc., sobre la reivindicación de un plan nacional que abarate costes de burocracia empresarial, comerciales y técnicos mejorando los beneficios sociales y el respeto al medio ambiente en una única empresa estatal. Plantear como alternativa la nacionalización del sector eléctrico sin indemnización salvo casos de necesidad no es un capricho, es la mejor medida para mejorar la producción, abaratarla, racionalizarla y garantizar su suministro por encima de las decisiones de juntas de accionistas. Y lo más importante, la mejor estrategia sindical para obligar a los socios de Elcogás a asumir sus responsabilidades manteniendo la planta con las inversiones necesarias para su mejor funcionamiento.

De salirse las eléctricas con la pretensión de abaratar aunque caiga una o más térmicas “no rentables”, los efectos en el ánimo de los trabajadores de la comarca serían demoledores pero se restaurarían rápido expresándose en el terreno electoral. La incapacidad de CGT y CTI, junto con la “traición” objetiva de CCOO y UGT en los conflictos de Silicio Solar, Solaria…, introdujeron en el ambiente elementos nefastos de división y sectarismo entre la capa más consciente de trabajadores, e inmovilidad en las direcciones sindicales que siguieron al cobijo político de sus cúpulas. Puertollano ha respondido al anuncio de cierre como una sola voz. Incorporar a esa sola voz la de los responsables del fiasco, la de quienes se frotaban las manos con la idea del fin del movimiento obrero organizado en Ciudad Real no es unidad, es quién utiliza a quién, es romper la unidad e independencia de los trabajadores. Los miles de trabajadores que apoyamos las movilizaciones contra el cierre de Elcogás lo hicimos mayoritariamente al margen del “cretinismo parlamentario” (PP-PSOE-Cúpulas sindicales-Patronal) y de las “soflamas holocausticas” (ExCCOO-exUGT-Grupos pequeñoburgueses) y por un único motivo: Contra el paro, contra el cierre de Elcogás, por la reindustrialización de la comarca. Los más de 10.000 trabajadores (15.000 según los organizadores) de la manifestación y los cerca de 3.000 que recibimos la marcha un viernes de feria exigimos la misma garantía jurídica que exige el oligopolio eléctrico para sus beneficios y planes expansivos de negocio, para nuestro empleo y mínimas condiciones de vida.

¿Más unidad? ¿Por qué garantías jurídicas se decantan PP y PSOE en sus inútiles interpelaciones, o “gran y unitaria interpelación conjunta” en Las Cortes? Cospedal solo tiene competencias en cuanto a Secretaria General del partido en el gobierno, que no es poco, pero en ningún momento ejecutivas. ¿Acaso esperamos que utilice sus enormes medios propagandísticos contra el oligopolio eléctrico y el gobierno? ¿Qué regale dinero a los accionistas a través de subvenciones? No podemos engañarnos, no hay unidad con quien nos roba la seguridad jurídica (reforma laboral) que como productores merecemos, que como clase trabajadora, generadora de riqueza “pagamos”.

La concentración de mañana en las Cortes Castellano Manchegas se debería aprovechar para visitar el mayor número de Comités de Empresas (Hospital, Ayuntamiento, Empresas del polígono industrial, etc.) Asociaciones de vecinos y colectivos contra el paro y los recortes, para explicar el conflicto y solicitar apoyo explícito y público a la convocatoria de una huelga general por la reindustrialización en nuestra comarca.

De la misma manera si se convocan paros en la central no deben ser para que todo gire en torno a la prensa, los falsos aliados y su verborrea en la puerta de la térmica. Esto tiene que estar preparado de manera que requiera el mínimo esfuerzo posible, la mayor parte de energía hay que dedicarla a visitar grandes centros de trabajo propiedad de los socios de Elcogás por todo el Estado.

CCOO y UGT, así como todos los sindicatos de clase en el sector de la energía, deben facilitar y organizar estos encuentros con los trabajadores de Elcogás.

De no hacerlo así, se puede volver a demostrar que el sectarismo no es más que una máscara donde se esconde la desconfianza en la clase trabajadora y que el reformismo acaba en traición objetiva. Una demostración teórica muy cara si el precio es Puertollano.

Hoy las heroínas y héroes de Puertollano son las trabajadoras y trabajadores de Elcogás. Estas personas y sus representantes directos en Comité de Empresas no solo tienen sobre sus espaldas el bienestar de sus familias. La mayoría de la clase obrera y ciudadanos honestos de esta tierra así lo sentimos, así lo vemos y es totalmente correcto.

Los dirigentes de CCOO y UGT deben romper con la política de las cúpulas sindicales imponiendo un calendario de movilizaciones serio, con reivindicaciones justas y objetivas, y contundente.

¡NO AL CIERRE DE ELCOGAS!

¡POR LA HUELGA GENERAL EN LA COMARCA!

¡POR LA HUELGA GENERAL EN EL SECTOR ENEGÉTICO!

Manuel Franco. Afiliado CCOO