Deportes

El equipo castellano manchego afronta el quinto y definitvo asalto

Las emociones piden paso al dolor en Tor des Geants

Luismi, Iván, José Luis y Toty tienen ante sí la última jornada este gran reto deportivo, humano y personal

José Carlos Olmo Rodríguez

13/09/2014

(Última actualización: 29/09/2014 10:27)

Imprimir

Quinto día de carrera, la meta está cada vez más cerca, a solo unos 50 kilómetros, después de muchos meses de entrenamiento, de visualizar una y mil veces su entrada en meta, esa hora se acerca. Al cierre de esta crónica (12 am viernes) con 122 horas desde que tomaron la salida el pasado domingo se encuentran a escasas 12 horas de conseguir completar los 330 km del Tor, la mítica carrera alpina.

Es el Tor des Geants , una de las carreras de montaña más duras del mundo . Una aventura única que tiene más de reto personal, de desafío contra la naturaleza y los límites de uno mismo que de prueba deportiva.

El reguero de abandonos sigue sucediéndose, ascendiendo ya a 284 de los 742 atletas participantes.

Nuestro equipo llegaba al refugio de Cuney a las 17:49 después de haber ascendido el Col de Fenetre du Tsan. Sin descanso y por el camino el Col Vessonaz y la interminable y peligrosa bajada del puerto, hasta llegar a Oyace (km 271) a las 22:31 horas. Ascenso al Col Brison y, con la meta en la mente, llegada a la base de vida de Ollomont a las 3:58 am . Avituallamiento sólido y líquido, vital reponer fuerza en esta base para alcanzar la meta.

Con poco más de 5 horas de descanso Luismi, Iván. José Luis y Toty a las 9:22 am abandonan la base camino de la meta para afrontar el último y 7º tramo de la prueba hasta la meta de Courmayeur , 48 Km y 2880 m. de desnivel positivo.

Este es un tramo donde las emociones piden paso al dolor y el cansancio que llevan acumulados. La exigencia de una carrera con unas características tan extremas como ésta es tan física como mental. Después de tantos kilómetros, llega un momento en el que el cuerpo se convierte en una especie de autómata y es la fortaleza mental la que te hace continuar hasta alcanzar el objetivo.

Las principales dificultades del tramo son el Col Champillon 2.709 mt y el Col Malatrà 2.925 mt, camino de la meta pasaran por los preciosos refugios de Bonatti y Bertone, míticos para los aficionados alpinos.

Las previsiones de llegada a la meta para nuestro equipo se sitúan entre 1 y 2 de la madrugada. Sin duda será un momento inolvidable para ellos y muy emocionante para todos los amig@s que hemos seguido su hazaña.