Una Jornada de integración de ACCEM dirigida a los más pequeños cierra el Julio Cultural de Trillo

Organizada ayer en los jardines de las balconadas al Tajo, aprovechando el frescor del parque y del río

La Comarca

01/08/2014

(Última actualización: 01/08/2014 20:46)

Imprimir

El Julio Cultural terminó ayer con una jornada de integración organizada por voluntarios y trabajadores miembros de ACCEM desplazados desde Sigüenza y Guadalajara hasta Trillo. Pilar Carles, una de las responsables de la ONG, explicaba ayer su objetivo. “Pretendemos sensibilizar a la población para dar a la conocer los proyectos que llevamos a cabo siempre con el fin de insertar en la sociedad a personas en situación de exclusión. Hemos venido a Trillo para transmitir un mensaje de cercanía, de conocer al otro, porque aunque sea diferente, está con nosotros. Su presencia no tiene por qué implicar miedo o desconfianza”, afirmaba ayer.

Para difundir el mensaje, en los jardines de las balconadas sobre el Tajo trillanas, los monitores de ACCEM instalaron varias actividades diferentes. En el primero, de vestidos del mundo, colocaron hasta ocho trajes típicos diferentes de otras tantas culturas del mundo, desde Africa y Asia hasta Oceanía “que pretende también mostrar su cultura y sus costumbres”, decía ayer Carlés. Los niños podían fotografiarse con ellos.

Hubo un taller de atrapasueños. Partiendo de una manualidad que los niños debían fabricar con lana, los niños tenían la herramienta para dejar de lado las pesadillas, y quedarse sólo con las cosas positivas. Otro taller fue un palo de lluvia, un tubo relleno de diferentes objetos para producir sonidos. También se llevó a cabo el taller de timbales, marcando diferentes ritmos. El taller de bolis saharahuis dio colorido y permitió hacer materiales escolares divertidos para los niños y niñas. Por otro lado, se puso el nombre de cada chaval en árabe y ruso. Allí quedó instalado también un cartel para que cada niño pusiera mensajes interculturales.

Además, ACCEM instaló una mesa para informar a los trillanos con todos los proyectos de la ONG, abierta a donaciones y participaciones para contribuir a financiar los proyectos que por la crisis no se han podido mantener. “Agradecemos al Ayuntamiento de Trillo todas las facilidades que nos ha dado, y que en gran medida también van a contribuir a continuar nuestros proyectos”, terminaba ayer Carles. Participaron cerca de 150 niños de todas las edades.