Puertollano

Reunión de trabajo de representantes del Movimiento Partido Ibérico

Un gobierno municipal unitario, austeridad en la gestión y promoción de Puertollano en el programa electoral de Sánchez Calderón para el MPI

Los representantes de esta formación política explicaban esta mañana en rueda de prensa sus principales propuestas tanto en el ámbito local como en el peninsular

La Comarca

28/06/2014

(Última actualización: 30/06/2014 07:57)

Imprimir

El ex alcalde de Puertollano, Casimiro Sánchez Calderón, reconocía en rueda de prensa que en estos momentos la lista electoral que está intentando preparar con el Movimiento Partido Ibérico (MPI) de cara a las próximas elecciones municipales es “muy pequeña ya que cuenta con solo “ocho o diez personas” . Añadía además que va a tener dificultades para completarla por la elección “exigente” de las personas que la integrarán “personas con mucha capacidad, formación política, económica y administrativa, y con un gran compromiso porque se van a enfrentar a una situación municipal muy difícil, y esto no es fácil de encontrar”.

En la presentación del Partido Ibérico realizada esta mañana, Casimiro Sánchez afirmaba que hoy entregarán a los representantes de esta formación política las áreas del programa electoral en las que están trabajando como las de urbanismo, cultura o educación, aprovechando la reunión de trabajo que este sábado han mantenido en Puertollano algunos de los integrantes de esta formación política en la que ha estado presente su presidente, el portugués Paulo Serra Gonçalves quien participaba también en la rueda de prensa para explicar con detalle los objetivos, directrices y filosofía de este movimiento que propugna el hermanamiento de España y Portugal , después de más de 750 años de separación, manteniendo ambas sus soberanías.

Calderón daba a conocer en su intervención los tres ejes fundamentales del programa para Puertollano: proponer un gobierno unitario o de concentración, totalmente unido, sin exceptuar a ningún grupo político, austeridad en la gestión con priorización de las actuaciones municipales y promoción de Puertollano aprovechando las sinergias con las que cuenta en la actualidad.

Un proyecto utópico y necesario

Por su parte, Paulo Serra Gonçalves, calificaba el proyecto del Partido Ibérico como “muy ilusionante pero muy utópico, muy difícil y ambicioso, pero tan necesario como la vida misma” por la situación que España y Portugal atraviesan en estos momentos y porque la Europa de la solidaridad ya no existe y en su lugar hay una Europa de “los tecnócratas y la codicia donde las condiciones de vida de las personas están en un segundo o tercer plano”.

Paulo Serra reconocía que mientras que en España es más sencillo, la constitución oficial de su partido en Portugal será una tarea complicada burocráticamente porque necesitan el aval de 7.500 firmas totalmente documentadas. Aunque fijaba como objetivo el poder presentarse a las próximas elecciones generales lusas en octubre del 2015.

Complicidad ibérica

El MPI es un colectivo nacido en Portugal que pretende influenciar en la opinión pública para conseguir “más que la amistad, la complicidad en el mundo ibérico”. No pretende fusionar a España y Portugal pero sí los intereses comunes como educación, sanidad, comunicaciones, cultura, economía o hacienda. Se declara europeísta pero sin una ideología concreta “ni de izquierdas ni de derechas, ni de arriba no de abajo, somos ibéricos” aseveraba Paulo Serra.

Su lema es el de “estamos aquí para servir y proteger a las personas” y su propuesta fundamental es la de un nuevo paradigma de gobierno sustentado en varios pilares básicos:

Compartir todos los ministerios salvo los del Ejército, Justicia e Interior, con dos ministros en cada uno de ellos, uno por España y otro por Portugal, para que todo lo que se haga sea finalmente desde un punto de vista ibérico.

Creación del Banco Central Ibérico con dos gobernadores también, uno por cada país, para que ambos coordinen todas las políticas de economía. Además, uno de sus objetivos prioritarios será estudiar la posibilidad de tener una moneda alternativa al euro “para saber lo que más ventajas traería a las personas” y también como “Plan B” por si algún día el euro desaparece.

Convertir a la península ibérica en una “plataforma” que sirva para promocionar el turismo y los recursos naturales y marítimos. En este sentido Gonçalves se mostraba muy ambicioso al afirmar que quieren que España y Portugal se conviertan en el primer destino turístico del mundo.

Adjuntos

Grabación de la rueda de prensa íntegra (audio):