Cultura

En el Museo del Prado

“El Greco y la pintura moderna”

Abierta al público desde el día 24 y hasta el 4 de octubre de 2014

José Belló Aliaga

24/06/2014

(Última actualización: 26/06/2014 06:18)

Imprimir

Comisariada por Javier Barón, Jefe del Área de Conservación de Pintura del Siglo XIX, el Museo del Prado, Acción Cultural Española (AC/E) y Fundación BBVA presentan “El Greco y la pintura moderna”, la primera exposición que, con motivo del IV Centenario del fallecimiento del Greco, aborda de un modo integral la influencia del maestro cretense en el desarrollo de la pintura moderna y a la que contribuyen los préstamos de alrededor de setenta instituciones y colecciones privadas tanto españolas como extranjeras.

Una selección de veintiséis obras del Greco , de las cuales tan solo siete han participado en la ya clausurada exposición “El Griego de Toledo”, se une a cincuenta y siete pinturas y veintitrés dibujos y grabados de Manet, Cézanne, Picasso, Chagall, Modigliani, Kokoschka, Pollock y Saura, entre otros destacados artistas. Un total de ciento seis obras que, junto a trece libros e impresos, ponen de manifiesto cómo la huella del Greco tuvo una especial relevancia para la evolución de la pintura en el último tercio del siglo XIX y a lo largo de buena parte del XX.

Abierta al público desde el día 24

El Museo del Prado ha abierto al público la exposición “El Greco y la pintura moderna”, desde el día 24 del presente mes de junio, coorganizada con Acción Cultural Española (AC/E) que ha sido inaugurada oficialmente por S.M. la reina Letizia. La muestra, que cuenta con el patrocinio de la Fundación BBVA, está compuesta por un amplio conjunto de obras que evidencian la determinante influencia del Greco en el origen de la pintura moderna.

Entre ellas destacan el Laocoonte y La visión de san Juan del Greco, ambas procedentes de Estados Unidos y que no han participado en la exposición en Toledo, el Entierro de Casagemas de Picasso y la versión que hizo Cézanne de la Dama del armiño del Greco, que viaja por primera vez a España.

Recorrido de la exposición

El recorrido por los ocho ámbitos de la exposición revela la complejidad y riqueza de la influencia del Greco partiendo de la fascinación ejercida por el maestro cretense en los artistas franceses más renovadores, como Manet y Cézanne, y en destacados pintores españoles, Rusiñol y Zuloaga, entre otros. Un itinerario que, también, analiza el constante influjo que ejerció el Greco sobre el protagonista y creador de las diversas corrientes que revolucionaron las artes plásticas del siglo XX, Pablo Picasso, y presenta obras de otros artistas que, a partir de su relación con el cubismo, evolucionaron hacia otras propuestas, como André Derain, Robert Delaunay, Diego Rivera y Amedeo Modigliani.

Inspiración a los pintores modernos

La exhibición de las publicaciones que favorecieron la difusión de la obra del artista cretense , obras de Manuel Bartolomé Cossío, August Mayer, Julius Meier-Graefe y Maurice Barrès, entre otros, ofrecen al visitante el contexto del redescubrimiento del Greco.

Expresionistas como Beckmann, Macke y Kokoschka; los artistas judíos vinculados a París como Soutine y Chagall; y las poéticas surrealistas de Masson y Domínguez aparecen en la muestra con obras marcadamente influenciadas por la pintura del Greco.

El recorrido aborda, además, la especial relevancia del cretense en la configuración de la pintura moderna en América, donde sus aspectos más expresivos ejercieron una gran fascinación en el mexicano José Clemente Orozco y los estadounidenses Benton y Pollock.

Para finalizar, la muestra explora el impulso transformador del Greco como referencia en las angustiadas figuraciones expresivas de la posguerra europea, según manifiestan las obras de Alberto Giacometti, Francis Bacon y Antonio Saura, algunos de los cuales realizaron homenajes explícitos al artista.

Secciones de la exposición

La exposición se compone de las siguientes secciones: la modernización de la pintura. De Manet a Cézanne; Picasso y el cubismo; Zuloaga y Sorolla; el orfismo y su influencia; el expresionismo germánico; la visión de Toledo y el Greco por otros expresionismos; América; y figuraciones posteriores a la II Guerra Mundial, ya que la exposición finaliza con las nuevas aproximaciones a la pintura del Greco tras la devastación de la II Guerra Mundial orientándose hacia una vertiente angustiosamente expresiva. Ejemplos como Escucha oh Israel de Bomberg que se relaciona con Cristo abrazado a la cruz; el escorzo de la Mujer tumbada de Bacon vinculado con el soldado en primer plano de la Resurrección; las copias y retratos de Giacometti y Antonio Saura irradian una energía anímica característica del Greco.

En su etapa final, Picasso se interesó de nuevo del Greco a través de las dos obras más importantes para él, El entierro del señor de Orgaz, fuente de su obra gráfica presente en esta sección, y El caballero de la mano en el pecho, origen de la iconografía de muchos de sus mosqueteros. Así, el Greco fue de nuevo el cauce de la inspiración creativa del pintor que mejor representa la pintura moderna.

Catálogo

El catálogo que acompaña a la muestra está compuesto por tres ensayos generales: el principal a cargo de Javier Barón, comisario de la muestra; otro en torno a la construcción pictórica del Greco de Leticia Ruiz, Jefe de departamento de Pintura Española (hasta 1700) del Museo del Prado; y un tercero que analiza el coleccionismo del Greco en España por Pedro José Martínez Plaza, ayudante de conservación en departamento de Pintura del siglo XIX del Museo del Prado. Además se incluyen otros cuatro textos que agrupan las grandes secciones que articulan la exposición: Javier Barón, sobre Manet y la difusión del cubismo; Veronika Schroeder, en torno al expresionismo; Jeffrey Schrader, sobre a la influencia del cretense en la pintura norteamericana del siglo XX; y Javier Portús, en torno a la evolución de la influencia del Greco desde el surrealismo a las nuevas figuraciones.

Dedicada a José Álvarez Lopera

Esta publicación está dedicada a José Álvarez Lopera, jefe de conservación del Área de Pintura Española del Prado desde 2003 hasta su inesperado y prematuro fallecimiento en 2008, ya que fue él quien propuso, en primera instancia, la realización de una exposición en el Museo que mostrara la influencia que el Greco había tenido en la renovación de la pintura moderna.

Fuente: José Belló Aliaga