Región

Con la asistencia de algunos de los mejores cocineros y barmans y críticos gastronómicos del país, como Teresa Gutiérrez (el Azafrán-Villarrobledo), Juan Antonio Díaz Nono (El Mundo) o Rafael García Santos.

Eduardo y Enrique Pérez, y Joaquín Fernández presentaron su libro Mezclados con más de 400 amigos

Lo hicieron en la Finca del Obispo, un proyecto hostelero de gran calado que los hermanos, propietarios del restaurante familiar El Doncel han convertido en su buque insignia

La Comarca

21/05/2014

(Última actualización: 21/05/2014 23:01)

Imprimir

Rodeados de amigos, como decía Roberto Carlos, así presentaron los hermanos Pérez, Enrique y Eduardo, y Joaquín Fernández su libro Mezclados en un acto que sirvió también para poner de largo el último y ambicioso proyecto gastronómico del restaurante El Doncel, la Finca del Obispo, que los Pérez han transformado sabiamente en un magnífico lugar para eventos.

Tan significativa fue la presencia de ilustres de la cocina, venidos de toda España, como de autoridades, compañeros de profesión seguntinos y vecinos, que en número cercano a 400 quisieron acompañar al trío del sabor en una presentación en la que lo ha dado todo, sin dejarse una sola gota ni en la coctelera, ni en el tintero. Entre los asistentes se contaron algunos de los mejores cocineros y barmans y críticos gastronómicos del país, como Teresa Gutiérrez (el Azafrán-Villarrobledo), Juan Antonio Díaz Nono (El Mundo) o Rafael García Santos, uno de los mejores periodistas del gremio del país.

El acto contó con la complicidad y el saber hacer del gran Alfonso Hevia (Miel sobre hojuelas de TVCLM), por estatura y por corazón, que ejerció de maestro de ceremonias. Inició la gala una puesta en escena del cóctel El Greco 14.

Los tres autores del libro han asumido con su creación el reto de trasladar al paladar desde un combinado toda una idea de pintura. “El coctel tiene como base dos bebidas italianas, puesto que El Greco residió diez años allí, Amaretto y un vermú rosado, al 50%. Es de suma importancia que las bebidas estén bien frías. Además del sabor, cada ingrediente recuerda los colores del cuadro La Anunciación que se exhibe en la catedral de Sigüenza. El coctel lo remata un Carolus espumoso Cueva de Toledo, originario de la ciudad donde El Greco se hizo tan grande que su memoria perdurará ya por siempre. Se sirve en copa de flauta, con una guinda como decoración final”, explicó Eduardo Pérez.

Todos los invitados pudieron degustar el cóctel para la ocasión, pero fue Juan Echanove, buen amigo del trío, quien hizo los honores, levantando su copa para brindar imaginariamente con todos asistentes.

Después del brindis, el propio Echanove dijo unas palabras sobre el libro ensalzando la figura de los hermanos cocineros cuya presencia en pleno corazón de la ciudad calificó como “un privilegio para Sigüenza y para Castilla La Mancha”, y de Joaquín Fernández, “cuyo nombre se escribe con letras mayúsculas en la coctelería mundial”. El actor afirmó que es la magia de cocineros y barmans como ellos “la que crea el entorno adecuado para disfrutar de la comida y de la bebida en compañía, que es donde reside su verdadero placer”.

Abundando en el delicioso regusto de las palabras del actor, Florencio Sanchidrián, igualmente imbuido por el espíritu de Mezclados, también él quiso fundir su arte en el corte del jamón con la música de violín que interpretó Sandra Sardina.

Joaquín Fernández demostró porqué está considerado como el mejor del mundo en lo suyo. En tres minutos dio una auténtica lección sobre coctelería, un arte en el que él mismo ha hecho camino al andar.

Pero sin duda, el momento más emotivo de la tarde llegó cuando los hermanos Pérez entraron en el capítulo de agradecimientos. Antes, Hevia habló sobre el libro, magnífica compilación que invita precisamente a mezclar la vida diaria con el placer, la comida con la bebida, la cultura del norte con la del sur, siempre desde el espejo de la ciudad del Doncel.

Enrique, todo corazón, dio las gracias a todos los asistentes por su presencia, a su madre, de quien tanto su hermano como él recibieron un regalo en directo, y a su tío, que en ausencia de la figura paterna por fallecimiento, “nos ha guiado siempre por el buen camino, como la magnífica persona que es”. Eduardo expresa sus profundos sentimientos en los cócteles y en su magnífico saber hacer como jefe de sala. Transmitió sus emociones con las palabras exactas, como la medida de sus cócteles, terminando con un emotivo agradecimiento al apoyo de su pareja en el proyecto.

El alcalde de Sigüenza, José Manuel Latre, estuvo presente en el evento, tanto por la amistad que le une a los hermanos como para dar apoyo a unos emprendedores “que siempre rayan a gran altura en todo lo que hacen como demuestra esta joya que es Mezclados”. Latre les dio la enhorabuena por su gran trabajo y agradeció la presencia en Sigüenza, apoyando también la presentación de la consejera de Turismo y Empleo, Carmen Casero, de la presidenta de la Diputación, Ana Guarinos y del resto de autoridades locales y provinciales entre los que se encontraban también la diputada regional Adela de la Torre y el diputado provincial de Turismo Jesús Parra.

Sobre Mezclados

Como en la cocina y la coctelería de El Doncel, en Mezclados no hay un solo gramo, o gota, de improvisación. Pensado para acercar este arte al público, toda su rica parafernalia está sistematizada y descrita con la misma exactitud con la que se debe preparar un combinado. Cómo ser un buen barman, los utensilios, adornos, el hielo, los vasos e incluso una tabla de afinidades desde la que dejar volar la imaginación, pero con los pies en el suelo… todo está documentado con el texto justo, la imagen precisa y preciosa, y el dibujo definitorio, provocando en el lector la apetencia por degustar el resto de sus páginas, porque Mezclados no solo se lee, también se come y se bebe.

Sentadas las bases de la coctelería, o instilando en el profano una nueva afición, el libro acerca infinidad de recetas de cócteles al gran público “en medidas que siguen el sistema métrico decimal, nada de onzas o libras”, puntualiza Eduardo. En una primera parte, homenaje a Charles Dickens, todos los cócteles son creación de Joaquín Fernandez. “Dickens exhibe en su literatura dos tipos de personajes aficionados a la bebida: los cocteleros elegantes y aristócratas y la ordinary people, borrachines simpáticos que no son cascarrabias, ni malvados, ni siniestros. La bebida los convierte en alegres, exhibiendo unas narices como un mapa de rioja o un alambique con olor a corcho”, dice Lorenzo Díaz en el prólogo de la sección. Precisamente por el trato del escritor a los bebedores, Fernández dio ese nombre a su coctelería donostiarra desde la que trae estas recetas únicas, entre ellas, algunas desbordantes de imaginación, como las que agrupadas “con luz propia” incluyen luces LED.

A continuación, es Eduardo, quien desde Sigüenza desgrana sus propias creaciones y a las de algunos amigos, incluida la del famoso Fino seguntino “un coctel magnífico, obra de Boni Anguita, cuya receta queda en el libro registrada para siempre”, valora. La última parte de Mezclados, marida recetas de barmans ilustres con platos de cocineros de igual talla, que les van como anillo al dedo.