Ciudad Real

Nota de prensa

CSI-F denuncia la "grave" situación del laboratorio de Anatomía patológica del Hospital General de Ciudad Real

Altas concentraciones tóxicas y riesgo inaceptable para los trabajadores comunicados a la Inspección de Trabajo

La gerencia ha limitado el trabajo a las pruebas urgentes diarias, que son cientos

La Comarca

07/05/2014

(Última actualización: 08/05/2014 11:07)

Imprimir

El Sector de Sanidad del sindicato CSI-F de Ciudad Real denuncia la “grave” situación existente en el laboratorio de Anatomía Patológica del Hospital de Ciudad Real, en el que trabajan habitualmente más de 20 personas, “por insuficiente eliminación de sustancias tóxicas o molestas por la ventilación del laboratorio”. Un reciente análisis técnico externo ha determinado que en 6 de las 9 zonas analizadas hay concentraciones de sustancias tóxicas en niveles de riesgo “inaceptables para los trabajadores”, lo que se ha denunciado a la Inspección de Trabajo y se está esperando su actuación, aseguran en un comunicado.

Una reunión de urgencia celebrada este martes entre la gerencia y los representantes de los trabajadores miembros del Comité de Seguridad y Salud, concluyó con la decisión de la gerencia de limitar la actividad del laboratorio a las muestras urgentes, que son cientos cada día y se está valorando reenviar el resto de muestras a los hospitales cercanos o contratar una empresa externa que los realice. También se está sondeando a los trabajadores del laboratorio para ver quienes estarían dispuestos a desplazarse a otros hospitales cercanos para realizar su actividad.

“La situación, que viene arrastrándose prácticamente desde la entrada en servicio del HGUCR, ha generado frecuentes quejas de los trabajadores por dermatitis, irritación ocular, molestias nasofaríngeas, etc”.

Desde hace unos 2 años, el Comité de Seguridad y Salud del HGUCR ha venido denunciado que los filtros de las campanas encargadas de extraer los vapores tóxicos que se generan en el laboratorio, no se cambiaban con la regularidad que especificaba el fabricante, al tiempo que se restaba importancia a las alarmas de aviso de dichas campanas, que han llegando a ser apagadas en algunos momentos.

Después se supo que la causa de no cambiar los filtros era la negativa de la empresa encargada por la deuda que tenía el Sescam con ella, situación que se resolvió tras no pocas quejas de los representantes de los trabajadores. Aún así, las molestias en los trabajadores seguían existiendo y cualquier persona externa que tuviera que estar en el laboratorio más de 30 minutos se quejaba de molestias.

“Riesgos inaceptables”

Dada esta situación, tras nuevas quejas se logró que se hiciera una medición ambiental por una empresa acreditada, Asepeyo sociedad de prevención y los resultados han sido analizados por el laboratorio del ITQUIMIA de la UCLM, con la conclusión de que en 6 de las 9 zonas analizadas hay concentraciones de sustancias tóxicas en niveles de riesgo inaceptables para los trabajadores.

“Ante la grave situación actual”, la gerencia del hospital ha llegado a proponer que los trabajadores de este laboratorio realicen su jornada laboral con equipos de protección individuales para aislarse de la atmósfera tóxica, pero esos equipos no son aguantados por los trabajadores durante su jornada diaria de 7 horas, aseguran.