"No me gusta la verdura" ayuda a poner los cimientos de una escuela en las plantaciones de té de Bangladesh

Las ventas del cuento solidario de Pablo Alonso Salazar ya han superado los 5500 ejemplares y ahora comenzará su fase de comercialización nacional. Los Hermanos Maristas, con la ayuda de la ONGD SED, ya han comenzado la construcción de la escuela para los hijos de los trabajadores de las plantaciones de té en Bangladesh

La Comarca

10/04/2014

(Última actualización: 12/04/2014 08:07)

Imprimir

Las ventas de No me gusta la verdura, el cuento solidario editado por GlobalGestión y escrito por Pablo Alonso Salazar, ya han alcanzado los 5500 ejemplares, superando así el 50 por ciento de los cuentos de su primera edición. Lo ha hecho gracias a la colaboración de los distintos ayuntamientos e instituciones de varios puntos de la región de Castilla La Mancha y de Extremadura, así como de las Cortes y la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, que han prestado su ayuda en la ruta de presentaciones de la obra solidaria.

Como ha reconocido Pablo Alonso, “sin la colaboración de estas instituciones no podríamos haber llegado a tanta gente”. Sin embargo, la intención del autor de 'No me gusta la verdura' es mantener el ritmo de ventas del cuento, porque todo lo obtenido se destinará a la construcción de una escuela en la región de Moulovibazar, un enclave de la región de Sylhet, al norte de Bangladesh.

Unas obras que ya han empezado gracias a la labor que están realizando allí los Hermanos Maristas, que además de adquirir los terrenos en los que se situará el centro educativo, ya han logrado que los arquitectos redacten el proyecto de edificación y han construido la tapia que delimita los terrenos de la escuela.

Son unos primeros pasos que se han dado, en parte, gracias a la colaboración de la ONGD SED, que es también uno de los pilares fundamentales del proyecto 'No me gusta la verdura', ya que comparten el objetivo de ayudar al desarrollo de los niños y niñas que viven en las plantaciones de té de Bangladesh.

Para lograr la consecución de este proyecto, No me gusta la verdura comenzará a partir de ahora su fase de presentación nacional, buscando que las ventas lleguen de todo el país. El cuento solidario, con ilustraciones elaborados por alumnos de los colegios de toda España, puede adquirirse por tan solo 5 euros en las páginas www.globalgestioninnovation.com y www.sed-ongd.org.