Región

Nota de prensa

La federación de Sanidad de CCOO reivindica la unidad de la sanidad pública y de calidad frente a las agresiones al personal sanitario

Mañana, 20 de marzo, Día Nacional contra las Agresiones al Personal del Sistema Sanitario

La Comarca

19/03/2014

(Última actualización: 20/03/2014 08:13)

Imprimir

Mañana, 20 de marzo, se celebra el Día Nacional contra las Agresiones al Personal del Sistema Sanitario. Este año desde la Federación de Sanidad y Servicios sociosanitarios de CCOO CLM queremos reivindicar la fuerza de la unión entre los y las profesionales de los servicios sanitarios del todo el país y los ciudadanos y ciudadanas que se han apoyado mutuamente en la defensa de unos servicios públicos y de calidad. Porque estas batallas sólo se ganan desde la unidad, hoy es más importante que nunca que valoremos esa unión y que mostremos tolerancia cero contra las agresiones.

Señala CCOO que toda agresión debe ser considerada además como riesgo laboral. Lo primero que debe hacerse es intentar eliminarlas por completo desde la concienciación y participación social, para ello las instituciones tienen un papel importante e intentar desacreditar a los profesionales del sistema sanitario crea un caldo de cultivo propicio a situaciones agresivas hacia ellos. Una correcta organización de los centros de trabajo, así como una dotación adecuada de personal, formación y entornos seguros, son variables que pueden disminuir la incidencia de situaciones violentas.

La Federación de Sanidad y Sectores Sociosanitarios de CCOO (FSS-CCOO), como sindicato más representativo del sector sanitario, tanto público como privado, ha participado en el grupo de trabajo creado por el Ministerio de Sanidad a instancias del Senado, para analizar las agresiones que sufren tanto sanitarios como no sanitarios en el Sistema.

Convertir al personal en autoridad pública no va a evitar que se produzca una agresión si no va acompañada de medidas preventivas que actúen en el origen de la situación de conflicto.

Desde la FSS-CCOO se propone por tanto tratar las agresiones desde un enfoque integral y participativo, así como el fomento de políticas y planes que combatan las agresiones (cultura de “tolerancia cero”)

Por ello tiene importancia la investigación de las causas de las agresiones y la identificación

de los “puntos críticos”, elaborando de un mapa de riesgo de agresiones, así como la potenciación de las medidas formativas e informativas dirigidas a los trabajadores y las trabajadoras, el apoyo y asesoramiento a profesionales afectados y una evaluación periódica de la eficacia de las medidas adoptadas.