Opinión

Artículo opinión Grupo de Igualdad PSOE Ciudad Real

A igual trabajo, igual salario

La Comarca

21/02/2014

(Última actualización: 22/02/2014 14:34)

Imprimir

Desde la llegada al gobierno del Partido Popular, la ciudadanía está sufriendo una reducción de gasto social que genera pobreza y desigualdad, desmantelando el estado de bienestar que hasta la fecha conocíamos. La reducción del estado de bienestar impuesta por el Partido Popular ha afectado de manera importante a la sanidad, a la educación y a los cuidados y atención a las personas, destruyendo empleo y bloqueando el acceso de los bienes a los que menos tienen, en su mayoría con nombre de mujer.

Nuestra Constitución de 1978, en su artículo 14, reconoce como derecho fundamental, la “igualdad de mujeres y hombres ante la Ley” y prohibiendo la discriminación por razón de sexo. Nuestra incorporación a la Unión Europea acelera, la participación, económica, política y social de las mujeres, con la aprobación de los Tratados de la Unión y la Directivas comunitarias en materia de igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres (Dir. 2006/54/del Parlamento Europeo de 5 de julio d 2006, Dir. 2002/2002/73, Dir.96/97 del Consejo, de 20 de diciembre, Dir.79/7/, del Consejo, de diciembre).

El gran impulso por la igualdad efectiva de mujeres y hombres, ha sido con la Ley 3/2007, del Partido Socialista y fruto del diálogo social con los interlocutores sociales. La Ley 3/2007, modifica en el ámbito laboral el Estatuto de los Trabajadores, modificando también la Ley de Seguridad Social. Con la Ley 3/2007, contábamos con un marco legal en materia de Igualdad entre mujeres y hombre, que nos permitía actuar a través de la negociación colectiva y los planes de igualdad en materias como la igualdad salarial, pero también en algo tan importante como es la conciliación de la vida laboral y familiar.

La reforma laboral del Gobierno Rajoy, aplaudida y apoyada por Cospedal, redactada sin contar con los agentes sociales y basada en su ideología ultraconservadora, está dando como resultado la expulsión de las mujeres del mercado laboral, con el objetivo de bajar las cifras del paro, y aumentar el número de mujeres que se dedican a las labores del hogar y cuidados de personas dependientes. Y de dos maneras. Por un lado poniendo todas las trabas legales posibles para que las familias, hombres y mujeres, puedan acceder a la conciliación familiar; y por otro, reduciendo o haciendo desaparecer, amparándose en la crisis, leyes como la Ley de Dependencia, plazas asistenciales, plazas en guarderías, etc., que ha facilitado durante los gobiernos socialistas la incorporación de pleno derecho de la mujer no solo en el mercado laboral sino en la vida social de nuestro país.

Según el estudio de la UGT, el empobrecimiento de las mujeres asalariadas es el resultado de su concentración en los salarios más bajos. El 22,63% de las trabajadoras españolas perciben con máximo la mitad del SMI. También pone de manifiesto que las mujeres con elevada formación académica, que se dedican actividades profesionales, científicas y técnicas, por realizar un trabajo de igual valor que sus compañeros hombres reciben un 30% menos de salario. La brecha salarial entre hombres y mujeres, no afecta únicamente a la época “productiva” en el mundo laboral, también se traslada al momento de percibir una pensión de jubilación, según UGT a enero 2014, 1.442.507 mujeres perciben una pensión de jubilación inferior a 645,29 euros mensuales, frente a 860.315 hombres.

Las mujeres españolas tendríamos que trabajar 84 días más que los hombres para percibir el mismo salario, es decir, que a igual trabajo, una mujer debería trabajar tres meses más para conseguir el mismo sueldo.

Si hablamos de mujeres desempleadas el estudio pone de manifiesto el dato alarmante de que, de los 2.809.200 millones de mujeres paradas, solo 580.600 perciben una prestación de desempleo contributivo, 539.900 mujeres perciben prestaciones de nivel asistencial y 1.688.700 de mujeres desempleadas no percibieron ningún tipo de ayuda pública.

En nuestra provincia de Ciudad Real, nos encontramos que, según los datos de enero de 2014, con 69.380 personas desempleadas, 37.713 son mujeres, un 55%. Con respecto a la contratación, decir que la temporalidad y la precariedad también tienen rostro de mujer en nuestra provincia. Del total de los contratos indefinidos de registrados en enero de este año, 250 fueron formalizados por hombres, mientras que sólo 133 contratos indefinidos tienen como titular a una mujer. Y de estos 133, sólo 74 son por jornada completa, mientras que los hombres firmaron un total de 215 contratos indefinidos por jornada completa.

El Partido Socialista no quiere dejar de pasar el día 22 de febrero por la Igualdad Salarial de Mujeres y Hombres para denunciar el aumento de las desigualdades salariales entre hombres y mujeres que han aumentado después de la Reforma Laboral. Además, y como resultado de la situación actual, debemos denunciar así mismo las desigualdades entre hombres y mujeres a la hora de cobrar sus prestaciones y subsidios, así como el futuro que espera a las mujeres, con las pensiones mucho más bajas. Una situación insostenible ya que las políticas económicas y laborales del Partido Popular no garantizan el principio de “igual trabajo, igual sueldo”.

Grupo de Igualdad

Ejecutiva Provincial del PSOE Ciudad Real