Puertollano

Tras el recurso presentado por la consejería de Educación de la JCCM

El TSJ declara improcedentes los despidos de los profesores de Fundación Virtus de Puertollano

Los alumnos del centro interpondrán una reclamación patrimonial

Marina G. Alcalá

20/02/2014

(Última actualización: 20/02/2014 19:47)

Imprimir

El Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Castilla-La Mancha ha declarado improcedente los despidos de los profesores de la inoperativa Fundación Virtus de Puertollano tras el recurso presentado por la consejería de Educación de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha (JCCLM). En su sentencia el TSJ ha condenado a la JCCLM a pagar una indemnización de 45 días por año a los cuatro profesores, más los salarios de tramitación desde la fecha de despido (enero de 2012), así como los costes de Seguridad Social, lo que supondría una cuantía en torno a 300.000 euros. Sin embargo, este montante podría verse aumentado en el caso de que el la JCCLM no abonara en el plazo establecido, dos meses, y “nos veríamos obligados a solicitar la ejecución forzosa”.

Según ha explicado el abogado de los demandantes, Luis Javier Fernández Sánchez, esta sentencia firme, que no es susceptible de recurso, se produce tras el recurso a la sentencia anterior interpuesto por la consejería de Educación, Cultura y Deportes de la Junta en la que se declaraba la sucesión empresarial por parte de ésta y se ordenaba la readmisión de los docentes que hasta la fecha eran trabajadores de Fundación Virtus así como el abono de los salarios atrasados.

En la sentencia al recurso de suplicación interpuesto por la Junta se confirma la existencia de la sucesión empresarial, es decir, que los profesores que hasta la fecha estaban trabajando para la Fundación Virtus lo son ahora de la consejería por lo que la JCCLM tiene que “hacerse cargo de las responsabilidades salariales y Seguridad Social que dejó pendiente Fundación Virtus desde la sucesión empresarial”.

Demanda de los alumnos

Además a esta sentencia se añade, según ha explicado el letrado, una reclamación patrimonial por parte de 22 alumnos, número que podría verse aumentado porque "todavía se siguen sumando”, de la Fundación Virtus. En breve se iniciará una reclamación patrimonial ante los tribunales de lo contencioso administrativo contra los responsables que impidieron que las personas que se matricularon en este centro salieran con la doble titulación que “les fue prometida por la Fundación y por la Junta”. Por tanto esperan que los juzgados puedan reparar la situación de las “segundas víctimas de esta tropelía”.

Por su parte, Vicente Sánchez, docente del centro, ha lamentado la situación laboral en la que se encuentra a día de hoy. En este sentido, Sánchez ha afirmado que sus expectativas en este aspecto son nulas, “no veo ningún tipo de horizonte y tengo que adaptarme a la situación que me han creado entre todos”. Y ha añadido que es “muy triste” que este proyecto que “se ha roto voluntariamente” haya acabado de tal manera, “abandonado”.