Región

Nota de prensa del sindicato independiente ANPE

Valoración de Anpe, sindicato independiente de la enseñanza pública, sobre la huelga general del 24 de octubre en la enseñanza

El apoyo del profesorado a esta huelga ha sido muy amplio: más de un 70% de media en la enseñanza pública en las comunidades autónomas, Ceuta y Melilla distribuido en un 67% en enseñanza primaria y un 78% en secundaria.

La Comarca

24/10/2013

(Última actualización: 24/10/2013 18:42)

Imprimir

Hoy, 24 de octubre ANPE y la totalidad de los sindicatos representativos de educación tanto pública como privada concertada han convocado al profesorado a una huelga contra la LOMCE y los recortes educativos.

El apoyo del profesorado a esta huelga ha sido muy amplio: más de un 70% de media en la enseñanza pública en las comunidades autónomas, Ceuta y Melilla distribuido en un 67% en enseñanza primaria y un 78% en secundaria. Aunque esperamos la tradicional guerra de cifras, es indudable que el profesorado se ha movilizado masivamente y, en su mayor parte, únicamente en defensa de la enseñanza pública y en protesta por las medidas de la LOMCE que la perjudican abiertamente, sin otras connotaciones.

Esta respuesta de los docentes españoles contra la LOMCE y los recortes no puede ignorarse ni minimizarse. Los profesores se sienten profundamente descontentos y frustrados por la situación del sistema educativo, y han alzado su voz no solamente por la pérdida de sus condiciones laborales sino sobre todo – esto debe subrayarse- por el perjuicio indudable que esta reforma educativa va a causar en la enseñanza pública.

Esta huelga debe hacer reflexionar al Gobierno sobre la oportunidad y la validez de una ley de Educación que no ha conseguido el menor consenso político ni social por lo que, si no se mejora su redacción actual en el trámite parlamentario, nacerá ya con fecha de caducidad. El Gobierno de España debe escuchar este clamor del profesorado y la comunidad educativa, y entender las razones del mismo, que son muy explícitas y no pueden justificarse con el tópico de la ideología política.

En este momento es importante:

Aplazar el trámite parlamentario para buscar un acuerdo y consenso mínimo en los aspectos más controvertidos de la LOMCE, como la configuración y el diseño curricular, la pérdida de peso de importantes materias y las medidas que afectan a las condiciones laborales del profesorado. Si se mantiene la redacción actual, con la complejidad de algunas de las medidas y el impacto en la organización de los centros, y con la incidencia de los recortes, el calendario de aplicación de la LOMCE que comenzará el año próximo es prácticamente inviable.

Un mensaje inequívoco de compromiso del Gobierno de España con la enseñanza pública, cuya función social es insustituible al ser la única que garantiza verdaderamente la igualdad de oportunidades y el derecho constitucional a la educación. Es, sin embargo, la más afectada por los recortes y algunas medidas de la LOMCE, como la cesión de suelo público para construir centros privados, el aumento de ratios, las facilidades para establecer conciertos, etc.

La apertura inmediata de la negociación del Estatuto Docente. Las medidas que afectan a las condiciones laborales de los docentes deben salir de la redacción de la LOMCE y se debe establecer por fin una verdadera política del profesorado.

Un pacto de mínimos entre el Estado y las comunidades autónomas para la consecución de una memoria económica suficiente que preserve la educación de los recortes y garantice los efectivos, recursos y medios necesarios para garantizar la calidad de la enseñanza pública.

Si en este momento crítico el Gobierno de España no es capaz de atender a este rechazo del profesorado, de cesar inmediatamente los recortes, recuperar la inversión educativa, y de limar las medidas más controvertidas de la reforma, la LOMCE será un proyecto agotado antes de nacer y una lamentable oportunidad perdida para el sistema educativo.