Daimiel

En sus primeras declaraciones tras la cogida, Aranda ha explicado en Radio Daimiel que ha aparecido algo de infección en la herida y que eso alargará el plazo inicial de convalecencia

La fiebre alargará la hospitalización de Carlos Aranda

Tras su segunda noche en el Virgen de la Salud, el novillero comenta que se encuentra bien "con los dolores típicos" y con una cita en la cabeza: reaparecer el viernes 4 de octubre en Baeza

La Comarca

24/09/2013

(Última actualización: 25/09/2013 14:25)

Imprimir

Con los dolores típicos, ganas de moverse pronto y una cita marcada a fuego en la cabeza: reaparecer el viernes 4 de octubre en Baeza. Así se encuentra el novillero daimieleño, Carlos Aranda, que ha pasado su segunda noche en el hospital toledano Virgen de la Salud, tras la cogida que sufrió el domingo en la Plaza de Toros de Portillo. Aranda ha explicado que en principio iba a estar hospitalizado "dos o tres días" pero que al aparecer la fiebre, "algo normal porque estas heridas son muy infecciosas", va a "alargar un poco más" su convalecencia.

Para rebajar la fiebre se le están administrando antibióticos y también calmantes para mitigar el dolor de la "cornada más importante" que ha recibido en su trayectoria. Del momento de la cogida Aranda recuerda que el toro, que "acusó el encierro de la mañana", le había "marcado varias veces que venía por dentro" y, en un "pequeño fallo técnico", se quedó "un poco descubierto" y le enganchó. 12 centímetros de herida, que no han afectado a vasos importantes, y que fue tratada en un primer momento en la enfermería de la plaza por el equipo médico de la Plaza de Toros de Toledo.

El novillero daimieleño ha agradecido el buen trabajo del cirujano y de todos sus compañeros. Unas palabras de gratitud que también ha extendido a toda la gente que le ha llamado y que sabe que le está apoyando desde Daimiel. "Esto son cosas que entran en el guión, para las que nos preparamos mentalmente y ahora toca recuperarse para devolver el cariño con un triunfo en la Plaza", concluía.