Región

Ayuntamientos y distintas asociaciones recibirán ayudas por valor de 922.238 euros

Sanidad y Asuntos Sociales pone en marcha subvenciones para luchar contra la drogadicción

· Ayuntamientos de Castilla-La Mancha diseñarán programas de prevención y educación ante el consumo de drogas

· Se respaldará el papel de asociaciones y entidades privadas sin ánimo de lucro en los programas de atención a personas con drogodependencia

La Comarca

18/06/2013

(Última actualización: 19/06/2013 14:00)

Imprimir

La Consejería de Sanidad y Asuntos Sociales de Castilla-La Mancha ha puesto en marcha distintas subvenciones, por valor de 922.238 euros, para programas de atención a los drogodependientes y medidas para la prevención. Tanto entidades sin ánimo de lucro como ayuntamientos de Castilla-La Mancha podrán acudir a las convocatorias de estos fondos que se aprobarán en los próximos días.

Las asociaciones y entidades privadas sin ánimo de lucro podrán desarrollar programas de atención a personas con drogodependencia, así como gestionar el funcionamiento de centros de rehabilitación. El presupuesto asignado para esta partida es de 287.477 euros.

A esta subvención también podrán acogerse centros de día o viviendas supervisadas, así como las entidades que colaboren en la creación de programas como la asistencia jurídica, integración socio-laboral y apoyo psicológico al tratamiento ambulatorio realizado en las Unidades de Conductas Adictivas.

La Consejería de Sanidad y Asuntos Sociales también destinará 634.761 euros para que ayuntamientos de Castilla-La Mancha desarrollen programas de prevención ante el consumo de drogas y programas de educación en la calle para drogodependientes.

Mediante estas ayudas, destinadas a los ayuntamientos con una población superior a 10.000 habitantes, se desarrollarán tres clases de programas. La prevención selectiva, dirigida a colectivos en situación especial riesgo de consumo de drogas. La prevención indicada, orientada a individuos con factores de vulnerabilidad, que experimentan los primeros síntomas de abuso de sustancias o que tienen otros problemas de conducta relacionados.

El tercer programa es de orientación en la calle, enfocados a los consumidores de drogas. Mediante una metodología educativa se pretende reducir los daños asociados al consumo de drogas, promover el abandono de su consumo y facilitar la incorporación de los consumidores a los programas y recursos terapéuticos existentes.