Región

Mediante el Decreto de aplazamiento de rentas de viviendas de promoción directa de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha

El Gobierno regional posibilita el aplazamiento y la suspensión temporal del pago del alquiler a personas con dificultades de pago

· Marta García calcula que unas 1.500 familias podrían beneficiarse de esta decisión del Gobierno presidido por María Dolores Cospedal

· Subraya que los arrendatarios afectados por la crisis económica merecen que la Administración arrendadora les conceda facilidades para superar las dificultades

· Otra medida que contempla la norma es poner a disposición de las ONGs viviendas que puedan ser destinadas a los ciudadanos que viven situaciones de especial marginación o exclusión social

La Comarca

09/05/2013

(Última actualización: 09/05/2013 14:00)

Imprimir

La consejera de Fomento de Castilla-La Mancha, Marta García de la Calzada, ha presentado hoy al Consejo de Gobierno el proyecto de decreto que establece de manera temporal -dos años- unas medidas excepcionales para arrendatarios de promoción directa de las viviendas de la Junta de Comunidades que atraviesen dificultades de pago para afrontar la renta, cualquiera que sea la modalidad de alquiler.

La esencia de esta medida, según ha indicado la consejera, es que el Gobierno regional “brinda a estas familias la posibilidad de poder pagar de forma aplazada, o incluso suspender temporalmente el pago de los alquileres”.

Esta es una importante medida que el Ejecutivo regional ha tomado con una “clara vocación social” y que tiene por objeto “proteger a aquellos inquilinos de nuestro parque de vivienda que, por circunstancias económicas justificadas, se encuentran en una situación de dificultad económica que les impide atender los alquileres”, ha enfatizado Marta García, que ha calculado que unas “1.500 familias” podrían beneficiarse de esta decisión del Gobierno.

Objetivo de la norma

La consejera ha subrayado que el objetivo de la norma es brindar a los ciudadanos la posibilidad de aplazar las rentas correspondientes a los doce meses siguientes a solicitud de los interesados y, en el caso del fraccionamiento de tales cantidades, durante un plazo máximo de cinco años, a contar desde el transcurso del citado periodo de doce meses.

Para acogerse a estas facilidades de pago de rentas, los arrendatarios deben cumplir determinados requisitos, entre los que Marta García ha destacado la residencia habitual y permanente al menos 12 meses -antes de presentar la solicitud-, acreditada por empadronamiento y consumo compatible de energía eléctrica; no ser titulares de bienes inmuebles o derechos reales por valor superior a 20.000 euros; que uno de los empadronados en la vivienda se encuentre entre colectivos de atención preferente o colectivos vulnerables, y que la suma de las rentas en cómputo mensual no exceda de 10 veces el importe de una mensualidad.

La titular de Fomento ha aclarado que “mientras los arrendatarios golpeados por la crisis económica merecen que la Administración arrendadora les conceda facilidades para superar las dificultades, aquellos en los que no concurre esta circunstancia, deben ponerse al corriente de las deudas o abandonar las viviendas para que otras familias puedan disfrutarlas”.

A disposición de las ONGs viviendas para situaciones especiales

Otro de los puntos que recoge el decreto y reseñados por Marta García, ha sido la modificación normativa que acompaña a la norma, “a fin de hacer posible que la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha pueda ceder parte de estas viviendas de protección pública a entidades sin ánimo de lucro”.

“Con ello, ha especificado, queremos iniciar un camino a fin de poder poner a disposición de las ONGs viviendas que puedan ser destinadas a los ciudadanos que viven situaciones de especial marginación o exclusión social”, algo, que según ha indicado la consejera, “hasta ahora, no se permitía en la legislación de la vivienda de Castilla-La Mancha y que este proyecto de decreto incluye y hará factible”.