Opinión

Artículo de Opinión

9M: Una inversión en coherencia

• La Huelga de hoy es un ejemplo de responsabilidad social y de coherencia profesional, una demostración de vocación y compromiso con nuestro trabajo

• La LOMCE es una Ley sin futuro. Ninguna Ley de educación puede imponerse contra la voluntad de la mayoría de la comunidad educativa

• La única salida al conflicto social que abre la LOMCE abre es la retirada de la Ley. El Ministerio lo sabe, ahora falta que se entere el Ministro

Alfonso Gil

09/05/2013

(Última actualización: 09/05/2013 14:00)

Imprimir

Hoy, 9 de mayo, CCOO, junto con otros sindicatos y en nombre de la mayoría de los trabajadores y usuarios de la educación, hemos convocado una Huelga General en todos los niveles educativos y en todo el país.

Hemos convocado una Huelga General en legítima defensa: en defensa de la educación como servicio público, de una educación de calidad y equidad, de tod@s y para tod@s. Esta Huelga debe ser la expresión más clara del rechazo mayoritario que la LOMCE ha provocado entre la comunidad educativa y el conjunto de la sociedad.

Esta Huelga, por su propia naturaleza, es una Huelga social. No se trata de defender, no sólo, derechos laborales específicos de un colectivo determinado. Las asociaciones de padres y madres, de alumnos y alumnas, se suman a la convocatoria entendiendo que lo que hoy está en juego es un derecho constitucional, conquistado con el esfuerzo de la mayoría frente a la oposición de una minoría privilegiada.

Hoy estamos en Huelga en defensa de un derecho social. Una Huelga que, como otras precedentes, no es ideológica, no es partidista, sino social, “política” en el más noble sentido del término.

Hoy damos la voz a la sociedad, damos cauce a la movilización social, frente a la prepotencia de quienes, atrincherados en mayorías absolutas electorales, desoyen sistemáticamente a la ciudadanía.

Estamos en Huelga por dignidad. Por respeto a la noble tarea de enseñar. Porque nos gusta enseñar y no nos resignamos. Tenemos razones suficientes, lo saben.

En la Federación de Enseñanza de CCOO de Castilla-La Mancha esta Huelga la consideramos inevitable. Sabemos quiénes la respaldan y porqué. También quiénes, con argumentos demagógicos y estrecheces ideológicas, pretenden sabotearla.

Somos conscientes de las múltiples dificultades para la movilización social, pero CCOO no puede permanecer inmóvil ante la mayor agresión que ha sufrido la enseñanza pública y gratuita en la historia democrática. No serán las CCOO quienes tengan que justificar su silencio si la LOMCE entra en vigor.

Hemos manifestado nuestro más rotundo rechazo a la imposición de la LOMCE de todas las formas y en todos los espacios en los que la actividad representativa de los y las trabajadoras nos lo permite.

Hemos planteado lo innecesario de la Ley, su carácter autoritario, la degradación de las condiciones laborales y el camino a la privatización que abre.

Hemos formulado, en el Libro Verde de la Educación de CCOO, alternativas claras a la deriva clasista, mercantilista y antipedagógica de la LOMCE.

No hemos rehuido nunca el debate, en asambleas y mesas de negociación, dispuestas y dispuestos siempre a encontrar un punto de encuentro con la Administración.

Dentro de las relaciones instituciones democráticas y en las calles hemos mantenido la posición. No es CCOO quien convoca la Huelga, es la negativa del Gobierno a toda negociación quién la convierte en el único camino. La Huelga es siempre un fracaso de la negociación. Ésta Huelga general en la enseñanza es el resultado de la negativa al diálogo y la política de recortes suicidas de la Administración.

La LOMCE es una Ley sin futuro. Ninguna Ley de educación puede imponerse contra la voluntad de la mayoría de la comunidad educativa.

Una Ley que hace trampas y no pasa los filtros mínimos propios de un Estado de derecho, como se denuncia en el dictamen del Consejo de Estado, no es aceptable.

Una ley en cuya tramitación solo se ha escucha a las patronales y a la Iglesia, no es aceptable.

Una Ley al dictado de intereses ajenos a la educación que ven, con la excusa de la crisis económica, una oportunidad de negocio en la “gestión” de los servicios públicos esenciales, no es aceptable.

Esta Ley, que convierte los recortes en estructurales, que fiscaliza desde el ámbito de la empresa privada la labor del funcionariado público, desconfiando de la profesionalidad y desacreditando la autoridad de las y los docentes, no es aceptable.

La única salida al conflicto social que la LOMCE abre es la retirada de la Ley. El Ministerio lo sabe, ahora falta que se entere el Ministro.

Saben que la LOMCE no resolverá el fracaso escolar, al contrario. Saben que la LOMCE no mejorará la convivencia en los centros, al contrario. Saben que la LOMCE no aumentará la inversión en educación, al contrario. Saben que la LOMCE no mejorará las condiciones laborales de los y las trabajadoras de la enseñanza, al contrario. Saben que la LOMCE no durará y por eso tienen tanta prisa en aprobarla. Porque también saben que, con leyes como esta, ellos tampoco duraran.

La Huelga de hoy es la expresión pública de la rebeldía ciudadana y la coherencia profesional. La Huelga de hoy es una manifestación del consenso social en torno a la necesidad de una enseñanza de calidad, pública y gratuita. La Huelga de hoy es un ejemplo de responsabilidad social. La Huelga de hoy es una inversión en solidaridad con quienes realmente más nos importan como trabajadoras/es; nuestras alumnas y alumnos. La Huelga de hoy es una demostración de vocación y compromiso con nuestro trabajo.

La Huelga de hoy no es la última del curso 2012/2013, es la primera de una serie de movilizaciones que seguirán mientras no se renuncie a imponer esta ley y se negocien medidas que de verdad mejoren la educación de tod@s en nuestro país. La Huelga de hoy es una inversión en coherencia.

Porque sí se pueden cambiar las cosas, ¡tenemos que cambiar las cosas!