Puertollano

FENAVIN 2013

Sierra destaca la implantación de J. García Carrión en Daimiel para expandirse mundialmente

La Comarca

09/05/2013

(Última actualización: 09/05/2013 14:00)

Imprimir

El alcalde de Daimiel, Leopoldo Sierra, visita ayer miércoles la planta de la multinacional en Daimiel, acompañado por medio centenar de integrantes de la Asociación Española de Sumilleres que asistieron a FENAVIN por la mañana. Durante la visita conocieron el funcionamiento de las instalaciones de la empresa en la localidad, de la mano de su dueño José García Carrión. La factoría daimieleña es la segunda de las cinco plantas que tiene repartidas en el territorio nacional con mayor número de líneas.

Daimiel Noticias.- La planta de la empresa J. García-Carrión en Daimiel acogió este miércoles la visita de una delegación de sumilleres que conocieron in situ las instalaciones de esta factoría con más de una década de funcionamiento en el municipio manchego. Durante la visita, que encabezaba el alcalde de Daimiel, Leopoldo Sierra, acompañado por el presidente de la Asociación Nacional de Sumilleres, Pablo Martín, se empaparon del funcionamiento de la fábrica de manos de sus propietarios, José García-Carrión y su esposa Fala Corujo. La ocasión sirvió además, para que Martín entregase un obsequio por el gesto de acogerles en esta empresa y explicarles los pormenores en el proceso de elaboración de caldos.

Previamente, el alcalde daimieleño destacó el contexto con “expertos conocedores de la materia, tanto en lo que respecta a la producción como a su elaboración, comercialización y recomendación en la mesa”. Leopoldo Sierra calificaba la planta de J. García Carrión en Daimiel, como un emplazamiento que, dijo, “ha contribuido a favorecer su crecimiento y expansión mundial”. El primer edil, que reconoció la calidad de sus productos, remarcó que el sector del vino supone una “importante inyección económica que debemos cuidar y seguir potenciando, fundamental para Castilla-La Mancha y, por supuesto, para Daimiel”.

Sierra insistió en que “J. García Carrión es un referente en producción, que desarrolla su actividad en una comarca donde se localiza la cuna del vino, donde la vid es esencial para los campos de la zona, y donde poco a poco se va apostando más por la calidad como punto de referencia, un horizonte cada vez más cercano, que sin duda -añadió- va a contribuir a favorecer su comercialización y el nivel de exportaciones”.

El alcalde reseñó la necesidad de trabajar de forma conjunta para seguir esa proyección que J. García-Carrión ha sabido “captar” combinando, dijo, “modernidad” y “competitividad” con caldos de la tierra. Así, indicó, “es la única española en el top ten de cooperativas de vino europeas y lidera las principales empresas del sector del vino en el país”. En esta línea, también valoraba el papel de los sumilleres, último paso, para saber disfrutar de un buen vino en función de su maridaje. “Tanto representantes de la Bodega como sumilleres, gracias por vuestra aportación al sector del vino y confío en que juntos sigamos haciendo camino, abriendo mercados, y sumando esfuerzos para alcanzar los objetivos de progreso, crecimiento y de bonanza que todos ansiamos”, concluyó.

Por su parte, el presidente de la Asociación Española de Sumilleres elogió la organización de la visita y la estancia en la provincia donde horas antes se celebró el Congreso Nacional. “2012 y parte de 2013 ha sido un año muy productivo donde hemos conseguido tener representación en el Campeonato Internacional de Tokio”. Unos logros que esperaba que tengan continuidad en las convocatorias de Estrasburgo y Mónaco, en octubre. Martín se llevó de la visita un “recuerdo de amistad” ante un evento del que destacó su trascendencia.

Por su parte José Garcia Carrión, que calificaba como “un lujo” la presencia de los invitados, recordaba que la filosofía de su empresa se basa en “tener vinos de todas las zonas importantes con el fin de dar servicio a cualquier cliente en cualquier parte del mundo”, y destacaba como su principal objetivo “la creación de puestos de trabajo y de riqueza” mediante la innovación en el proceso de elaboración del producto y utilizando materia prima nacional, lo que se traduce en la gestión de “más de 2.000 millones de kilos de fruto”, que redundan en beneficios “para más 40.000 agricultores” y que genera “unos 2.000 puestos de trabajo indirectos, más 800 directos”.