Deportes

11ª etapa del Dakar 2013: llega el infierno

Valero se enfrenta hoy al calor extremo, las tormentas de arena y las dunas de Fiambalá

Por el momento, y salvo cambios de última hora, ocupa el puesto 61 en la clasificación general después de la 10ª etapa en la que le pasó de todo

La Comarca

16/01/2013

(Última actualización: 17/01/2013 13:00)

Imprimir

El piloto de Puertollano, Antonio Valero, y su moto Yamaha, están preparados para afrontar una de las etapas más duras, entre Fiambalá y Copiapó, considerada también como uno de los filtros del rally, y cuyas tramposas arenas se cobran cada año cerca de una veintena de abandonos. Aunque aún no tiene claro el lugar exacto que ocupa en la general y, por lo tanto, en qué puesto partirá, ni a qué hora, porque los jueces todavía están estudiando la velocidad que llevaba en uno de los tramos de la carrera. Por el momento ocupa el puesto 61 en la clasificación general después de entrar en el lugar 64 en la etapa de ayer.

Hoy, el infierno

Fiambalá, situado en la provincia argentina de Catamarca, cerca de la frontera con Chile, es uno de los puntos fuertes del Dakar y uno de los tramos más exigentes del rally. Aquí, los pilotos comenzarán a sentir el rigor de los caminos complicados combinados con tormentas de arena y altas temperaturas, que ayer están sobre los 50ª, al pie de la cordillera de Los Andes. El calor hará que la arena se convierta en harina y puede encallar a cualquier vehículo que no consiga una buena trazada. La navegación, sin embargo, será más importante que atravesar las complicadas dunas. En 2012, sin embargo, llovió en la zona y la etapa fue mucho más plácida de lo habitual.

A disgusto con la etapa de ayer

Valero no está nada satisfecho con su trabajo en la etapa de ayer “en tres kilómetros la he piziado” comentó a sus acompañantes. Según nos informa su familia, que está con él en el Dakar, el piloto de Puertollano se mostró muy disgustado porque en un momento de la carrera se equivocó al tomar la pista buena, suficiente para que le pasasen 4 o 5 motos a las que antes había adelantado, además de perder 4 o 5 minutos. Después, al ver que la moto parecía estar soltando agua, se bajó para comprobar que, afortunadamente, se le había roto la boquilla del depósito de agua potable y no era ninguna avería como él se temió en principio. Pero esto no fue todo porque antes de acabar la etapa, al tratar de saltar unos badenes con agujeros, se quedó clavado en una arena muy blanda y cayó de lado sin que la moto ni el piloto sufriesen dañó alguno.

Para colmo de males, al entrar en meta los le recriminaron que en un punto del trazado en el que la velocidad máxima era de 50 km/hora, había pasado a 63. Valero les pidió que revisasen el GPS y les explicó que a pesar de ir frenando la velocidad seguía subiendo. Al final lo tuvieron esperando, bajo un bochornoso sol con temperatura de más de 40º, para decirle que se marchase porque ya se habían descargado los datos y ya los mirarían.

La etapa de hoy según la organización (www.dakar.com)

Empieza el Tercer Acto del Dakar 2013, con una nueva escena de arena, donde los competidores deberán adaptar su conducción y su manera global de enfocar el terreno. Aquellos que pierdan la concentración pueden cometer errores de navegación y pagar un precio alto. Los coches/camiones y las motos/quads seguirán un recorrido ligeramente diferente compuesto por 256 kilómetros de enlace, seguidos de 220 kilómetros de especial, con la meta al lado del campamento, al que llegarán tras un corto enlace de seis kilómetros. Puede que no pase nada en Fiambalá, pero sería raro. En general, estas dunas de bellos contornos esconden sorpresas desagradables. Puede pasar de todo, también en los nuevos cordones de dunas previstos en el programa para hoy. Cada vez se van perfilando con mayor claridad las posiciones en todas las clasificaciones, pese a que algunas diferencias de tiempo resultan mínimas. Pero mucho cuidado, probablemente se produzcan cambios al término de esta jornada.