Región

La menor ha sido enterrada esta tarde

La Junta muestra sus condolencias a la familia de la menor fallecida

El hogar de “primera acogida” donde residía la menor está gestionado por la Asociación Paideia, con más de 15 años de experiencia en la atención de menores en Castilla-La Mancha

Los responsables del centro comunicaron a la Guardia Civil la desaparición desde el primer momento de su ausencia, cumpliendo así los protocolos previstos

La Comarca

02/01/2013

(Última actualización: 02/01/2013 13:00)

Imprimir

La directora general de Familia, Infancia y Menores de Castilla-La Mancha, Silvia Valmaña, ha manifestado hoy sus condolencias a la familia por la trágica muerte por atropello de una adolescente en Toledo, que residía en un centro de primera acogida de la asociación Paideia.

Esta asociación, responsable de la custodia de la menor, gestiona diez hogares residenciales para menores en Castilla-La Mancha y un centro de primera acogida y valoración en la provincia de Toledo desde hace quince años.

Valmaña ha asegurado que, con la información de la que se dispone en este momento, los responsables del centro pusieron en conocimiento de la Guardia Civil la ausencia de la menor desde que se produjo su marcha, antes de que se produjera el accidente.

La menor no estaba en régimen de reclusión o internamiento, por lo que habitualmente podía entrar y salir de la casa, al igual que el resto de sus compañeros. En el centro se activó la alarma cuando la adolescente salió de casa sin autorización, incumpliendo los horarios previstos por sus educadores.

En el centro de primera acogida en donde se han producido los hechos siempre hay presentes dos educadores para seis niños, lo habitual en estos casos. Junto a ellos, también cuentan con un terapeuta y un psicólogo de guardia las 24 horas del día.

A día de hoy se ha reforzado la atención psicológica de los menores que residen en ese centro de primera acogida, ya que, a la problemática situación que les ha conducido fuera de sus familias, hay que sumar este drama humano. Estos hogares de primera acogida y valoración les proporcionan un entorno adecuado para su desarrollo vital.

Desde la Consejería de Sanidad y Asuntos Sociales se insiste en mantener la máxima discreción para proteger la intimidad de los menores. Mientras tanto, la Dirección General de Familia, Infancia y Menores sigue recabando los datos precisos sobre las circunstancias que han rodeado este accidente.

Por último, Valmaña ha calificado como “miserable” la actitud de quienes quieren utilizar políticamente un trágico suceso como éste, más aún cuando la entidad que gestiona estos centros de protección de menores es la misma que trabajaba con los anteriores gobiernos socialistas.