Cultura

En el Café Gijón de Madrid

Entrevista a Augustin Redondo, uno de los mejores especialistas del Quijote

Augustin Redondo es una autoridad académica (Premio Internacional Antonio de Nebrija, Presea Cervantina en Guanajuato, Académico Correspondiente de la Real Academia Española y de la Academia de Ciencias de Lisboa, Presidente de la Asociación Internacional de Hispanistas entre 1995 y 1998, etc.)

José Belló Aliaga

24/12/2010

(Última actualización: 24/12/2010 13:00)

Imprimir

Augustin Redondo, francés, aunque de origen español, reside en Francia y gracias a su excelente disposición, de persona sensible, culta y sumamente educada, pudimos vernos -en uno de sus viajes a España- en Madrid, en el famoso Café Gijón y tras su conferencia magistral, en forma de entrevista, nos acercamos a la Biblioteca Nacional a encontrarnos con Cervantes.

Augustin Redondo es una autoridad académica (Premio Internacional Antonio de Nebrija, Presea Cervantina en Guanajuato, Académico Correspondiente de la Real Academia Española y de la Academia de Ciencias de Lisboa, Presidente de la Asociación Internacional de Hispanistas entre 1995 y 1998, etc.) y está considerado como uno de los mejores especialistas del Quijote. Entre múltiples trabajos sobre el texto cervantino, ha publicado el libro titulado Otra manera de leer el "Quijote". Historia, tradiciones culturales y literatura, Madrid: Castalia, 1997, 516 págs. (2a ed.: 1998; 3a ed. 2005). Tiene al salir otro libro, editado por el Centro de Estudios Cervantinos de Alcalá, que se titula En busca del "Quijote" desde otra orilla.

Madrileño, residente en Francia

Siendo usted de origen español, ¿por qué reside en Francia?

Porque soy producto de la emigración española del año 1939. Mi padre era profesor, fue republicano y capitán del ejército durante la guerra civil. Sí, soy de origen español, madrileño, y mi familia estaba integrada por ingenieros y profesores y siempre habían tenido una preocupación social muy marcada. Mi padre había cursado estudios universitarios de derecho y hubiera querido ser abogado, pero murió mi abuelo y tuvo que buscar un trabajo rápidamente. Durante su exilio, en Argelia, pasó por unas circunstancias muy duras y penosas y para poder sobrevivir había aprendido a hacer alpargatas. Durante la 2º Guerra Mundial, en Francia, no había zapatos, no había nada. Conseguimos ir adelante porque mi padre fabricaba alpargatas: deshacía los sacos de cáñamo que había en el campo, hacía unas trenzas y con unos paños viejos mi madre se encargaba de la parte superior. Yo recuerdo que cuando salía de clase ayudaba en esa particular industria casera.

Enseñanza y educación

Mi padre me decía siempre: “tu lee”. Y me aclaraba que si habíamos llegado a esos enfrentamientos en España era porque se había abandonado la educación y había mucha gente inculta.

La enseñanza y la educación son las cosas que permiten establecer la armonía, me enseñaba mi padre. Y además añadía: “tú considera siempre al otro como igual a ti, no diferente, sino como un ser que se corresponde con uno mismo. Siempre existe la posibilidad de convivencia”.

Siguiendo los consejos de mi padre que insistía constantemente en que leyera lo más posible, leí todo lo que pude en la biblioteca municipal del pueblo en dónde vivíamos. Y después me recomendó leer el Quijote, al que consideraba un libro liberador. Y naturalmente así lo hice, incluso con vehemencia.

En un principio, cuando ya tenía 11 años intenté ir al instituto pero no pude, porque en Francia éramos extranjeros, no teníamos derecho a beca y encima no había ninguno en donde vivíamos. Se barajó entonces la posibilidad de que aprendiera un oficio manual y a mí me gustaba bastante el de carpintero. Entonces, en el 45, acabó la 2º Guerra Mundial y mi padre que era muy inteligente sabía que no iban a cambiar mucho las cosas y que fundamentalmente existiría un equilibrio entre las potencias. Tuvimos ya un cierto desahogo económico y pude entonces comenzar mis estudios, pero estudios cortos, y para poder salir del paso ingresé en la Escuela Normal.de Maestros. Para hacerlo, había que tener la nacionalidad francesa y mi padre, a pesar de su amor por la patria perdida, optó por solicitarla para él, su esposa y sus hijos. Lo que le otorgaron rápidamente.

En la Sorbona

¿Dónde cursó sus estudios universitarios?

Hice mis estudios universitarios en la Escuela Normal Superior (donde había ingresado, después de mi paso por la Escuela Normal de Maestros) y en la Sorbona, donde preparé asimismo la oposición a una cátedra de Instituto, que saqué en 1959 y ocupé durante un año (en Toulouse). Pasé luego a ser profesor adjunto en la Sorbona, donde, después de haber estado en la Escuela de Altos Estudios Hispánicos de Madrid (Casa de Velázquez), me doctoré en 1974 (la famosa Tesis de Doctorado de Estado que exigía unos quince años de preparación y ya no existe), ante un Tribunal presidido por Marcel Bataillon, sacando la máxima calificación.

Decano de la Facultad de Letras

Fui luego Catedrático de Estudios Hispánicos (creando los estudios correspondientes) en la Universidad de Tours, viniendo a ser Decano de la Facultad de Letras. A partir de 1978, he sido Catedrático de Civilización y Literatura Españolas del Siglo de Oro en la Universidad de la Sorbonne Nouvelle (Paris III), siendo director del Departamento y Presidente del Consejo Científico de Catedráticos. He creado y dirigido durante veinte años el "Centro de Investigaciones sobre la España de los siglos XVI y XVII" ‘‘(CRES), asociado al Centro Nacional de Investigaciones Científicas, de fama internacional, con muchos encuentros internacionales y libros publicados. Actualmente, soy "Profesor emérito" de dicha Universidad.

Hispanista

Defínase como hispanista

Como hispanista, me corresponde el estudio de la lengua, la literatura y la civilización de los países de habla española, lo que he ilustrado tanto por el libro sobre sintaxis del español moderno como por mis demás libros y artículos que versan fundamentalmente sobre las relaciones entre historia, antropología y literatura, siendo mi campo de especialización el Siglo de Oro. Entre mis investigaciones predilectas están las que van unidas al Quijote.

¿Conoce La Mancha? ¿Y Ciudad Real?

He tenido ocasión de viajar por La Mancha, por tierras quijotescas, y de pasar por Ciudad Real. Últimamente, participé como conferenciante en un curso de doctorado sobre moriscos, en Alcázar de San Juan.

El Quijote, libro de cabecera

¿Por qué se especializó en Cervantes? ¿Y en el Quijote?

Como le dije anteriormente mi primer contacto con el Quijote, lo debo a mi padre, que fue profesor, y quien me incitó a leer el Quijote, por ser, según sus propias palabras, "un libro genial y regenerador" (palabras que bien puedo hacer mías). Posteriormente, tuve ocasión de acercarme varias veces a la obra cervantina y a causa del programa de la oposición a cátedra de instituto, tuve que penetrar profundamente en el texto para preparar a mis estudiantes (que ya eran titulares de una maestría) a dicha oposición. Eso fue por los años 1980. Me apasioné tanto con el Quijote que desde entonces es mi libro de cabecera y le he dedicado muchos estudios.

Cervantes y el Quijote

¿Cómo definiría a Cervantes? ¿Y al Quijote?

Para mí, Cervantes es un genio, que se ha ido formando continuamente, con ideas nuevas sobre la invención literaria, sobre las relaciones entre la literatura y la vida, pero al mismo tiempo, un genio que no deja de ser un hombre de esa España en crisis de finales del siglo XVI y principios del siglo XVII, en busca de identidad (como el "Caballero de la Triste Figura"), un hombre muy preocupado por la situación de su país, tanto desde el punto de vista ideológico como político y económico, lo que le ha conducido a barajar muchas de sus ideas y preocupaciones en sus obras, y en particular en el Quijote, gracias a sus inmortales personajes.

El ingente libro cervantino es un libro liberador que utiliza la risa como elemento fundamental, empleando sin cesar la parodia, lo que facilita una profunda reflexión. En el Quijote, se anula el poder de las Autoridades al uso y se invierten los códigos narrativos, dándole al lector una suprema autonomía. La compenetración entre la literatura y la vida conduce a una reflexión crítica sobre otro tipo de narración, abriendo así vías nuevas a la creación literaria, pero asimismo lleva a una reflexión crítica sobre el estado de España.

Siempre actual

¿Por qué es tan importante y universal el Quijote?

El Quijote es un libro que trasciende las épocas históricas, que es capaz de dialogar con nosotros en los códigos de nuestras culturas, cualesquiera que éstas sean, es un libro que viene a ser siempre actual. Para dar sólo un ejemplo, todos luchamos por un ideal de libertad, de justicia y bondad, como don Quijote, y ello, aunque recibamos palos, lo mismo que el hidalgo manchego.

¿Por qué es la obra más importante de la historia de la Literatura Española?

Al darle a la imaginación creadora otras formas de expresión, al abrir cauces nuevos de narración y al establecer nuevas relaciones entre autor, texto y lector, el Quijote aparece como el creador de la "novela moderna". Bien lo decía Milan Kundera en su hermoso libro sobre El arte de la novela, en 1986, al afirmar: "El novelista sólo debe rendir cuentas a Cervantes".

Niveles de lectura

¿Qué edad cree que es la más adecuada para leer el Quijote y extraer el máximo aprovechamiento de su lectura?

Creo que el Quijote (o por lo menos algunos trozos del texto) se puede leer por los niños, con tal de que se dirija y comente su lectura. Dicho de otra manera, no hay edad determinada para acercarse al texto, lo que sí hay son niveles de lectura. Tal vez sea necesario tener cierta cultura y cierta capacidad lectora para entrar en el texto, pues bien es verdad que no todos los lectores leen de la misma manera ni con la misma profundidad: todo depende de la formación, la inteligencia, la capacidad imaginativa, etc. De todas formas, es Cervantes quien le decía al lector, en el prólogo de 1605: “…tienes tu alma en el cuerpo y tu libre albedrío […] y así puedes decir de la historia todo aquello que te pareciere…"

¿Cómo hacer atractivo el Quijote? Recursos pedagógicos para motivar a los alumnos en su lectura.

Se pueden contar trozos del Quijote a los niños, como el de los molinos de viento, insistiendo en su primer nivel de captación, la comicidad. Luego ponerles entre las manos algunos tebeos y comics, bien hechos, que relatan las aventuras de don Quijote y Sancho.

“Sopas de letras”

Además, en varias escuelas, se han utilizado "sopas de letras", con varios niveles de dificultad. En el nivel básico, la lista de palabras a buscar es sustituida por un conjunto de imágenes alusivas al Quijote. De este modo, los niños realizan funciones mentales de inferencia y relación, lo que fija su conocimiento del texto y les incita a una lectura posterior.

Asimismo, en el Centro Educativo de Fuengirola (Málaga), se ha ideado y se ha utilizado en las escuelas un juego para niños de 5 a 10 años, tomando como modelo el juego de la oca. Este juego se titula "En busca del yelmo de Mambrino" y permite que los niños se familiaricen con el texto, teniendo ganas de saber más detalles sobre las aventuras de don Quijote y su escudero, lo que les conduce directamente a leer el relato cervantino.

Ediciones del Quijote

Por fin, se han realizado en los últimos años una ediciones del Quijote completo destinadas a los colegios, como la que ha salido a la luz en la colección "Castalia didáctica", con un material didáctico que facilita la lectura y favorece la orientación de los colegiales.

Por otra parte, no hay que olvidar el poder de la televisión y del cine, con realizaciones como las de Manuel Gutiérrez Aragón sobre la primera y luego la segunda parte de la obra (1991 y 2002, respectivamente).

¿Qué lecturas complementarias serían necesarias para entender mejor el Quijote?

Todo depende del nivel al cual se sitúa ese entendimiento. Como introducción al texto, existen varios "manuales", como el de Martín de Riquer (Barcelona, Teide), el de Murillo (Nueva York, Peter Lang), el de Edward C. Riley (Barcelona, Crítica), etc.

Orientaciones

Para ampliar esas lecturas, se pueden leer libros muy diferentes y es difícil hacer una selección, la cual depende de las orientaciones de cada lector. Sin embargo, en la ed. del Quijote dirigida por Francisco Rico (2 vols., ed. del Instituto Cervantes, Galaxia Gutenberg-Círculo de lectores-Centro para la edición de clásicos españoles, 2005) hay estudios preliminares, lecturas del Quijote, notas al texto y notas complementarias, así como varios apéndices, orientaciones de lecturas sobre diversos puntos y una bibliografía final muy importante. Cada cual, según lo que busque, ha de encontrar lo que necesita.

El Quijote interactivo

¿Qué opina sobre el Quijote interactivo que ha presentado recientemente la Biblioteca Nacional de España?

R.- Yo dispongo de la edición facsímil (hasta en el más mínimo detalle) de la primera edición de las dos partes del Quijote, realizada en 2005 por "Testimonio Compañía Editorial", a partir del ejemplar de la Biblioteca de la Real Academia Española (1a parte) y del de la Biblioteca Nacional de España (2a parte). Para mí es un instrumento de trabajo indispensable.

Ahora, la Biblioteca Nacional pone a la disposición de todos, gratuitamente, el Quijote digitalizado, según los ejemplares de dicha Biblioteca, lo que me parece excelente. Desde su ordenador, - http://quijote.bne.es- cada cual puede ir hojeando y leyendo el texto cervantino en el castellano original, o en el actual, lo que es un verdadero placer, y además facilita muchas comprobaciones para los estudiosos. Por si esto fuera poco, hay dibujos y grabados, según diversas ediciones, canciones de la época, la vida en la España del siglo XVII y "El retablo de maese Pedro" de Manuel de Falla. En total, una encomiable realización.

Lengua del futuro

¿Cómo ve el futuro de la lengua española?

El español está en plena expansión y es objeto de estudio por todas partes, en el mundo entero, tanto en la enseñanza media como en la Universidad. Día tras día, aumenta mucho el número de Hispanistas que, entusiasmados por la riqueza de la lengua y las culturas hispánicas, dedican sus investigaciones a estos campos.

El español, hablado ya por unos 400 millones de personas, está ganando progresivamente la partida en Estados Unidos y aparece como una de las lenguas del futuro, con tal de que los hispanohablantes sepan resistir a la contaminación de construcciones y términos ingleses (o mejor dicho norteamericanos), innecesarios, difundidos por esa lengua vehicular, lingua franca, que, por razones políticas y económicas, ha venido a ser la lengua inglesa.