Puertollano

Hermoso Murillo afirma que el club pasa por problemas de gestión que han de ser resueltos de manera interna

El alcalde de Puertollano dice no a la propuesta del presidente de la UDP

J. Carlos Sanz

08/02/2010

(Última actualización: 09/02/2010 13:00)

Imprimir

Días atrás, José Antonio Navarro, presidente de la UD Puertollano, lanzaba un órdago al Ayuntamiento de Puertollano para que éste se involucrara económicamente en varios proyectos gestados por el club con el afán de mejorar la delicada situación financiera que atraviesa esta entidad deportiva. Navarro mencionó la construcción de una instalación fotovoltaica en el mismo estadio, que estaría colocada en la cubierta de tribuna y también en preferencia, que además vendría complementada con la creación de 1.000 plazas de aparcamiento en el nuevo estadio.

Navarro confiaba en la buena disposición del alcalde para apoyar unas propuestas que según él conllevaría “un beneficio muy importante para nuestras arcas con la comisión sobre venta de la energía allí generado durante 25 años”. Sin embargo, durante su comparecencia esta mañana ante los medios de comunicación, el alcalde asegura que “en los proyectos que propone Navarro no nos vamos a embarcar”.

Un desmarque que de lo dicho por el alcalde obedece a una cuestión de sentido común; Hermoso Murillo entiende que los problemas económicos que atraviesa la UDP son fruto de la gestión interna del club y que han de resolverse de la misma manera. Señala que desde el Ayuntamiento de Puertollano se está contribuyendo, en la medida de sus posibilidades, en el sostenimiento del club a través de ayudas económicas y que esta concesión de dinero se realiza por la naturaleza social de la entidad deportiva que cuenta con un volumen destacable de afición.

“No estoy dispuesto a que se ponga en el techo del ayuntamiento la pelota de la responsabilidad económica del club” aclara el alcalde para quien los problemas económicos existentes en la UDP no pueden ser resueltos por la modificación del proyecto a realizar en el antiguo Cerrú. Es más, el primer edil adelanta que si finalmente hubiera un cambio de titularidad en el club, su conversión en Sociedad Anónima Deportiva, el Ayuntamiento tendría que replantearse su compromiso de colaboración “porque ya no sería destinar una ayuda a un grupo de ciudadanos sino a una entidad privada”.

Por tanto, calabazas para la propuesta que días atrás reveló Navarro quien mostraba su confianza en que si el ayuntamiento daba el visto bueno a esta oferta “nos solucionaría casi hasta el cien por cien el tema de financiación”. Tras la negativa del alcalde, a la UDP no le queda otra que buscar otras vías para enmender su asfixia económica. Este martes habrá una reunión entre el alcalde y el presidente del club. No sabemos qué ocurrirá pero las posturas entre ambos son polarizadas y diametralmente opuestas.