Lleno en el Auditorio "Pedro Almodóvar" para ver la actuación de los concursantes de "Fama"

J. Carlos Sanz

16/01/2009

(Última actualización: 18/01/2009 12:00)

Imprimir

Que los concursantes de “Fama ¡A bailar!” se han convertido en un fenómeno de masas quedó patente anoche con la actuación de cinco de los concursantes de la primera edición en el Auditorio “Pedro Almodóvar” de Puertollano. Allá donde van estos chicos, el baño de multitudes está asegurado y ayer un nutrido grupo de fans y seguidores de este concurso agotaron las 1500 localidades del auditorio para disfrutar con Vicky, Kike, Kiko, Lorena y Miguel que demostraron sus dotes y cualidades como bailarines a través de un espectáculo donde representaron una miscelánea de géneros; desde el funky, pasando por el hip-hop, streetdance hasta el lírico.

La localidad acogió una gira que está recalando en numerosos municipios del territorio nacional. Previamente, y como si fueran magnates o estrellas cinematográficas, Vicky y compañía se pasearon por el centro de Puertollano subidos a un descapotable y recibiendo un arsenal de muestras de afecto que enfervorizados fans puertollanenses les dispensaron.

Dado el tirón mediático que estos chicos poseen, su llegada al Auditorio “Pedro Almodóvar” alcanzó cotas de histeria colectiva. A continuación posaron en el habitual photo-call, que duró más de la cuenta ya que todo quisqui quería fotografiarse con los chicos de “Fama”. Es obvio que Vicky, Kike, Lorena, Miguel y Kiko se han convertido en iconos pero no hay que olvidar que son bailarines, como tantos otros que hay en este país y pese a que no sean conocidos no por ello se les ha eximir del reconocimiento masivo que gozan los chicos de “Fama”.

Un aura de humildad que, de momento, parece seguir existiendo en el discurso de los cinco concursantes que ayer actuaron en Puertollano. Todos coincidían en que el concurso les ha servido como catapulta a la hora de encontrar oportunidades y abrirse paso al mundo del espectáculo pero también son conscientes de la importancia por seguir formándose. De hecho, Vicky, la ganadora de la primera edición, comentaba que el próximo 9 de febrero se marcha a Los Ángeles para disfrutar de la beca formativa que obtuvo gracias a su triunfo. “Será en una escuela internacional de danza y estoy muy contenta porque quiero seguir formándome, ser la bailarina más completa y mejorar cada día” añadía esta menuda joven.

Los que también parecen aprovechar el tiempo son Kike y Lorena que actualmente reciben clases de ballet clásico y danza contemporánea en la Escuela de Artes Escénicas de Carmen Roche. “Seguimos formándonos, la fama es importante pero ante todo somos bailarines” expresa con convicción el pizpireto Kike.

Ante todo ellos quieren mantener los pies en la tierra, repiten varias veces la importancia de una continua formación y no dejarse llevar por el efecto mediático que atesoran. Algo con lo que tienen que lidiar a diario, pues la avalancha de flashes, fanáticos y expectación que estos chavales suscitan tiene que pasar factura de algún modo. En determinados momentos, estos chicos dan la impresión de ser una atracción de feria, cuentan con un manager que en todo momento les dice dónde tienen que ir, con quien fotografiarse y qué hacer, lo cual da una idea del día a día artificioso que rodea a estos chicos. Y es que como decía la profesora de la famosa serie televisiva, y de la que se inspiró el concurso, “la fama cuesta”, es decir, obtenerla es fácil pero ahora bien mantenerla y salir airoso de sus empalagosos efectos secundarios ya es otro cantar. “Nuestro único objetivo es bailar” agrega Vicky como queriendo dinamitar cualquier opinión cuestionable al respecto. Porque ante todo son bailares, lo repitieron hasta la saciedad, y lo de los chicos de “Fama” a fin de cuentas es un cliché que les acompañará toda la vida, para bien o para mal.