Puertollano

Aunque fue aprobada por mayoría absoluta del PSOE, tanto IU como PP criticaron la poca claridad del convenio y exigieron un informe jurídico

LA PERMUTA DEL SECTOR IV-ABULAGAR CAPITALIZÓ EL ÚLTIMO PLENO MUNICIPAL

J. Carlos Sanz

26/10/2007

(Última actualización: 25/08/2008 14:00)

Imprimir

El convenio de permuta suscrito entre el Equipo de Gobierno y la Promotora Almodoveña, por el que el Ayuntamiento cederá más de 50.000 metros cuadrados ubicados en el Sector IV del Abulagar a cambio de la construcción del nuevo estadio de fútbol del Cerrú, se convirtió en el plato fuerte del pleno municipal.

La aprobación de dicho asunto adquirió tintes dramatúrgicos pues el conflicto irrumpió en todos los registros posibles: polémicas, acusaciones, enfrentamientos dialécticos, momentos de distensión para finalmente ser aprobado por la mayoría absoluta que el Grupo Municipal Socialista ostenta.

En cambio, los dos grupos políticos de la oposición, PP e IU, se abstuvieron al no ver satisfechas sus demandas. Ambas formaciones políticas hicieron hincapié en el carácter farragoso de un convenio, que tal y como lo describieron tanto Florentino López como Mª José Ciudad se asemejaba más a un código encriptado que a otra cosa. Y es que la oposición criticó el poco tiempo que dispusieron para estudiarlo a fondo, “nos han dejado apenas 48 horas para su estudio”, se lamentaba el portavoz de IU Florentino López quien echó de menos que el convenio viniera respaldado por el correspondiente informe jurídico. Un visto bueno legal que para el PSOE era suficiente con la firma del Secretario del Ayuntamiento.

Sin embargo, para la oposición tal rúbrica era insuficiente y exigieron al PSOE retirar el punto del pleno hasta que no se llevara a cabo el susodicho informe jurídico. Solicitud que fue desestimada por el alcalde quien insistió en la validez del convenio asegurando que tal y como contempla la ley el acuerdo se había podido cerrar por decreto de alcaldía, “pero lo hemos querido compartir en este pleno por la importancia social del mismo”.

“Las prisas, siempre las prisas” espetó en varias ocasiones la portavoz popular, Mª José Ciudad, quien ni corta ni perezosa llegó a acusar al alcalde de “vender a dedo” más de 50.000 metros cuadrados de parcelas municipales. Para el PP lo más adecuado hubiera sido sacar a concurso público la cesión de las parcelas municipales “al igual que se hizo con el pabellón de congresos y la escombrera del Terry”, recordaba Ciudad. Ante la acusación vertida, Hermoso Murillo pidió al secretario que constara en acta la ofensa y por su parte, Luis Pizarro, en calidad de portavoz del Equipo de Gobierno, criticó que la intención de los populares “es retrasar este proyecto a toda costa”.

En este clima torticero discurrió un debate que se prolongó más de hora y media. Más de uno se preguntaba para qué están las correspondientes comisiones municipales, se supone que es en dicho contexto donde los políticos tienen que discutir a fondo. Y como cabría esperar, a la hora de la votación bastaron los 15 votos del PSOE para aprobar un proyecto de permuta que a juicio de Mª José Ciudad “se ha convertido en la contratación estrella de este gobierno. Habría que proponer al CEU la celebración de un curso de posgrado sobre permutaciones”, ironizó la portavoz popular. Mientras, Florentino López, a modo de agorero, señaló que la permuta realizada está desequilibrada; “permutamos a unos precios muy bajos cuando la edificabilidad de esos terrenos se multiplicará por cinco”.

Una vez superado el shock de la permuta, el pleno transcurrió con normalidad. A señalar la aprobación de la modificación de tasas fiscales propuesta por el PSOE, quien en un gesto de bonhomía, incluyó tres de las cuatro enmiendas presentadas por IU. También, se aprobó la declaración de la Calle Numancia y alrededores como Zona Acústicamente Saturada.

Finalmente, la solicitud de IU para que la Concejala de Hacienda compareciera con objeto de explicar el cambio de uso del edificio “Retro” en una franquicia de comida rápida fue desestimada por la mayoría absoluta del PSOE. Así que ni hablar del peluquín. Y colorín colorado así terminó un pleno farragoso.