Hasta finales de año, con entrada gratuita presentando la tarjeta de ciudadano

MUSEO DE LA MINERIA DE PUERTOLLANO

El Proyecto original del Museo de la Minería de Puertollano fue una iniciativa del Ayuntamiento de Puertollano financiado con fondos FEDER, fondos municipales y la Diputación provincial, con un presupuesto total cercano a los tres millones de euros entre el Museo propiamente dicho y la urbanización de los accesos.

La Comarca

04/10/2006

(Última actualización: 25/08/2008 14:00)

Imprimir

El Museo está instalado en el Parque del Pozo Norte donde hace años se encontraban las instalaciones mineras más importantes del óvalo norte de la cuenca minera. Consta de un edificio y de una mina imagen (maqueta a escala real). El edificio simula un taller de selección (zona de clasificación de los carbones por tamaños) que rodea al castillete original por todos su lados excepto por el sur, dando la impresión que el edificio embute al castillete. La mina imagen nos muestra un recorrido cronológico por las diversos tipos de explotación realizados en las instalaciones mineras de interior en la ciudad de Puertollano desde los años 1875 hasta el año 1975, cuando se produce el cierre el cierre definitivo de las minas de interior.

En el edificio del museo se realiza un recorrido que nos muestra la evolución de Puertollano desde el Carbonífero hasta el cierre de las minas. Nos enseña cómo se formó el carbón por la acción de las erupciones volcánicas sobre la fauna y vegetación existente en ese período. Más adelante encontramos la sección de paleontología con fósiles típicos del carbonífero. Los más interesantes son: un árbol fosilizado de tres metros de altura, los restos de un anfibio y las pisadas dejadas en el cieno fosilizado por un ejemplar único en Europa.

La sección los orígenes de la minería en España nos pone de manifiesto la importancia de esta actividad en la Península Ibéricas desde el Calcolítico hasta época tardorromana, incidiéndose en todas las culturas que han arribado desde el Mediterráneo Oriental para intercambiar metales con las culturas autóctonas.

Posteriormente se nos muestra la evolución histórica de la ciudad, desde el Paleolítico inferior hasta el descubrimiento de las minas en dos secciones: los orígenes de Puertollano y el Puertollano preindustrial. En la primera sección encontramos materiales de las culturas que poblaron el término municipal de la ciudad hasta 1458, año en que la Peste Negra diezma a la población; la siguiente nos muestra una sociedad agropecuaria que apenas modificó su forma de vida hasta el descubrimiento del carbón en el año 1873.

A partir de esta fecha la visita del Museo se centra en aspectos relacionados con la minería y cómo ésta transformó el núcleo urbano rural en la una ciudad industrial. El apartado “El Descubrimiento” hace referencia al hallazgo casual del carbón por unos ingenieros de la compañía Loring (Heredia y Larios) y a la implantación de las primeras explotaciones en 1875 de la mano del Conde de Valmaseda.

“Los trenes del Carbón” se centra en la importante red de ferrocarriles que se desarrollan tanto en el circuito minero como en las redes de privadas que se establecen para transportar los minerales del Valle de Alcudia y el carbón de Puertollano.

“El Carbón y su Mundo” hace un análisis de los tipos de carbones que existen, así como sus aplicaciones y utilidades, ya sea como combustibles, alquitranes, joyas o esculturas.

El apartado “Mineros” y “El Rincón del Minero” se centra en las actividades realizadas en las minas por los trabajadores de la cuenca de Puertollano. En el rincón podemos ver muchas de las maquetas realizadas por los antiguos trabajadores que explican el funcionamiento de la maquinaría empleada en las mina.

Por último “El Vestuario” es el punto más social de la minería, donde los trabajadores compartían experiencias y vivencias, siendo el lugar más intimista de la visita.

Por lo que respecta a la mina imagen se trata de una recreación de los diversos medios de explotación que se han aplicado en la minería de interior del carbón desde sus inicios hasta el cierre definitivo.

Se accede por una jaula que nos traslada al embarcadero, de allí se avanza por una galería principal entibada en madera hasta que llegamos a una explotación con el método tradicional de barrenar mediante una maquina de barrenar de escalera, picar mediante picos mineros y cargar las vagonetas con palas. La siguiente explotación se desarrolla en una zona más mecanizada entibada en madera con scrapper y transporte blindado. Se pasa hacia un avance donde se dispone el sistema de barrenos para una deflagración.

Más adelante llegamos a la zona más mecanizada durante los años sesenta del siglo XX con una explotación con coladero en “V” donde todavía la entibación es en madera. Después pasamos a un frente de explotación en pizarra bituminosa donde se muestra una rozadora de espada fija y un duck pik.

En una fase cronológica más moderna con el sistema de explotación por derrumbe que coincide con los finales de los años 60 e inicio de los 70 del siglo XX encontramos los dos últimos sistemas de explotación de las minas de interior de Puertollano, el primero con una rozadora de espada móvil sobre transporte blindado y entibación mediante pilares de fricción. El segundo tipo de explotación es el cepillo sobre transporte blindado y pilares hidráulicos.

Visitando la mina imagen podemos hacer un recorrido por el interior de una mina y por las distintas técnicas de explotación de carbón desde el rudimentario y efectivo sistema de cámaras y pilares utilizados desde la antigüedad hasta sistemas mecanizados como transportes blindados, rozadoras o cepillos. Cuando se recorren sus galerías el visitante se siente transportado a un mundo recóndito donde todo es desconocido y evocador, donde se recrea el ambiente de las duras condiciones de trabajo de los mineros y los peligros que siempre acechan en las galerías.