El método “Jero” lo ha hecho posible

UNA JOVEN DE ARGAMASILLA CON UN 98% DE PÉRDIDA AUDITIVA, HA CONSEGUIDO APRENDER MÚSICA Y TOCAR EL PIANO

El caso de Purificación Blanco es un ejemplo de cómo la música puede llegar a convertirse en un camino de integración personal. Gracias al método “Jero”, creado por su profesor de música y su intérprete de lenguaje de signos, Puri es capaz de solfear e incluso de tocar el piano y lo más importante, integrarse con sus compañeros y superar todos sus miedos.

Elena Cámara

20/02/2006

(Última actualización: 25/08/2008 12:00)

Imprimir

Una alumna del instituto Alonso Quijano de Argamasilla de Calatrava ha logrado aprender a solfear y a tocar el piano, a pesar de tener un 98% de pérdida auditiva en ambos oídos. Gracias al método “Jero”, creado por su profesor de música, Jesús Sánchez Martín y su intérprete del lenguaje de signos, Rosa Castillo. Pero lo más importante de todo no es lo que ha aprendido, sino la posibilidad que le ha dado de integración y de superación personal, dejando atrás los miedos que tenía cuando hace tan solo unos meses comenzó el curso en este instituto. Anteriormente Purificación Blanco, como así se llama la protagonista de esta enternecedora historia, había estado en un centro especial en Madrid. Al llegar este curso, Puri ingresó en el Alonso Quijano de Argamasilla de Calatrava. Al principio los profesores se encontraron con la dificultad de la comunicación hasta que llegó la intérprete, Rosa Castillo, que junto al profesor de música estudiaron la manera de poder conseguir que esta chica aprendiera las notas, las interpretara e incluso pudiera llegar a tocar un instrumento. “Le inventamos un método a base de signos, llamado método “Jero” que la semana pasada se patentó en la propiedad intelectual, un método de lectura musical para personas sordas que adapta en un lenguaje de signos las notas musicales”, explicaba Jesús Martín.

Tan solo han pasado cuatro meses desde que empezaron a poner en práctica este proyecto de investigación de lectura musical para sordos y hoy por hoy, Puri ya es capaz de tocar el piano. A juzgar por su rostro y por la capacidad que tiene de asimilar las cosas, su profesor está convencido de que ella puede sentir la música aunque no pueda oírla. “Me siento muy feliz y muy contenta de sentir la vibración de las notas en la yema de los dedos”, afirmaba Purificación Blanco, quien confesó que al principio de curso odiaba la música porque le aburría mucho. Ahora todo ha cambiado e incluso confiesa que le gustaría ser directora de orquesta de mayor.

El método “Jero”, además de permitirle aprender música, ha supuesto mucho más para ella. Gracias a él han mejorado las relaciones con sus compañeros y ha eliminado los miedos con los que llego al principio de curso, “ahora algunos compañeros saben lenguaje de signos y me piden que les enseñe y ellos me enseñan a mi a tocar la flauta”, manifestaba Puri, quien demostró ser un ejemplo de superación personal en todos los aspectos, ya que ahora también está aprendiendo a hablar.

Jesús Sánchez y Rosa Castillo quieren probar este método en otros afectados por perdida auditiva, ya que han comprobado que gracias a él personas como Puri pueden superar multitud de barreras.