Ha puesto de manifiesto los valores arqueológicos y paleontológicos de este municipio

MONTES NORTE ELABORA LA CARTA ARQUEOLÓGICA DE ALCOLEA DE CALATRAVA

ASOCIACIÓN DESARROLLO MONTES NORTE

12/12/2005

(Última actualización: 24/08/2008 12:00)

Imprimir

La Asociación de Desarrollo Montes Norte ha concluido los trabajos de elaboración de la carta arqueológica de Alcolea de Calatrava, municipio donde se han localizado numerosos restos arqueológicos y paleontológicos que ayudaran a reconstruir su pasado.

Este trabajo se enmarca dentro de los trabajos que desde la Asociación de Desarrollo Montes Norte se están realizando para elaborar la Carta Arqueológica-Paleontológica- Etnográfica e Industrial de los distintos municipios que forman la asociación, y con los que se pretende ofrecer un mayor conocimiento patrimonial de la comarca.

Desde el punto de vista paleontológico, en Alcolea de Calatrava se localiza el yacimiento de Las Higueruelas, incoado BIC en 1988, un yacimiento del que no se conoce su cronología con exactitud, pero se estima que tiene unos 3, 3 millones de años aproximadamente y pertenece al Plioceno Tardío, época del Terciario.

El yacimiento de Las Higueruelas está situado sobre una antigua caldera volcánica y próximo a dos centros de emisión, al este el volcán Cabezo de Moro y al sur el Juan de la Puerta.

Se conoce desde 1935 pero fue en 1971 cuando se llevaron a cabo las primeras excavaciones, que continuaron entre los años 1980-83 y 1984-91.

En total, se han localizado 1.118 fósiles pertenecientes a diferentes especies de mamíferos, aves, reptiles, anfibios e invertebrados.

Respecto a como pudo formarse el yacimiento, la hipótesis más consistente es que no se deba a un depósito único, sino que hayan sido varios depósitos ocasionales de intensidad variable.

En cuanto a su evolución histórica y arqueológica existe un acusado poblamiento que va desde el Paleolítico hasta nuestros días y que se refleja en otros yacimientos, como los adscritos a la Edad del Bronce; yacimientos en altura con un marcado carácter defensivo y localizados en una situación estratégica con un amplio control visual.

La elaboración de la Carta Arqueológica también ha puesto de manifiesto la conocida como Sierra de la Cruz, cerro en el que se desarrolla un intenso poblamiento en diferentes épocas de la historia y en el que actualmente se pueden observar restos de tumbas excavadas en la roca y una pequeña ermita posterior.

Para el caso de Alcolea de Calatrava en la Edad Media, varios autores coinciden sobre la existencia de pequeños poblados de la época musulmana, del que tal vez, el más importante fuera precisamente el actual pueblo.

Desde el comienzo de la Reconquista, ya figuraba en el siglo XII el castillo de Benavente, situado en el límite de este término con el de Ciudad Real, que debió tener gran importancia estratégica, por cuanto figuraba reiteradamente entre las primeras pertenencias de la Orden de Calatrava frente Alarcos, en situación cercana al otro lado del Guadiana, lo que indica que este paso era importante en esa época, según el historiador, Corchado Soriano.

Según se recoge en la Carta Arqueológica, sobre el castillo de Benavente se sabe que Gregorio VIII en 1187, e Inocencio III en 1194 y 1214 lo señalan entre las posesiones de la Orden de Calatrava

Hoy en día, del castillo de Benavente sólo se pueden contemplar parte de sus estructuras enterradas en la tierra y el topónimo que hace referencia a un antiguo lugar de ocupación.

Este castillo fue de la Encomienda de Calatrava, sufriendo una despoblación a partir de la expulsión de los moriscos y en 1751 se registró que tenía siete vecinos, según los estudios de Hervas y Buendía.

El trabajo recogido en la Carta Arqueológica pone de manifiesto que durante los comienzos del señorío de la Orden de Calatrava, el desarrollo del núcleo poblacional de Alcolea de Calatrava estuvo condicionado por la importancia del castillo de Benavente.

De hecho, todavía en 1329, con ocasión de un pleito entre la Orden de Calatrava y el concejo de Villa Real, figuraba Alcolea como una de las aldeas del castillo de Benavente, y no es hasta el siglo XIII cuando consigue constituirse en la cabeza de una encomienda Calatrava.

La Encomienda de Alcolea de Calatrava reunió a la primitiva de Benavente y la transitoria de Almadén y su último comendador fue Diego Godoy, que estuvo hasta 1810, cuando fue despojado de ella por ser simpatizante del partido francés.