Argamasilla de Calatrava
Se celebrará un pleno en octubre para tratar de redefinir esta entidad

FERNANDO CALSO: "ES PRECISO DAR UN GIRO A LOS OBJETIVOS DE LA MANCOMUNIDAD MANCHA INDUSTRIAL"

J. Carlos Sanz

22/09/2005

(Última actualización: 24/08/2008 14:00)

Imprimir

Redefinir la Mancomunidad “Mancha Industrial”. Esta es la propuesta que Fernando Calso, actual presidente de esta difusa entidad, planteará a los otros tres componentes de la misma, los ediles de Puertollano, Almodóvar del Campo y Villamayor, en el pleno que se celebrará durante la primera quincena de octubre.

“Mancha Industrial” se creó con la intención de fomentar la implantación de empresas en la comarca y así relanzar el desarrollo socioeconómico. Para ello, se apostó por la creación de un macropolígono industrial que tendría una extensión mastodóntica de un millón de metros cuadrados. Sin embargo, han transcurrido varios años y no sólo no se ha creado el macropolígono si no que la propia Mancomunidad ha entrado en un proceso de crisis de identidad que la está abocando a cuestionarse su propia existencia.

Las causas hay que buscarlas en el desarrollo industrial del polígono La Nava de Puertollano que ha eclipsado cualquier propuesta de la Mancomunidad. Calso es consciente de las ventajas económicas y la refundación en empleo que traerá la implantación de empresas en La Nava “no sólo para Puertollano sino para toda la comarca y sería una imprudencia no apoyar esta iniciativa”. A pesar que La Nava haya dado al traste con el proyecto de creación de un macropolígono, Calso considera que no debe ser obstáculo para que la Mancomunidad se replantee otros objetivos y de paso, gestar una nueva identidad.

“Mancha Industrial” debe dar un giro radical con respecto a los objetivos por los que se creó. “En la comarca vivimos actualmente una coyuntura de desarrollo económico que antes no había. Está claro que los cuatro municipios debemos ir de la mano y seguir apostando por la expansión industrial de sus correspondientes polígonos”, señala Calso para quien quizás es buen momento para que la Mancomunidad se enfoque en el ámbito hidrográfico, convirtiéndose en un órgano de presión para garantizar el suministro y abastecimiento de agua a los cuatro municipios integrados en la entidad. “Hasta ahora hemos estado obcecados con el macropolígono y deberíamos centrarnos en otras cuestiones más urgentes para las cuatro localidades como es el agua”, apostilla Calso.

Por otro lado, el Partido Popular denunció días atrás en el pleno de la Diputación Provincial, desconocer dónde se estaban destinando los más de 20.000 euros de subvención que el órgano provincial concedió a la Mancomunidad. Calso sofoca las llamas de la duda asegurando que esta cantidad se ha destinado exclusivamente a gastos de mantenimiento del personal de la mancomunidad, es decir, al pago de los sueldos del interventor y secretaria con que cuenta la entidad.

También quiso curarse en salud ante posibles sospechas de despilfarro, y comentó que la subvención que en su día se solicitó desde la Mancomunidad a la Junta de Comunidades para la adquisición de terrenos, finalmente ha sido desestimada, al no llevarse a cabo dicho proyecto.