Así lo expresó al concluir la II Conferencia de Presidentes celebrada en el Senado cuyo resultado fue satisfactorio

BARREDA: “CON EL ACUERDO ALCANZADO, CASTILLA-LA MANCHA VA A TENER MAYORES POSIBILIDADES DE MEJORAR AÚN MÁS SU SANIDAD”

El presidente del Gobierno castellano-manchego valoró de manera positiva el ofrecimiento del presidente del Gobierno de alcanzar los 1.700 millones de euros. José María Barreda explicó que ello permite conseguir más recursos, mejores garantías, una mayor estabilidad en el sistema y el compromiso de adelantar importantes cantidades a las comunidades autónomas. Señaló que en la oferta se recoge un buen número de las propuestas de la Región planteadas en el Consejo de Política Fiscal y Financiera.

Presidencia de la Junta

10/09/2005

(Última actualización: 25/08/2008 12:00)

Imprimir

El presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda, aseguró, al término de la II Conferencia de Presidentes celebrada en el Senado con el asunto de la financiación sanitaria como único punto en el orden del día que, “con la oferta del presidente del Gobierno y el acuerdo alcanzado, Castilla-La Mancha va a tener mayores posibilidades de mejorar todavía más su sanidad”.

El presidente Barreda inició de este modo su valoración del resultado final de esta II Conferencia de Presidentes, que superó las cinco horas de reunión, y que a su juicio se resume en el hecho de que “se han conseguido más recursos, mejores garantías, una mayor estabilidad en el sistema sanitario y el compromiso del Gobierno de adelantar importantes cantidades a las comunidades autónomas”.

1.700 millones de euros es la oferta del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, según explicó él mismo en rueda de prensa. A ello se unirían otros 1.365 millones de euros que recibirían, con dos años de antelación, de la liquidación del Sistema de Financiación. Eso significa, en la práctica, y en opinión de José María Barreda, que Castilla-La Mancha, por ejemplo, ve incrementados sus recursos para atender mejor la inversión sanitaria.

El presidente del Ejecutivo castellano-manchego recordó que la Comunidad Autónoma ya negoció bien en su día las transferencias sanitarias lo que le ha posibilitado afrontar con garantías el importante esfuerzo que se está realizando para paliar un déficit histórico que se arrastra en el tiempo más allá de constituirse el Estado de las Autonomías.

Ello ha permitido, según indicó, ampliar y construir nuevos hospitales, incorporar alta tecnología, incrementar servicios y recursos humanos, mejorar la asistencia primaria y disponer de nuevos consultorios, centros de salud y centros de especialidades. Ahora, tras este acuerdo, se pueden dar nuevos pasos, explicó el presidente de Castilla-La Mancha.

“Castilla-La Mancha necesitaba un acuerdo de estas características”

“Castilla-La Mancha necesitaba un acuerdo como éste que mejora nuestra sanidad –precisó José María Barreda-, y en el que, además, se han recogido un buen número de las propuestas que planteó en nombre del Gobierno la consejera de Economía y Hacienda en el último Consejo de Política Fiscal y Financiera”.

Barreda concretó algunos aspectos de este acuerdo como: la transferencia a las comunidades autónomas, que de una previsión inicial de 450 millones de euros se ha pasado a 500 millones para el año 2006 y 600 millones para el ejercicio de 2007; se han fijado 50 millones de euros más para el plan de calidad del conjunto del sistema sanitario; un incremento en el fondo de cohesión sanitaria de 45 millones de euros; la transferencia de 200 millones de euros a las comunidades autónomas para compensar la asistencia a extranjeros o 100 millones de euros para compensar los accidentes de trabajo y enfermedades profesionales; o la creación de un fondo presupuestario de 500 millones de euros anuales para aquellas comunidades cuyos ingresos asignados a sanidad evolucionen por debajo del PIB nominal.

En definitiva, para el presidente de Castilla-La Mancha son aspectos que avanzan en la mejora del sistema sanitario. Además, en el caso de nuestra Comunidad Autónoma, junto a la variable de población se tienen en consideración otras importantes como el envejecimiento o la garantía de evolución de ingresos al Producto Interior Bruto (PIB).

Según puso de manifiesto, la propuesta del Gobierno central supone un paso más para la mejora de la gestión sanitaria y el estudio de su financiación.

Por último, Barreda hizo referencia a otros dos asuntos. Por un lado, el hecho de la corresponsabilidad fiscal que las comunidades autónomas deben tener con el Estado, con avances también en este aspecto. Por otro lado, la garantía de que los acuerdos fijados hoy en esta II Conferencia de Presidentes no podrán ser modificados ni alterados en ningún caso por el Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF).

El CPFF, cuya convocatoria se llevará a cabo en próximas fechas, únicamente abordará aspectos técnicos y la distribución de los fondos.

El presidente de Castilla-La Mancha fue recibido a su llegada al Palacio del Senado por el presidente de la Cámara Alta, Javier Rojo. José María Barreda llegó a las 9.35 horas puntual a la cita, minutos después de hacerlo el presidente de Navarra, Miguel Sanz, y por delante del presidente de Aragón, Marcelino Iglesias.

El presidente castellano-manchego estuvo acompañado en su llegada y, posteriormente, en su comparecencia ante los medios de comunicación por los consejeros de Economía y Hacienda, María Luisa Araújo, y Sanidad, Roberto Sabrido.

Detrás del presidente del Gobierno

En la tradicional foto de familia, en el Antiguo Salón de Sesiones, el presidente Barreda se colocó en el centro de la segunda fila, justo detrás del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y estuvo flanqueado por los presidentes de Canarias, Adán Martín, y Navarra, Miguel Sanz. Precisamente, éste último también fue situado junto al presidente castellano-manchego en el Salón de Pasos Perdidos –la sala de la reunión-. Al otro lado de Barreda se encontraba Francisco Camps, presidente de la Generalitat valenciana.

Muy próxima a ese Salón de Pasos Perdidos, en la Sala de Cuadros del Senado, la organización de esta II Conferencia de Presidentes volvió a situar la sala de prensa de Castilla-La Mancha –al igual que en la primera edición-, donde José María Barreda atendió a los medios de comunicación acreditados para este evento.

En esta misma zona de la Cámara Alta también se encuentra la histórica Biblioteca, una de las salas más visitadas, y, curiosamente, también en estas proximidades, de manera temporal con motivo del IV Centenario de la primera edición de El Quijote, a la entrada del Senado se ha colocado una exposición de la obra de Cervantes con distintas ediciones datadas entre 1780 y este mismo año 2005.

Tras la rueda de prensa, el presidente de Castilla-La Mancha, junto al resto de presidentes autonómicos, se desplazó al Palacio Real para asistir al almuerzo oficial ofrecido por los Reyes de España. Allí fueron recibidos por Don Juan Carlos y Doña Sofía, así como por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que llegó al Palacio con anterioridad. Una cita que, como ya ocurriera en la anterior cita se vio retrasada por la duración de la reunión.