PROTAGONISTA

“En la novela histórica
la ficción y el respeto histórico deben darse la mano”



Toledo muy presente en la obra de Ricardo Sánchez
Intuición Grupo Editorial publica en el mes de noviembre una nueva hornada literaria. “Sólo navegaron sus sueños” de Rafael Sánchez Candelas es una de las tres obras de inminente publicación. Conversamos con su autor sobre esta novela histórica ambientada en la ciudad de Toledo.

José Carlos Sanz

“Sólo navegaron sus sueños” es la tercera incursión literaria de Ricardo Sánchez Candelas. Se trata de una novela histórica que gira en torno a la figura del italiano Juan Bautista Antonelli, ingeniero hidráulico que llevó a cabo, infructuosamente, el proyecto de navegación del Tajo entre Toledo y Lisboa, que le fue encomendado por el entorno inmediato de Felipe II. Una obra, que como indica Sánchez Candelas, “viene a ser un complemento de la anterior”, Las grullas del otoño volaron sobre el Tajo, una novela de ambiente histórico en la que, sobre la trama de una historia de amor, se descubre el complejo mundo que en la ciudad del Tajo rodeó de dificultades la construcción del Artificio de Juanelo Turriano, el relojero cremonés del Emperador Carlos V. En “Sólo navegaron sus sueños” la corte de los Austrias sigue teniendo especial protagonismo. El proyecto de navegación sobre el Tajo es un encargo de Felipe II. Una propuesta que finalmente se frustró, coincidiendo con la muerte del propio monarca en 1597. Esta circunstancia histórica le sirve a Ricardo Sánchez para reconstruir un entorno ficticio que refleja la sociedad toledana de la época, las dificultades existentes para llevar a cabo el proyecto de navegación y todo ello entremezclado con una historia de amor entre una persona vinculada a Antonelli y una joven toledana. Nuestro protagonista se ha servido de ingente documentación histórica, ya que a su juicio “toda novela histórica debe ser mínimamente respetuosa con los hechos que cuenta. Debe haber un respeto al marco histórico de la narración y éste debe ser compatible con la inclusión del elemento de ficción”.

Toledo como escenario

El título de la novela alude al contexto que describe. Como Ricardo Sánchez señala, “sobre el proyecto de navegación en el Tajo, sólo navegaron ilusiones, sueños, quimeras pero no una navegación perdurable porque finalmente no pudo realizarse”. Asimismo se incide en un trasfondo político muy en boga en aquella época, la rivalidad entre Sevilla y la propia ciudad toledana. La oposición más virulenta a este proyecto de navegación la personificó el puerto de Sevilla, y más concretamente la Casa de Contratación de las Américas, que junto a la negativa de otros sectores retrógrados supuso una oposición decisiva para echar por tierra el proyecto de navegación entre Toledo y Lisboa. Con esta obra, Ricardo Sánchez da por terminado su interés por la temática histórica. A partir de ahora su producción literaria se centrará en la narrativa actual y en ella podremos encontrar connotaciones comprometidas con los tiempos que vivimos.

Trayectoria literaria

Su trayectoria literaria es extensa. Ricardo Sánchez escribe desde que tiene uso de razón, si bien sólo ha publicado tres novelas. La primera de ellas, “De árboles en Toledo” (1999) es el resultado de su interés por la botánica, materia que está muy relacionada con su profesión, Ingeniero de Montes. Una novela, que según asegura, “se ha convertido en un clásico de la literatura toledana” y en la que asistimos a la descripción de la ciudad de Toledo utilizando como elementos del discurso los árboles, las plazas, los jardines, los paseos, etc. Una especia de recreación de Toledo vista desde la perspectiva de una persona que ama la botánica. Después publicó “Las grullas del otoño volaron sobre el Tajo” (2000), una biografía literaria sobre la figura de Juanelo Turriano, relojero cremonés del emperador Carlos V. Ricardo Sánchez le dio este título con un sentido metafórico, “la grulla es metáfora de la decadencia y me sirve para ejemplificar el ocaso urbanístico y social de Toledo. Una ciudad decadente en la época que describo, que abandona sus deudas históricas, lastrada y mermada por su pesadumbre que actúa en detrimento de las iniciativas de desarrollo y progreso”. Este interés por dos figuras poco conocidas, Antonelli y Turriano, guarda relación con el espíritu de la época. “Son dos almas gemelas, dos personas impulsadas por el brío renacentista que recalan en Toledo y al servicio de los Austrias”. Antonelli y Turriano tienen en común “ese punto de pasión por lo nuevo, las alternativas. Son dos personas de inquietudes ambiciosas para su época, que lucharon contra todo tipo de elementos y dificultades que pusieron en peligro la ejecución de sus proyectos, hasta el punto que fueron insalvables”.

Ricardo Sánchez Candelas

Ricardo Sánchez Candelas nació en Toledo en 1940. Ingeniero titulado en la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Montes de Madrid. Tras una primera y breve experiencia profesional en Cataluña, pronto regresa a Toledo. En los servicios provinciales del Instituto Nacional para la Conservación de la Naturaleza, se le encomienda la puesta en marcha de la Escuela Nacional de Caza. Asimismo, promueve y participa en la mayoría de las iniciativas que en su momento impulsaron la alternativa democrática en España. Escribe artículos conservacionistas en revistas especializadas y es invitado a dar conferencias y seminarios de formación ambiental. Entre 1981 y 1989 desarrolla una intensa actividad de proyección pública y política. Representa a Toledo como Senador en la Segunda legislatura, y en la Tercera como Diputado en las Cortes Generales. En 1987 accede al cargo de Concejal del Ayuntamiento de Toledo, responsabilidad en la que se mantiene hasta 1991. En 1999 publica su libro “De árboles en Toledo”, que lo define como un recorrido por la ciudad de Toledo a través de sus árboles. Poco más de un año después, “Las grullas del otoño volaron sobre el Tajo”.

<<< Página Anterior Página Siguiente >>>