Edición mensual - Junio 2011 - Puertollano

El PSOE gobernará en Puertollano con mayoría simple y con la obligación de alcanzar acuerdos puntuales con PP e IU

La soledad del vencedor

J. Carlos Sanz

Nº 236 - Puertollano

Imprimir

El escenario político resultante de las elecciones municipales celebradas el 22 de mayo otorgó una victoria ajustada del PSOE, lo que se traduce en la pérdida de la mayoría absoluta y tener que pasar por el calvario de la mayoría simple. Una legislatura donde la gobernabilidad del ayuntamiento puertollanense se la tendrá que ganar el PSOE día a día, ya que se descarta cualquier pacto de gobierno con Izquierda Unida. Los socialistas emprenden una navegación en solitario que contará con apoyos puntuales de los otros dos grupos políticos con representación en la corporación municipal aunque no exenta de dificultades. Será una legislatura muy distinta de la anterior, satinada de sesudos debates plenarios, duras negociaciones por sacar adelante acuerdos importantes como la aprobación definitiva del Plan de Ordenación Municipal, los presupuestos municipales así como las ordenanzas fiscales. El consenso será más que nunca un recurso político que el equipo de gobierno tendrá que buscar con ahínco durante una legislatura marcada por la austeridad, la llegada a cuentagotas de inversiones y la re-ducción de la deuda en las arcas municipales.

La crisis económica pasó factura al gobierno local. Por más que la candidatura socialista encabezada por Joaquín Hermoso se afanó en trasladar a la ciudadanía un mensaje de discriminación, de diferenciar las políticas municipales con las nacionales, el descontento social hizo mella en el PSOE. Los socialistas obtuvieron la victoria con un 45,4% de votos frente al 39,7% del PP, 11,3% de IU y casi 3,5% para UPyD. Traducido en concejales, la agrupación socialista pierde la mayoría absoluta de las pasadas legislaturas al pasar de 15 a 12 concejales; mientras el PP incrementa su presencia en la corporación municipal pasando de 8 a 10 concejales. IU, la tercera fuerza política con representación, obtiene tres concejales.

Junto a Toledo y Cuenca, Puertollano será una de las tres grandes ciudades castellano-manchegas que tendrá un gobierno municipal socialista. Además, teniendo en cuenta la victoria del PP en las autonómicas de Castilla-La Mancha el nuevo escenario político sitúa a la ciudad industrial como el único bastión socialista de importancia en la provincia junto con Valdepeñas.

Valoración del PSOE: Varapalo autonómico y alegría contenida por la victoria local

Tras conocer los resultados, y consciente del varapalo sufrido a nivel autonómico, Joaquín Hermoso Murillo encarnaba el sentir agridulce de los socialistas en el municipio. Lo que podía haber sido una fiesta total (en el caso de que el PSOE hubiera ganado las autonómicas) se tornó en alegría contenida como así se desprendía de la primera valoración efectuada por el alcalde electo. “El PSOE ha ganado las elecciones en Puertollano una vez más” fueron las primeras palabras pronunciadas por Hermoso Murillo en una noche de evidentes contrastes en la sede socialista. Pese a la decepción por los resultados electorales en Castilla-La Mancha, el ganador de las municipales recordaba que la formación socialista recibe nuevamente la confianza mayoritaria en la ciudad industrial “para seguir gobernando”. Admitía la reducción notable de concejales y que a partir de ahora el PSOE deberá gobernar en solitario. Extrapoló los malos resultados al contexto general de descontento hacia el PSOE estatal “donde hemos obtenido los peores resultados de la historia democrática” y apeló a llevar a cabo una reflexión profunda en el seno de la agrupación socialista en todo el país. Aunque se mostró contento porque, al menos, la Diputación Provincial seguirá siendo gobernada por el PSOE “lo que hace ver que esta provincia será de las pocas que tenga un presidente socialista en la Diputación”.

Una alegría disminuida por el efecto arrollador del PP a nivel regional que para Joaquín Hermoso se deberá traducir en motivo de reflexión en el seno socialista. Recordó que el PSOE, a nivel municipal, no necesitará pactar con IU para gobernar “porque la mayoría que se nos da nos hace tener dos concejales más que el PP y la democracia nos dice que hemos de gobernar”. Un gobierno que según Hermoso Murillo estará determinado por “las pautas que mi partido quiere para Puertollano y con la mano tendida a todo el mundo”. Dejó claro que el PSOE no precisará de IU para un gobierno de coalición y recordó que el día a día de la gestión municipal deberá ser regido por la agrupación más votada.

Sin embargo, el reelegido alcalde de la localidad calificó de “gran injusticia” la derrota de Barreda en Castilla-La Mancha a sabiendas del trabajo realizado en la región. El nuevo escenario político en la comunidad autónoma obliga a que Hermoso Murillo pida al gobierno del PP “que trabaje desde la cercanía, desde la integridad regional y que lo haga teniendo en cuenta los intereses de la región y no de un partido político”. A nivel del gobierno local aseguró que el PSOE mostrará lealtad institucional al nuevo gobierno y expresó su deseo porque el trato que el gobierno de Cospedal dispense a Puertollano “sea el que esta ciudad merece porque si no, no se entenderá”. Insistió en que desde el PSOE puertollanense la relación con el nuevo ejecutivo autonómico será “pedirle, exigirle y colaborar en aquello que sea bueno para esta ciudad”.

Hermoso Murillo reconoce que la derrota electoral del PSOE en la región conlleva a una reflexión en profundidad; “nuestro partido a nivel regional y nacional deberá analizar qué hay que hacer para ganar unas elecciones porque en Puertollano nunca las hemos perdido”. Está seguro que desde esa óptica el PSOE local deberá servir de ejemplo y ser un referente potente a la hora de exportar un modelo de gobierno eficaz, “que nunca ha perdido unas elecciones”.

Entusiasmo en el PP por la victoria en la región

Donde la alegría se desbordó por completo fue en la oficina de la candidata del PP. Aunque la agrupación popular no obtuvo sus mejores resultados, eso no fue óbice para que Mª José Ciudad y su equipo calificara de “estupendos” los resultados obtenidos en Puertollano. Desveló que se había logrado el objetivo principal, que el PSOE no obtuviera mayoría absoluta para finiquitar el “aquí hago lo que quiero y cuando quiero, eso se ha acabado esta noche”. Ciudad mostró su entusiasmo porque por vez primera “el PP gobernará en Castilla-La Mancha”. Un cambio que para Ciudad redundará positivamente en la región y por extensión en Puertollano donde a su juicio comienza una legislatura “preciosa”, cuatro años que en la vertiente política supondrán una “regeneración democrática jamás conocida en el ayuntamiento y estamos muy contentos”.

Con diez concejales (dos más que en las pasadas municipales) Ciudad se plantea una oposición constructiva y cree que existirá bastante entendimiento entre la corporación local. Aunque se mostró eufórica porque el PSOE perdiera la mayoría absoluta en Puertollano por lo que habló de una legislatura “apasionante” que será propicia para las aportaciones, las reuniones y la recuperación de la transparencia en el consistorio. “Se nos presenta una legislatura estupenda” remachó la popular.

IU no hará pacto de gobierno con el PSOE

En la sede la tercera fuerza política que obtuvo representación municipal los ánimos también estaban por las nubes. IU se atribuye una victoria moral en las elecciones y Florentino López no ocultó la satisfacción por haber obtenido 1.000 votos más con respecto a las pasadas municipales de 2007; resultados que colocan a IU “en el centro de las decisiones importantes”. López Montero agradeció a la ciudadanía la confianza depositada aunque enseguida mencionó la responsabilidad que esta formación política tendrá en la próxima legislatura. “Tranquilos que no vamos a defraudar a nadie” señaló el portavoz de IU quien anunció que su agrupación actuará “con sentido común y teniendo en cuenta el interés general”.

IU se pasó toda la campaña dejando claro que no firmaría un pacto de gobierno con el PSOE; ahora que ya se hace oficial la pérdida de la mayoría absoluta en el PSOE y el incremento a tres concejales de IU, esta formación se percibe como partido bisagra . Sin embargo, López Montero volvió a asegurar que no habrá un acuerdo de gobierno con los socialistas y menos con el PP. “Eso no significa que lleguemos a acuerdos concretos con el PSOE y el PP” adelantaba para, a continuación, dejar claro que el pleno de la corporación recuperará su espíritu “como lugar donde se deciden cosas importantes”. Para sellar cualquier resquicio de duda, López Montero repitió que habrá pacto de gobierno con el PSOE, “un compromiso que mantendremos en toda la legislatura”.

Con este nuevo panorama, el portavoz de IU habla de una oposición constructiva donde los asuntos importantes se debatirán concienzudamente en los plenos para alcanzar acuerdos, siempre y cuando “estén en consonancia con el interés general”. Barrunta que la nueva legislatura “será más movida aunque más dialogante, con más ganas de llegar a acuerdos y sin la papelera”, esto último en referencia al trato discriminatorio que a juicio de López Montero se ha dispensado a IU en la pasada legislatura. “Está claro que con la confianza recibida nos colocamos en un lugar privilegiado”.

Por último, lamentó que IU no haya obtenido representación en las Cortes autonómicas. Algo que atribuye a una ley electoral “profundamente injusta que tira a la papelera más de 48.000 votos a IU”. Y reconoció que la obtención de la mayoría absoluta del PP en la región es un acontecimiento “que no me gusta pero hay que respetar la decisión de los ciudadanos”.

Fueron las primeras valoraciones en Puertollano de una jornada histórica porque supone el fin de una época (por vez primera el PSOE no gobernará en Castilla-La Mancha) y el inicio de un nuevo ciclo político donde el PP llevará los designios de la región. En las filas socialistas, pese a la decepción, se abre un hueco a la esperanza porque no haya colisión entre gobierno regional y municipal. El mapa político cambia drásticamente y aunque Puertollano se mantiene como un feudo socialista, el nuevo escenario abre muchas incógnitas e interrogantes. Todos los grupos municipales confían en que sirva para que la ciudad continúe desarrollando. Aunque sea el principio de otra era en Castilla-La Mancha y el fin de más de 30 años de gobierno socialista en la región.

Y dos semanas después, Joaquín Hermoso Murillo tomó posesión como alcalde de Puertollano de la que será su última legislatura como primer edil y también de su etapa política. Pronunció un discurso de investidura que para más de uno sonó a despedida apresurada aunque 48 horas después matizó sus palabras asegurando que tras ocupar la alcaldía de Puertollano pondría punto y final a su etapa en política.

Hermoso Murillo recibió los doce votos de los concejales socialistas, mientras que la candidata del Partido Popular, María José Ciudad, obtuvo los diez votos de los concejales populares e Izquierda Unida votó en blanco, lo que permitió que el candidato socialista fuera proclamado alcalde por mayoría relativa.

Durante su discurso de investidura reconoció que se abre una nueva andadura tras el resultado de las últimas elecciones municipales, en la que el PSOE gobernará con mayoría simple, lo que exigirá un mayor trabajo de información y colaboración con el resto de los dos grupos municipales (IU y PP) para “mantener la unidad de acción de todos frente a los grandes problemas que nos atañen a todos”. Al respecto mostró su tota disposición para negociar con las fuerzas políticas y la sociedad en general para tener un mejor Puertollano, “trabajando por la ciudad y no por ningún partido político, los intereses partidarios deben estar supeditados a los ciudadanos”. Asimismo mostró su lealtad al nuevo gobierno de Castilla-La Mancha para que las regiones entre ambas instituciones estén ‘presididas por esta subordinación de los intereses de nuestros partidos a los de nuestra ciudad y nuestra región’.

Al lado de los trabajadores de Silicio

Un discurso en el que incidió en la situación de inestabilidad laboral que está padeciendo el millar de trabajadores de Silicio Solar ante el anuncio de ERE temporal que planea la dirección de una empresa que ha representado en los últimos años un ejemplo de la diversificación económica y de generación de empleo. Un problema que en su opinión ha surgido por la coyuntura del sector de renovables en toda Europa y en este sentido considera que el mañana energético estará presidido por este tipo de energía. ‘Estamos con ellos, no solo a su lado, sino entre ellos, que tengan la esperanza y fe en el futuro, porque el futuro lo decidiremos entre todos.

Hermoso Murillo también se refirió a los movimientos que han surgido en el último mes en distintos puntos del país en búsqueda de una democracia más real. “Nos han hecho llegar un grito de protesta frente a nuestro inmovilismo conservador y excluyente, una clara reivindicación de que las cosas deben cambiar y que la democracia no es plena si quienes participamos en ella de forma activa, no lo hacemos teniendo en cuenta cuales son los verdaderos problemas de la gente”. Asimismo se comprometió con todos los ciudadanos, pero muy especialmente con los que “nos han traído un aire fresco a la democracia con sus acampadas y sus reflexiones sociales”.

Finalmente agradeció a su familia y amigos que hayan estado a su lado en los últimos dieciséis años de vida política, de una etapa que insistió entra en la recta final. Un agradecimiento que también se extendió a los trabajadores municipales, concejales que no continuarán en esta legislatura, así como al movimiento vecinal y a los agentes sociales y económicos “cuya responsabilidad en la lucha de sus intereses, que no son otros sino de los trabajadores y emprendedores de Puertollano, propician que podamos seguir avanzando en esta ya larga tormenta huracanada”.

Comienza una legislatura que está marcada por los puentes de entendimiento que se puedan tender entre gobierno local y regional. Además, la gobernabilidad estará más que nunca condicionada al hecho de que entre las tres fuerzas políticas exista consenso en asuntos relevantes. No será, ni mucho menos, una legislatura cómoda para Hermoso Murillo.