Edición mensual - Extra Navidad 2010 - Colaboraciones

El Espíritu de la Navidad

Ramón Aguirre

Nº 230A - Colaboraciones

Imprimir

Hace muchos, muchísimos años nadie había oído hablar de “Papá Nöel” y los niños del mundo estaban tristes en Navidad porque en sus corazones el “Espíritu de la Navidad” no existía.

Pero en un tiempo lejano, muy lejano, en una fría noche de invierno de un año que no recuerdo, en el Polo Norte nació un precioso niño regordete y sonrosado para felicidad de toda su familia. Sus padres lo llamaron Nöel.

Nöel creció y era muy feliz ya que tenía muchos amigos y se divertía un montón jugando con los enanos y los elfos del bosque cercano a su hogar. Pero su alma estaba triste porque sabía que había muchos niños en el resto del mundo que no eran tan felices como él en las fiestas navideñas.

Ese pensamiento rondaba por su cabeza todos los años en aquellas fechas. De este modo, un año decidió enviar un regalo a todos los niños que se encontraban tristes, porque en las vacaciones de Navidad no tenían ningún juguete nuevo con el que jugar.

A Nöel se le ocurrió un año, junto con la ayuda de sus buenos amigos y de los elfos y duendes de su tierra, construir en la fábrica de sus padres juguetes para todos los niños del planeta. Fue un trabajo duro, pero todos quedaron satisfechos con el trabajo realizado. De este modo, enviaron los regalos a sus pequeños destinatarios.

Pocos días después, Nöel recibió una carta procedente de cada niño que había recibido su regalo. Ellos decían (más o menos): “Muchas gracias Nöel ahora ya tenemos muchos juegos y juguetes con los que divertirnos, y además los compartimos con nuestros amigos y lo pasamos fenomenal. Gracias amigo, por devolvernos el Espíritu de la Navidad”.

Todos los años por estas fechas “Papá Nöel” recibe una gran cantidad de cartas de todas las partes del mundo, en todas las lenguas que existen en la Tierra. Y aunque “Santa” nunca ha estudiado idiomas las entiende perfectamente y así puede cumplir los sueños de todos los niños que cuentan con él para pasar unas felices y divertidas Navidades. Una vez más el alma de la Navidad aparece.

De este modo en la actualidad y desde hace muchos, muchísimos años, todos los niños escriben la carta a Nöel y él vuela en su trineo con sus renos voladores alrededor de todo el mundo, dejando juguetes a todos los niños para que sean felices en estas fechas tan entrañables.

Y así todos juntos compartimos el “Espíritu de la Navidad”.

Feliz Navidad - Merry Christmas

Joyeux Nöel

Fröhliche Weinnachten

“El Espíritu de la navidad” (The Soul of Christmas)

Cuento del escritor de Puertollano Ramón Aguirre galardonado con el “Primer Premio en el Certamen de Cuentos de Navidad en Lengua Inglesa de la Escuela Oficial de Idiomas de Puertollano”.